208 años después: ¿Estado fallido, neocolonizado vs nación potencia; libre, soberana e independiente?

A 208 años de nuestra proclama de libertad e independencia contra el imperio español la Venezuela presente debate entre el ser o no ser luz; esperanza, libertad, soberanía e independencia, para un continente plagado de miserias, miserias humanas, de gobiernos adláteres, subyugados, enclaves del más poderoso, despiadado, perverso e inhumano imperio que la historia, nuestra historia tenga registro. Como paladín de la justicia, la libertad, la democracia, el progreso y prosperidad, el respeto y defensa de los DD.HH. son bandera imperial ─¡hipócritas, una y mil veces hipócritas!─ Con ejércitos mercenarios dotados de los más portentosos y sofisticados armamentos van devastando todo pueblo, estado-nación, ¡su historia! reduciéndolos a cenizas e instaurando gobiernos paralelos al margen de todo derecho, legalidad y justicia internacional. El fin último es la neocolonización continental, mundial, reconquista del poder e influencia geopolítica, económica, cultural, decisoria y dominante sobre el resto de la humanidad que les permita borrar y reescribir la historia. ¡Nuestra historia de heroísmo y libertad!

La perversidad imperial dominante cuenta, sostiene, a lo interno, poderosos aliados, apátridas; políticos y empresarios, la alta sociedad por años vividoras del estado-nación al servicio y sometimiento. En su cuerpo, mente y corazón prevalece la entrega del estado-nación, sus riquezas en función de prebendas, poder, bienestar individual, personal. ─¡Parásitos sociales, parapolíticos, paraempresarios!─ No menos poderosos los países vecinos, cuyas elites con gobiernos y presidentes subordinados, a satisfacción del amo y señor, en afán de protagonismo, nos señalan, nos enjuician y nos condenan, nos sancionan, nos acorralan, nos persiguen…, por irrespeto a derechos y libertades inexistentes en sus países, eternamente violadas por sus gobiernos.

208 años del grito de libertad, luz de un continente contra la dominación colonial española, hoy contra el imperio estadounidense, en nuestra historia contemporánea, presente, viva, define y redefine el futuro de nación, nuestra nación, nuestro continente ─por qué no de la humanidad─; fallidos, neocolonizados o naciones potencia, hermanas, libres, soberanas e independientes de toda dominación imperial. Este contexto histórico define y debe necesariamente enmarcar la campaña electoral que inicia.

Las promesas vacías, inconclusas, no originales, la corrupción, la ineficiencia, el burocratismo, la falta de "oportunidades", de alimentos, bienes y servicios eficientes, la hiperinflación, la delincuencia de elites, mafiosos, organizados o no, armada, describen todo un drama social, desesperanza y falta de fe, de un bienestar sostenible, necesario…definiendo un gobierno y estado-nación fallido, delincuencial… a merced de nuestros enemigos, en bandeja de plata. Necesario, urgente, imprescindible, más allá de la campaña electoral, es un gobierno y su acción sobre quienes pretenden y actúan al margen de la ley, contra el estado-nación, en cualquier dirección. Los grupos armados ─delincuencia común, organizada, paramilitar─ que hoy, a sus anchan operan en gran parte del territorio nacional, ameritan una respuesta, precisa, oportuna, contundente. Estratégicamente desarrollada y radicada su actividad delincuencial en nuestras grandes e importantes ciudades y en los limites fronterizos interestatales ─Anzoátegui-Sucre, por ejemplo─ van conformando fuerzas armadas irregulares prestas a la acción y al servicio de intereses foráneos ─Tomemos ejemplos de los grupos terroristas con los que se devastó Siria, Libia, Irak…

Para la sociedad en su conjunto, desde la conversa diaria, a viva y clara voz, la oposición venezolana no existe, no juega ni tiene vela en este entierro, sólo hay un gobierno; bueno, malo, regular…, responsable de todo cuanto aquí ocurre y Nicolás Maduro, el dictador de turno, al que sólo por la fuerza de un ejercito interventor, colonizador, se puede derrotar sin importar lo que viene después. ¡Desde las calles, en las colas, en la zozobra, desde la amargura, el descontento, la desesperanza…, para muchos, cualquier vaina es mejor!. Los medios se encargan muy bien y a diario de esa idea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 788 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: