"World Press Photo 2018", y el pipí que no pudo…

¿He aquí por qué el "negro quemado", no calificó para el "World Press Photo 2018"?

Durante las guarimbas de 2017, un grupo de periodistas extranjeros (gringos, españoles, canadienses, mejicanos, argentinos y colombianos) se reunieron en un conocido hotel del Este de Caracas, para realizar un casting y escoger a un tipo que se desnudara y se pusiera a leer la Biblia frente a una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana. Al casting asistieron muchos sifrinos de la UCAB, de la UCV y de la Universidad Metropolitana con apellidos muy finos y bien raros. A todos se les fotografió el pipi para que en la toma no resultase algo grotesco. Debía ser un pipi como el de los recreados en el arte griego. Fue Hans Wuerich, estudiante de la UCV, quien resultó seleccionado. Había un acuerdo tácito entre estos fotógrafos con el fin de ver quién podía llevarse el Premió Pulitzer de ese año. El show montado por el grupo de fotógrafos extranjeros sería en la avenida Francisco Fajardo.

Los grandes premios que otorgan los centros sionistas del mundo, ya sea de fotografía, documentales o reportajes para la televisión, reconocimientos a periodistas o articulistas, son meras publicidades con fines políticos, y montados para atacar a gobiernos no plegados a la política del imperio euro-gringo.

Fue así, cómo le encasquetaron a Patricia Poleo por una bazofia de libro sobre Vladimiro Montesinos (personaje traído por la propia derecha a Venezuela para confundir y derrocar a Chávez) "el meritorio del premio de periodismo Rey Juan Carlos".

Y también le metieron por el pecho (o por el rabo) al periodista de Venevisión Luis Alfonso Fernández el "Premio Internacional de Periodismo Rey de España" por haber manipulado las escenas que se usaron para decirle al mundo que Chávez había ordenado masacrar una marcha opositora el 11 de Abril de 2002.

No se digan los premios con los que han ensalzado a ese macarronudo y grandísimo delincuente de Teodoro Petkoff al que elevaron por los cielos con orgiásticas alharacas, poniéndolo como luchador por la libertad de expresión (Teodoro Petkoff fue seleccionado en la categoría Trayectoria Profesional como ganador del Premio Ortega y Gasset).

Al mancebo Yon Goicochea le metieron por su exquisito neuma aquella presea del premio Milton Friedman para el avance de la libertad, otorgado por el instituto Cato de Estados Unidos.

Entre esas diarreicas emisiones de premios para los opositores venezolanos nos encontramos con la ultra-ridiculísimo premio Sájarov de la libertad de conciencia otorgado por la Unión Europea (y en el que se le hacía un reconocimiento a los terroristas y guarimberos de Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González), y que fueron corriendo a recogerlo, los muermos opositores de Julio Borges y Antonio Ledezma. Luego se pelearon como perros rabiosos los 50.000 euros del trofeo, que hoy nadie sabe quién se los apropió. Antonio Ledezma dijo que a él sólo le tocaron 25.000 para gastos de representación, traslados y embalaje de sus maletas que eran treinta, en siete viajes por el planeta donde hay libertad, progreso y democracia.

El último y más degradante de los posibles premiados por estos adictos a los shows mediáticos en Venezuela ha sido el que corre sobre el fotógrafo de la AFP, Ronaldo Schemidt (fotoperiodista de la Agencia France Presse (AFP), quien trabaja habitualmente en México), quien consiguió una nominación a Mejor foto del año en el premio World Press Photo, con una imagen obtenida en las violentas guarimbas convocadas por la oposición en el año 2017.

Durante esas guarimbas fueron quemados más de veinte negros y muchas imágenes se pueden ver en internet, quizá la más repugnante y espantosa sea la de Orlando Figuera, rechazada de plano por el jurado de World Press Photo este año. World Press Photo la consideró "inadecuada por los refulgentes colores y contrastes en los estallidos del blanco con el negro….

El fin de este reconocimiento según reza en las normas del concurso, es premiar la "creatividad y talento visual (…) una imagen o acontecimiento de gran importancia periodística ocurrido el año pasado". Escogieron precisamente, sin escrúpulos de ningún tipo, a un guarimbero que ya había participado en el casting en el que estuvo Hans Wuerich, un mercenario contratado por la ultraderecha, que hizo estallar el tanque de gasolina de una moto de la Guardia Nacional Bolivariana y en el acto su cuerpo se prendió en llamas debido a la explosión que provocó el estallido de la gasolina.

Un hecho que ocurrió el 3 de mayo, y por supuesto la foto de la agencia de noticias le dio la vuelta al mundo, culpando al Gobierno Nacional de represión y de violación de derechos humanos, cuando la verdad que guardaba la imagen, fue el robo de la motocicleta a efectivos de la GNB, para posteriormente destruirla en una barricada, como se muestra un video.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2676 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a259468.htmlCd0NV CAC = Y co = US