La Ciencia y el Arte de Gobernar: Aportes de Bolívar en Angostura

Dedicado a: Imelda Rincón Finol, como expresión de nuestra amistad.

Nuestro maestro, en Ciencias y Técnicas de Gobierno, el Dr. Carlos Matus Romo (1), en uno de sus libros: "El Líder sin Estado Mayor"(2), el cual hemos venido divulgando, en varios artículos anteriores (3), decía entre muchas otras cosas, que: "El gran problema político de nuestro tiempo es la capacidad de gobierno". Además, señala en su libro que:

"La causa más profundo de nuestros males está en la baja capacidad de gobierno de nuestros líderes y en la cultura de los partidos políticos que, cada vez más, parecen clubes electorales. El ciudadano común no cree en la política ni en los políticos". Reflexión que luego amplió y quedó grabada para la historia, en su última entrevista pública realizada en Argentina, y difundida en Youtube, por los compañeros de CIGOB, quienes se encargaron de compartirla como gesto póstumo. Allí Matus nos habla de cinco de las posibles causas del desprestigio de la política y de los políticos, en América Latina y, tal vez, en el mundo (4)

Por otra parte, Matus nos aseguraba que: "El líder puede ser un guerrillero competente y un gobernante mediocre". "La palabra gobierno es ambigua. Si la empleamos como sinónimo de conducción y liderazgo, debe aceptarse que también se gobierna desde la oposición". De modo que no basta ser un buen profesional, empresario, gerente, guerrillero, líder sindical, militar o un destacado líder político, para ser, automáticamente, un buen gobernante. Tampoco se garantiza que ser socialistas, republicanos o liberales, es suficiente para serlo. Tampoco lo puede garantizar ser capitalistas, demócratas o conservadores. Lo favorece es el conocimiento, el liderazgo y la experiencia previa, en asuntos relacionados con el gobierno, es decir: el dominio de las ciencias, las técnicas y el arte que se requiere para poder hacerlo bien.

Por otra parte, nos enseñaba Matus que: "Mientras no existan escuelas de gobierno y suficiente investigación científica sobre el tema, el líder se forma a partir de sus dotes naturales, lo que es inevitable, y forma su capital intelectual en la artesanía de la práctica política. La posición de liderazgo se convierte en su única escuela. Escuela única muy costosa para nuestros pueblos". Y para reforzar - lo que hemos anotado en otro de nuestros artículos cuando decíamos que "es más fácil ganar elecciones que saber gobernar" (5) - sin tapujos nos señalaba: "La oportunidad de gobernar no aparece con frecuencia y señala generalmente a los más expertos en el arte electoral, pero menos capacitados para gobernar". Y, aunque no nos guste: "Los grandes cambios sociales han sido siempre guiados, y muchas veces arrastrados, por el liderazgo personal".

"Un líder comienza a acumular experticia cuando logra tener una base teórica de interpretación de la realidad que le permite situar sus vivencias prácticas en dicha teoría y enriquecerla en función de sus vivencias. En ese momento no sólo vive cada día, sino que comprende y aprende de cada movimiento de la realidad". Es decir, el gobernante no sólo requiere tener importante experiencia política práctica y liderazgo, sino que requiere un cuadro de referencia explicativo, una teoría o un paradigma cognitivo, preferiblemente, de altos quilates, que le permita no sólo comprender sino, además, aprender de su experiencia concreta.

"Las universidades son fábricas de profesionales departamentalizados, los partidos políticos castigan la experticia y premian la habilidad en el juego de la micropolítica, las organizaciones sindicales tienden a desarrollar vicios parecidos a los de los partidos políticos…De manera que el mal está en la misma incubadora de los futuros dirigentes"

Además: "En América Latina no existen escuelas de postgrado (y menos de pregrado) especializadas en ciencias y técnicas de gobierno…la base cognitiva adquirida en las escuelas universitarias muy departamentalizadas que, en general, ignoran la mayoría de las disciplinas propias de una Escuela de Gobierno…si la formación universitaria elevara su calidad y exigencias en el plano de la formación en ciencias y técnicas de gobierno, ello incidiría directa y significativamente en la formación teórica y práctica del liderazgo político. La Universidad no puede ser una escuela para dirigentes pero puede formar a todos los profesionales de un modo más eficaz para elevar la cultura institucional y dotar a algunos profesionales, a voluntad de ellos, con las capacidades necesarias para dirigir y asesorar…No se puede, en consecuencia, hablar de una escuela para dirigentes en la Universidad. En todo caso esa debiera ser una preocupación de los partidos políticos…La modernización del Estado es imposible sin ese cambio…las organizaciones públicas están en un lamentable estado de ineficiencia e ineficacia…el líder político carece de la formación para procesar problemas cuasiestructurados…Por ello, la baja capacidad de gobierno se manifiesta con transparencia en la incapacidad para realizar buen procesamiento tecnopolítico de los problemas sociales relevantes".

Tal vez por ello, considera el Dr. Carlos Matus: "El Presidente de la República no recibe propuestas situacionales de estado mayor, sino propuestas parciales departamentalizadas". Sin lugar a dudas, compartimos con Matus que: "La Universidad no puede continuar de espaldas a los problemas de gobierno" y tampoco de los problemas políticos y sociales, pues la Universidad debe ser no sólo "una comunidad de intereses espirituales en búsqueda de la verdad", sino una organización comprometida con el logro de la Felicidad Social.

Con estos pensamientos, ideas y reflexiones y con muchos otros más, nos propusimos publicar el libro: "Universidad, Gobierno y Felicidad" (1999) y además, nos empeñamos, desde el mismo día del fallecimiento del Dr. Carlos Matus, en rescatar su proyecto de la Escuela Latinoamericana de Gobierno, mismo que hoy existe en estado latente.

Hemos avanzado a pasos muy lentos. A pesar de la gran receptividad de estas ideas por parte de muchos líderes, hay mucha resistencia por parte de quienes le corresponde ayudar a construirle viabilidad. Hemos perseverado y, tercamente, hemos resistido. La lectura o relectura, muchísimos años después, del "Discurso de Angostura", nos ha animado, nuevamente, a continuar adelante con la intención de contribuir, aunque sea modestamente, con la formación de más y mejores gobernantes.

De modo que, sin quererlo, hemos comenzado a responder la pregunta: ¿Qué aportes hizo Bolívar sobre las Ciencias y el Arte del Buen Gobierno?

ANTES DE CONTINUAR: UN MERECIDO AGRADECIMIENTO

Le hemos dedicado este artículo, con respeto y admiración infinita: a la Dra. Imelda Rincón, eterna Rectora de la Universidad del Zulia, quien tanto nos insistía que releyéramos el Discurso de Bolívar, en el augusto Congreso de Angostura, celebrado en Guayana un día como hoy, el 15 de febrero de 1819. Ella nos insistía, una y otra vez, que lo leyéramos de nuevo porque allí encontraríamos las pautas que pudieran orientar las actividades de formación de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG), aunque, tal vez, un poco tarde, hoy, en el aniversario de este importante evento histórico, queremos compartir con ustedes algunas de las contundentes reflexiones y aportes que hiciera Bolívar, hace 199 años, cuando, de manera magistral, nos delineó aspectos centrales de las Ciencias y el Arte del Buen Gobierno, también llamada hoy, por algunos "innovadores", como Gobernanza.

Imelda Rincón, una de esas mujeres de gran valía que no ha sabido ser aprovechada al servicio de este proceso. Como historiadora y educadora, nos invitó a volver a Bolívar y tenía razón. Hoy se lo agradecemos.

¡Muchas Gracias, Imelda! ¡Nuestra eterna Rectora de LUZ!

BOLÍVAR Y CHÁVEZ CONVOCAN A LA SOBERANÍA NACIONAL

"¡dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando ha convocado la Soberanía Nacional para que ejerza su voluntad absoluta! Yo, pues, me cuento entre los seres más favorecidos de la Divina Providencia, ya que he tenido el honor de reunir a los representantes del pueblo de Venezuela en este augusto Congreso, fuente de la autoridad legítima, depósito de la voluntad soberana y árbitro del destino de la Nación."

Con estas palabras expresadas por Bolívar, en Angostura, citadas de memoria por el Presidente de la República Hugo Chávez, inició su discurso –al igual que lo hizo Bolívar hace 199 años – al dirigirse a la Nación y dejar instalada la soberana Asamblea Nacional Constituyente, en agosto de 1999. Expresión inequívoca de la influencia que ejercía sobre Chávez, el pensamiento, la ideología y el ejemplo simpar de El Libertador.

Recordemos: nuestra República, para entonces, era sólo República de Venezuela; debió transcurrir un tiempo más para que la soberana ANC aprobara, en 1999, con justa razón, agregarle, en homenaje a nuestro insigne y recordado Libertador, el calificativo de República Bolivariana de Venezuela.

Chávez, cumpliendo con la palabra empeñada, hacía cierta su oferta electoral de convocar a la soberanía nacional, que reside en el pueblo, para que ejerciera su voluntad absoluta. Fue su primer decreto como Presidente de la República. Emulando así al Libertador, Simón Bolívar, a quien le correspondió hacerlo, aquel memorable 15 de febrero de 1819, como Comandante de las fuerzas armadas de entonces.

Hoy 15 de febrero de 2018, transcurridos 199 años, de aquel memorable día, es bueno recordar algunos de los párrafos de aquel trascendente "Discurso de Angostura", en el que Bolívar, dando muestra de ser un visionario estadista, nos marcaba pautas y orientaciones sobre las Ciencias, las Técnicas y el Arte del Buen Gobierno.

Dejemos que las palabras de Bolívar hablen por sí mismas. Otro día, si la providencia nos lo permite, volveremos sobre ellas para analizarlas y contextualizarlas.

HEMOS AVANZADO, A LA VEZ, SEGUIMOS AUSENTES

"Lo diré de una vez, estábamos abstraídos, ausentes del universo en cuanto era relativo a la ciencia del Gobierno."

TENEMOS QUIEN NOS GOBIERNE: ¿QUÉ NOS FALTA?

"Vuestro es ahora el augusto deber de consagraros a la felicidad de la República: en vuestras manos está la balanza de nuestros destinos, la medida de nuestra gloria; ellas sellarán los decretos que fijen nuestra Libertad. En este momento el Jefe Supremo de la República no es más que un simple ciudadano; y tal quiere quedar hasta la muerte. Serviré sin embargo en la carrera de las armas mientras haya enemigos en Venezuela. Multitud de beneméritos hijos tiene la patria, capaces de dirigirla, talentos, virtudes, experiencia y cuanto se requiere para mandar a hombres libres, son el patrimonio de muchos de los que aquí representan el pueblo; y fuera de este soberano cuerpo se encuentran ciudadanos que en todas épocas han demostrado valor para arrostrar los peligros, prudencia para evitarlos y el arte, en fin, de gobernarse y de gobernar a otros".

EL PODER CORROMPE Y DEBEMOS EVITAR QUE ESTO OCURRA

"La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía."

MORAL Y LUCES: SON NUESTRAS PRIMERAS NECESIDADES

"Uncido el pueblo americano al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía y del vicio, no hemos podido adquirir ni saber, ni poder, ni virtud."

SOMOS UNA FAMILIA CÓSMICA MÁS QUE HUMANA

"Es imposible asignar con propiedad a qué familia humana pertenecemos. La mayor parte del indígena se ha aniquilado, el europeo se ha mezclado con el americano y con el africano, y éste se ha mezclado con el indio y con el europeo. Nacidos todos del seno de una misma madre, nuestros padres, diferentes en origen y en sangre, son extranjeros, y todos difieren visiblemente en la epidermis; esta desemejanza trae un reato de la mayor trascendencia."

"Nosotros ni aún conservamos los vestigios de lo que fue en otro tiempo; no somos europeos, no somos indios, sino una especie media entre los aborígenes y los españoles. Americanos por nacimiento y europeos por derechos, nos hallamos en el conflicto de disputar a los naturales los títulos de posesión y de mantenernos en el país que nos vio nacer, contra la oposición de los invasores; así nuestro caso es el más extraordinario y complicado."

LA FELICIDAD SOCIAL: ES EL PROPÓSITO DEL BUEN GOBIERNO

"El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política."

LOS GOBIERNOS: ¿SON LOS PRINCIPALES RESPONSABLES DE LO QUE HOY VIVIMOS?

"Contemplaréis afligidos que casi toda la tierra ha sido, y aún es, víctima de sus gobiernos."

LIBERTAD Y TIRANÍA: DILEMAS DE NUESTROS GOBIERNOS

"(…) parece que tenemos razón para persuadimos que los más de los hombres tienen por verdadera aquella humillante máxima, que más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía. ¡Ojalá que esta máxima contraria a la moral de la naturaleza fuese falsa! ¡Ojalá que esta máxima no estuviese sancionada por la indolencia de los hombres con respecto a sus derechos más sagrados!"

PUEBLOS LIBERADOS Y LIBERADORES NO ACEPTAN TIRANÍAS

"son los pueblos más bien que los gobiernos los que arrastran tras sí la tiranía. El hábito de la dominación los hace insensibles a los encantos del honor y de la prosperidad nacional; y miran con indolencia la gloria de vivir en el movimiento de la libertad, bajo la tutela de leyes dictadas por su propia voluntad. Los fastos del universo proclaman esta espantosa verdad"

LA DEMOCRACIA NO ES PERFECTA, PERO ES PERFECTIBLE

"Sólo la democracia, en mi concepto, es susceptible de una absoluta libertad; pero, ¿cuál es el gobierno democrático que ha reunido a un tiempo, poder, prosperidad, y permanencia?"

HAY QUE REVOLUCIONAR EL ESTILO DE GOBERNAR: PARA MODERNIZARNOS DEBEMOS MODERNIZAR AL GOBIERNO

"Estoy penetrado de la idea de que el Gobierno de Venezuela debe reformarse; y que aunque muchos ilustres ciudadanos piensen como yo, no todos tienen el arrojo necesario para profesar públicamente la adopción de nuevos principios."

REFERENCIAS:

(1) https://www.aporrea.org/ideologia/a256792.html

(2) https://www.aporrea.org/actualidad/a256884.html

(3) https://www.aporrea.org/actualidad/a255943.html

(4) https://www.youtube.com/watch?v=e32nJ2rX8-8

(5) https://www.aporrea.org/ideologia/a254341.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1497 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a259401.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO