Vida y obra de otro excelente venezolano. Dr. Humberto Fernández Morán (XIV)

Al parecer su destino era permanecer en el extranjero, mientras su talento fue menospreciado en su tierra natal, este insigne venezolano fue un optimista visionario de la evolución científica en su país. Prueba de ello, fue que por su iniciativa se logró la inauguración del Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales, transformado pocos años después en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, IVIC. Además, la creación del cuchillo de diamante y los Laboratorios de Microscopía Electrónica del Instituto Tecnológico de Massachusetts y del Instituto Fermi en la Universidad de Chicago, EE.UU. el Dr. Fernández Morán fue merecedor de importantes reconocimientos, entre los que destaca el Premio John Scott, galardón que sólo había sido otorgado antes a Tomás Alva Edison, María Curie, Edward Salk, Thomas Fleming y John Gibbon. Además, escribir sobre este genio venezolano de ciencia es un deber, sobre todo para que los jóvenes sepan de él y de su trayectoria, recordando su persona bajo el punto de vista del ser humano.

En las siguientes líneas pasearé por sus años infantiles y juveniles; la creación del Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales, IVNIC, hoy Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas IVIC desde 1959; también sobre la Cátedra de Biofísica de la Universidad Central de Venezuela, UCV, en los Altos de Pipe, estado Miranda, Venezuela. También se hará referencia a cómo fue vilipendiado y execrado de Venezuela por motivos políticos y, de esta manera, tratar de entender cómo se llega a esta triste situación. En el año 1924, el Presidente del Estado Zulia era el General Santos Matute Gómez, la ciudad de Maracaibo estaba apreciando grandes cambios, era una época de gran actividad comercial y cultural, estaba comenzando la explotación y producción petrolera. En el hospital Chiquinquirá de Maracaibo, el día 19 de febrero nacía el hijo de Luis Fernández Morán y de Elena Villalobos. En 1929 por desavenencias con el gobierno de Gómez, la familia Fernández Morán se traslada a los Estados Unidos. En Nueva York, el niño Humberto haría sus estudios de primaria en la Wiitt Junior High School hasta el año 1936 cuando regresa a Maracaibo; después de la muerte del General Juan Vicente Gómez en diciembre del año 1935. El año 1937 Luis Fernández Morán envia su hijo Humberto, de 13 años, a estudiar en Alemania, en un Liceo Militar en un pueblecito llamado Saldfelds; enclavado en las montañas de Turingia. Allí fue difícil la adaptación, pero su padre, con quien mantenía una intensa correspondencia, le daba ánimos para soportar la soledad y la lejanía de la familia.

Con los años el espíritu de Humberto se fue templando, era deportista, campeón de boxeo y estudioso, por lo que a los 15 años, 1939, decide irse a la Universidad de Múnich para estudiar Medicina. Ese mismo año comienza la segunda guerra mundial y la situación se torna muy difícil en Alemania. Los estudiantes de Medicina tenían que adaptarse a las condiciones de un país en guerra, a la vez que investigadores de diversos países desarrollaban la energía atómica; aunque sus fines eran para solo usos pacíficos. En Berlín, el Dr. Heidelberg dirigía el Instituto Káiser Wilhelm e intentaba fisionar los átomos y, en los Estados Unidos, Enrico Fermi, premio Nóbel de Física del año 1938, había descubierto que bombardeando átomos de Uranio con neutrones libres se podía obtener Plutonio y se experimentaba en diversos laboratorios de diferentes países lo que se llamó el "Proyecto Manhattan", que con el tiempo llegaría a la creación de la bomba atómica. El año 1944, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Múnich, a la edad de 20 años, Humberto Fernández Morán recibe el título de doctor en Medicina; Summa Cum Laude. Un año después, en 1945, finaliza la guerra en Europa y el joven regresa a su tierra. Para el 4 de julio de ese mismo año revalidar su título de Médico Summa Cum Laude en la Universidad Central de Venezuela. Se traslada a Maracaibo a trabajar en el hospital Psiquiátrico, donde hace leucotomías e inyecciones en los lóbulos pre frontales por vía transorbitaria en 25 pacientes, sus experiencias son publicadas en 1946 en el Volumen 4 de la Revista Archivos de la Sociedad Venezolana de ORL, Oftalmología y Neurología.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 889 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258310.htmlCd0NV CAC = Y co = US