Navidad de m...a y creciente descontento social

Sin duda alguna esta temporada navideña ha sido la peor de los últimos años en Venezuela, y lo que reina en el espíritu de millones de ciudadanos es la desesperanza, el desánimo, el pesimismo, la frustración y el descontento. Una crisis económica de proporciones gigantescas está golpeando bien duro el bolsillo de la mayoría, que paga los platos rotos por una complicada situación con causas externas e internas, provocada como cosa rara por los desgraciados manejos codiciosos y egoístas del gran capital local y foráneo (incluidos el chino y el ruso), y por la ineficiencia y mala administración del Gobierno nacional de turno, mal llamado por algunos como revolucionario, bolivariano y socialista. ¿Cómo no va a estar mal Venezuela con una enorme deuda externa a cuestas, con una baja productividad agrícola e industrial, y para colmo sin percibir suficientes ingresos por la explotación transnacional de recursos minerales y energéticos, que dicho sea de paso está destruyendo nuestro medio ambiente?

Esta es una navidad de m….a, que solo los ricos, los politiqueros "revolucionarios" y "opositores", y los arrastrados de las empresas de comunicación, se atreven a celebrar, e incluso tienen la desfachatez, en medio de tan desgraciada crisis, de transmitirle al pueblo pobre y miserable mensajes de esperanza, solidaridad y prosperidad. Claro está que a dichos individuos no afecta la crisis que sí golpea al resto de la población, a pesar de que el país está prácticamente quebrado, con un Gobierno que suplica a la banca internacional que no nos cierre las puertas crediticias. Como era de esperarse, el Estado venezolano debía preservar el Statu Quo capitalista, y por tanto ha protegido mediante ciertas medidas a los burgueses; en este sentido la administración "socialista" liberó brutalmente los precios, redujo la inversión social, promovió la flexibilización laboral, consiente a las trasnacionales y trata de estar al día con el pago de la deuda externa, que parece eterna. Una navidad de m….a marcada por el altísimo costo de la vida, el elevado desempleo, la prevalencia de sueldos miserables, la reducción de los beneficios laborales, el irracional descontrol cambiario, la escasez de alimentos regulados y subsidiados y la dramática situación de la salud publica.

Una navidad de m….a que refleja la molestia creciente de millones de venezolanos, cansados de la demagogia y el populismo tanto de los dirigentes oficialistas como de los dizque opositores, y del proceder inescrupuloso y delincuencial de numerosos productores, intermediarios y vendedores finales, a quienes no ha importado para nada desangrar financieramente a los ciudadanos. Y por eso no se confíen tanto de su "buena suerte" politiqueros y capitalistas de porquería, que más temprano que tarde el descontento social que se percibe en las calles les puede estallar en sus caras. Y quizá no haya Policía, Guardia Nacional, Ejército o cualquier otro cuerpo armado, que pueda contener la furia popular.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1073 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: