La Navidad

"Una de las caracteriscas fundamentales de los grandes hombres es su ausencia de codicia material, aunada a su extraordinaria voluntad de cambio, a la que erróneamente se llama ambición. El Libertador era el hombre más rico de Venezuela y posiblemente del Caribe. Su renta mensual era de 10.000 pesos. Murió, sin embargo, si no en la miseria, como se ha dicho, dentro de la mayor pobreza, ya que pobre es quien tiene menos de lo que ha tenido".

—La Navidad es la noche de paz por antonomasia en el mundo cristiano. Es vigilia de la fraternidad universal. Es noche de padres y de hijos, de alegre algazara y el abrazo esplendido.

Entre nosotros era, hasta hace muy poco, el Niño Jesús, el protagonista único de la Navidad. Ahora comparte con San Nicolás. El gordo y rubicundo Santa Claus de los Anglosajones, o el Pére Noël de los franceses, los honores de la noche feliz, al igual que el pesebre luchan a muerte contra el arbolito de Navidad que está a punto de aniquilarlo.

Durante el solsticio de invierno, los pueblos del norte de Europa pretendían atraer al Sol colgándoles a los pinos bombillas con apariencia de frutas.

Yo no sé desde cuándo se come pavo en Navidad, en Venezuela, pero me huele que es una costumbre recientemente importada.

El lechón y el cabrito horneado son más criollos y más viejos en el condumio navideño. Es costumbre española. De casta nos viene al galgo. La Navidad en España no tiene el esplendor que tiene tanto en Venezuela como en el resto del mundo.

La gran fiesta en España para celebrar el advenimiento del Niño Dios no es el 24 de diciembre, sino el 6 de enero o el de la celebración de los Reyes. No estamos muy enterados de cómo es la cosa en otros países de nuestra América, pero tenemos la impresión de que la sustitución de la fiesta de Reyes por la de Navidad en Venezuela debe ser a raíz de la Independencia.

¿Cómo iban a estar celebrando la entrada de los Reyes en Venezuela en el momento en que estaban saliendo de ellos? A parte que por la terrible hispanofobia imperante era mejor echarse en brazos o robustecer la tradición de Navidad que con entusiasmo y a todo meter se celebraba en Francia e Inglaterra, las seculares enemigas de España.

Tenemos la impresión de que al Libertador algo le sucedía con la Navidad y nada más que la impresión de que al Libertador algo le sucedía con la Navidad.

Durante la República Española se suprimió en muchas partes la festividad de los Reyes.

En cuatro o cinco navidades, comenzando por la que sucede al Congreso de Angostura, el Libertador abandona las ciudades cuando es el momento más propicio para quedarse en ellas, para andar errabundo por caminos o por ríos sin que hubiese ninguna necesidad para ello. Esa Nochebuena Bolívar la pasó en medio de una isla del gran río. ¿Por qué no se quedó en Angostura cuando el ambiente era particularmente festivo y por obra de él? ¿Por qué se embarca hacia el Meta esa misma tarde o la víspera de ella? De haber sido una vez, pase; pero como digo, le tengo contadas cuatro o cinco circunstancias donde el fenómeno se repite.

—No recordamos ninguna Navidad de importancia en la vida del Libertador.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a256816.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO