El vampiro Ledezma se boludea en España y Maduro nos pega contra la pared

La vida, la vida, las cosas de la vida, los políticos nos gozan, se afaman, se dan su buena vida, se trasnochan y hasta se emborrachan de alegrías sin haber hecho nada que los refuerce de moralidad a no ser vivir de lo que es del pueblo, que ellos de alguna manera disfrutan y viajan por el mundo y hasta se autonombran por las proezas de don Trump jefes de la oposición sin opresión en su exilio primaveral sin nevar y son tan manoseados y acariciados que sin pena ni vergüenza ninguna ni otra penca de habilidad otras personas los alaban como ofebres de la ternura y se fotografían con tal pasión desenfrenada que si Cristo pasara cerca se los llevaría a Roma a ver si el Papa lo canoniza de bandoleros insignes con el aro de su santidad.

 

Maduro habla, Maduro exige, Maduro Alaba, Maduro purgará con penas excesivas al círculo de los corruptos que a veces cae uno por inocente por tentar de la paciencia de algún desprevenido y, por allá jumea con el rancho ardiendo, pero el Carné de la Patria apaga el fuego que con un fruncir de ideas hay para una buena chamba de estudiantes universitarios con carnecito de regocijo que distinga con chip eléctrico, pase adelante y cobre y vuelva pronto que las elecciones no se acaban y los puntos de control a todos los complació Ledezma, el que sabiamente se fugó para luchar por la libertad de su país que adentro es muy difícil y afuera es más fácil, porque en nuestro país el hambre no deja pensar y el hambre de poder les congela los cojones de la paciencia a quienes osen actuar como machos en eso y, el CNE los señala de inoportunos y entonces salen los gigantes sin miedo y se encierran en una embajada a esperar que pase la tormenta en otra nación y, así siguen burlándose de un país por otra bandera que los arropa de mejor calor.

 

El hombre del momento que llena de antorchas palaciegas las calles de Madrid se fue disfrazado de luchador que algo embrutecido de terquedades años tendrá que ni la portada de un libro habrá visto, pero es que Rajoy tampoco es modelo que entusiasme a un ebrio que salga de una tasca de ilusiones y lo llene de pretensiones al encontrarse con un vampiro venezolano en vez de estar embuchado de sangre fresca como en una novela de terror en noches de apagones, lo presente mejor como un político pudiente que por donde pasó cogió y nadie lo notó que con la autoridad de un capitalista servil acusa al régimen y desconoce sus controles y hoy se burla de un país que vive en miseria y sigue trotando tras las inquietudes de la vida a la que una revolución le destrozaron el alma de la convivencia y unos pocos disfrutan de grandes capitales dentro y fuera del gobierno y Maduro lo paga todo y báscula que los equilibre si hasta el rumbo hemos perdido y más temprano que tarde la AN nos nombre un presidente en paralelo que puede salir de las entrañas de España y de seguida vaya a parar a la OEA donde Almagro se encargará de ponerle su banda presidencial como lo hizo como el TSJ en paralelo que come en sus manos y dicta leyes extraterritoriales que navegan hacia dentro en contra de un "dictador" que también quiere justicia que LOD le negó por perder el hilo constitucional que tiene Capriles y si Trump lo decide, a lo mejor no nos mata de hambre sino de olvido, aunque el dólar today trepa bien alto y se está tragando cada día la paz que después los políticos del imperio nos traerán.

 

Mientras el vampiro de Ledezma espera su turno para pasar a la Corte Penal Internacional a enseñar los malos tratos que el régimen le impuso que lo mantuvo alejado de la política del bienestar de coge y deja algo que lo tiene amarrado en España al sudor del gobierno de Rajoy que lo aleje de los malos pensamientos que llevó de Venezuela y que como castigo de compromiso se los pasó a la luchadora social, María Corina, que vomita sangre por los ojos que como un tatuaje de egoísmo jura que se comerá vivos a los chavistas que le da al vampiro el placer que cuando regrese a gobernar Caracas será la sultana de Trump, que pudiera darle antes que Maduro nos pegué más contra la pared con el tropel de sus angustias que lo que va quedando en el país con todo por las nubes, para venir una Madre Patria.

 

Ledezma goza y Maduro sufre y, mientras la Patria se enorgullese de sus hijos, unos apátridas y otros hijos de Chávez que no encuentran por dónde abrirse pasos.

 

 

Esteban Rojas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 866 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a255587.htmlCd0NV CAC = Y co = US