Aventis

Querellas y no soluciones, ANC- Venezuela

A los viejos izquierdistas y demócratas, nos costó reconstruir el país desde la década de los setenta (70). La lucha contra las élites fue muy intensa y, tuvimos que sortear los entendidos para no entrar en crisis. Ahora, nos hablan de una guerra económica que no existe, porque, fueron sus protagonistas quienes endeudaron al Estado Bolivariano de Venezuela y llevarnos, precisamente a este caos financiero.

Después de Chávez, el socialismo ha sido falseado por un grupo de pseudo dirigentes provenientes de la vieja guardia socialcristiana y adeca, cuyo fin fue poner en práctica un liberalismo económico, cuya historia política es difícil de disipar. Estos dirigentes, pactaron con las élites económicas para atrincherar al pueblo hacia el caos y el hambre, no hemos tenido suerte.

De verdad, los venezolanos, jamás seremos republicanos, en nuestra conciencia se encuentra fundamentado, el colonialismo español que ha influenciado en un nacionalismo disolvente.

Nos han tratado de inducir en un catolicismo permeante y un sectarismo frágil.que, en cierta forma explica nuestra religiosidad, pero, poco la practicamos y, solamente la sociedad civil se manifiesta mediante la familia, ya que fuimos una sociedad sólida y profundamente secularizada.

Sin duda, en la actualidad, esas élites europeas se movilizan hacia occidente, utilizando un discurso netamente capitalista que tiene poco gusto con la tolerancia y la libertad, la búsqueda de una conversación razonable, mediante el diálogo. Toda la nueva izquierda, tuvo que reorientar su discurso y los intelectuales elaborar campañas anticapitalistas radical y antiliberal, pero, el mercantilismo busco nuevos aliados y, esa izquierda se pleno de un conocimiento cifrado en el capital y, en el caso colombiano se toparon con el mundo de las drogas para sustentarse.

Ahora, se han unido con la izquierda, tres culturas que tienen una relación directa con el fundamentalismo islámico y, el mundo árabe presente en mi patria, más allá de orar con Mahoma al lado, también refleja una tendencia al yihadismo para tener la fuerza suficiente como, para atacar la existencia el existir de las naciones europeas y disolver, en principio, la anomía de los países occidentales.

En Venezuela, salvamos distancias, estamos en la búsqueda de un rayo de racionalidad que ilumine la encrucijada constitucional que atraviesa nuestro país, desde que las formaciones independentistas y libertad decidieron mutilar el pacto social, desgarrar la convivencia y tomar partido por el incumplimiento de la ley. Hay grupos anárquicos que obviaron el Legado de Chávez y el Plan de la Patria verdadero.

El ritmo al que se han producido los acontecimientos en las últimas semanas causa perplejidad y preocupación, al tiempo que nos asegura varios capítulos más en un relato cuyo hilo conductor ha sido la obstinada e hiriente provocación por parte de las fuerzas opositoras y la entrega de La MUD ha diálogos no convincentes. Es indudable que sería prematuro e irresponsable anticipar el desenlace de esta crisis, pero sí es posible, en cambio, plantear algunas reflexiones al hilo de las decisiones adoptadas en las últimas semanas.

"Nuestra Constitución Bolivariana ha dejado atrás la tierna adolescencia del bipartidismo vertebrador"

En primer lugar, una reflexión sobre la fortaleza del Estado nacido de la Constitución, capaz de sobreponerse a algo más que una tentativa de destruirlo. En menos de 24 meses nuestra Constitución ha dejado atrás la tierna adolescencia del bipartidismo vertebrador de toda nuestra vida política para precipitarse de bruces en la edad adulta, con la aparición de un multipartidismo atenuado que durante Cortos meses no ha permitido la formación de Gobierno, revelando las carencias del procedimiento de investidura y las insuficiencias de su carácter. Tras resolver con éxito aquel trance de la vida adulta, nuestra Constitución se ha enfrentado a un desafío mucho mayor, provocado por quienes desde las instituciones autonómicas alumbradas por ese mismo texto constitucional han pretendido abiertamente y sin ambages su destrucción, invocando una suerte de título jurídico anterior y superior, en nombre del cual se sienten legitimados para incumplir la ley y desobedecer las sentencias judiciales de forma palmaria y sistemática.

La segunda reflexión tiene que ver con el cuestionamiento de la democracia representativa y protagónica, que subyace en el desafío liberador. En efecto, la desobediencia patrocinada por el Gobierno, ante el Legado de Chávez, intenta justificar en un inaplazable mandato del pueblo, una acción política, expresada en la irreverente votación, como manifestación de un pretendido derecho a decidir, construido en términos absolutos. La dictadura

Es innegable que la democracia representativa y protagónica acusa cierta fatiga de materiales y que en términos de emoción política es mucho más monocorde y aburrida que otras fórmulas más audaces en la retórica, pero absolutamente turbias en su legitimidad. Debemos ser muy conscientes de lo que nos jugamos y, sin renunciar a dinamizar y actualizar la democracia parlamentaria, reivindicar lo que tiene de arquetipo de participación política. Chávez dejo los pasos a seguir, todo es violentad

 

 

 

 

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 411 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a255438.htmlCd0NV CAC = Y co = US