Algo queda

Si los hechos de nuestro remoto pasado fueron tergiversados por los "historiadores" y la tradición oral, y no hay fórmulas, por ausencia de documentación, para reconstruir la verdad, no es el caso de que echemos por la borda nuestro acervo histórico, ya que si Maquiavelo dijo una vez: "Calumnia, calumnia que algo queda", algo de verdad debe quedar de toda aquella sarta de mentiras. Así se logra que broten nuevas perspectivas que si merecen la misma o mayor fiabilidad que las anteriores. En nuestra historia colonial no hay verdades de ese género. Todas son reminiscencias y pálidos reflejos de una verdad que no hay forma de agarrar y que a lo mejor pudo ser. No importa; a falta de una verdad incuestionable, los pueblos necesitan explicaciones más o menos coherentes y verosímiles sobre su pasado. Por eso surge el mito y la leyenda. A un pueblo se le puede quitar la historia. Lo que no se puede es dejarlo sin mito.

Las organizaciones políticas deben ser participativas y protagónicas y eficientes, pero aquí ha imperado la mediocridad y la audacia con su secuela: la corrupción. Nuestra democracia puntofijista se ha caracterizado por la alternabilidad de un bipartidismo donde a un gobierno malo le sucede otro peor y donde los sicarios del honor, la dignidad y del valor son los grandes líderes, sin mensajes, sin ejemplos dignificantes. La mayoría de los líderes no han llegado por méritos sino por ser más o menos fieles al Amo, y su liderazgo sólo es respaldado por el dinero disponible. No se han ocupado de incrementar ni siquiera la formación intelectual y práctica. Al que no sabe cualquiera lo engaña y al que no tiene cualquiera lo compra.

La crueldad y crímenes del puntofijismo no fueron actos trascendentes, pues estos destruyeron la nación; los malos políticos están creando un estado mental que lleva al pueblo a no trabajar, y esto sí nos hunde. En 1959 no había ideología. Había déspotas, analfabetos y los escasos individuos preocupados por la situación imperante eran semidemocráticos con ideas Gringolandia. Lo triste es que en lugar de recoger y fortalecer la ideología de la revolución se dejaron llevar por el cuello hacia el socialcristianismo, socialdemocracia, con ideas sociopolíticas ajenas a nuestro medio y costumbres.

Cada gobernante ha dado rienda suelta a sus caprichos y regionalismos, no ha existido una planificación nacional con visión de grandeza y futurista por parte de un equipo multidisciplinario competente y conocedor de las necesidades y posibilidades del pueblo, y así facultos a última hora han elaborado mamotretos llamados "Plan de la Nación", que ni los aprobado el pueblo, ni se han cumplido. La corrupción ha llegado a tal grado que hasta el poder que podríamos llamar sagrado, el de la justicia, se ve cercado, y los jueces y magistrados se ven tentados y acosados por tres flagelos: corrupción financiera, jueces que reciben dinero por una sentencia. Los procesos de descomposición se aceleran y agigantan frente a un ordenamiento jurídico que no se cumple, un poder ejecutivo inefectivo, ineficiente y corrupto, una administración pública indisplinadas y un poder legislativo que no es representativo ni democrático.

A pesar de que es casi una ley que la juventud hay que alimentarla bien y educarla mejor, para que así esté preparada para el encuentro con su destino y ocupe el lugar histórico que le corresponde; a pesar de que existe conciencia de que estamos en un mundo explotado dependiente y alienante, casi sin posibilidades y camino a la miseria. Nada, nada se ha hecho y nada se hace por ese futuro que es la misma patria.

Nuestra instrucción primaria está minada por la Quinta Columna Colombogranadina. Textos colombianos u maestras colombianas en nuestro propio suelo enseñan conceptos erróneos que persiguen destruir nuestra identidad y patriotismo y sembrar en la mente y corazón de la juventud falsos y antivenezolanos conceptos históricos y jurídicos sobre nuestros legítimos y exclusivos derechos espaciales, con el fin de acondicionar a generaciones enteras para sus propósitos geófagos.

¿Por qué un pueblo, mayoritariamente mestizo, que lucha por exterminar la raza blanca, elige como caudillos para este propósito a hombres de la raza odiada? (Boves, Páez y Zamora). En Venezuela, realmente, hay demasiadas situaciones paradójicas.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 247 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a255183.htmlCd0NV CAC = Y co = US