La verdad es una sola y total

"Todos los venezolanos, los que nos sentimos tales y amamos esta tierra: La erosión moral del país, la sordera frente a la opinión del pueblo, ante el significado del mal ejemplo que nos viene de arriba, la corrupción indetenible, la crisis de la administración de justicia, el vivir esplendoroso de nuestra dirigencia".

La producción existe para el pueblo. De otro modo no podría ser en las condiciones del socialismo, donde no existe la propiedad privada, donde todas las empresas son del pueblo y sirven para satisfacer las necesidades del pueblo. En el socialismo no hay ricos que subordinen la producción a sus propios intereses.

En lo referente a la evaluación del trabajo, de los esfuerzos laborales realizados por cada uno, nos regimos por la conocida fórmula marxista: "De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según su trabajo."

Nuestro pueblo —que recorrió el heroico y escabroso camino de la lucha por sobrevivir en medio del cerco hostil, por transformar de modo revolucionario un inmenso y atrasado país— cumplirá también esta tarea. Naturalmente, sabemos que llegar a esta meta es muy difícil; ello obliga a reconsiderar muchos aspectos de nuestro pasado y presente, exige la toma de decisiones originales y audaces, requiere una gran responsabilidad y na verdadera abnegación. Tenemos que superar mucho por parte del pueblo, porque todos nosotros somos hijos de Chávez.

La nueva mentalidad surgió a costas de grandes esfuerzos. Nació no sólo ante la necesidad de resolver debidamente nuestros problemas internos y con criterios modernos. La nueva mentalidad se conformó en la búsqueda de la respuesta al desafío planteado por el tiempo a todo el pueblo. Es un desafío temible y sin precedentes en la historia del pueblo.

Al conquistar la independencia política y al regirse por sí mismos, el pueblo se ve obligado a luchar duramente por liquidar el atraso económico y la miseria, por fortalecer su soberanía. Ansiosa de aplastar y derrotar a Venezuela y detener la marcha de la Historia, las fuerzas de Gringolandia recurren al sabotaje económico, a las provocaciones políticas, y ejercen una presión directa de fuerza. Esta política se basa en la "doctrina del nuevo globalismo", elaborada a toda prisa. Esa línea no brilla por su originalidad; se quiere volver al viejo y clásico sistema, al bandolerismo. Obviamente, de poco han servido las viejas lecciones a Gringolandia, que en muchas ocasiones tuvo que pagar por sus aventuras bélicas.

Cada día se ve con mayor evidencia que existe una ligazón orgánica entre la forma de robustecer la seguridad de nuestra América y la garantía de un desarrollo seguro, firme e independiente de los Estados libres.

—Lenin: "El pacifismo y la prédica abstracta de la Paz, son una forma de embaucar al pueblo para que éste no se rebele contra su opresor".

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 582 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a254940.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO