Del socialismo de Chávez al sincretismo místico de Maduro

En las catacumbas, los cristianos primitivos se organizaron y continuaron su iglesia bajo la persecución del imperio. Allí practicaron un sistema de convivencia socialista. La solidaridad con el hermano, la cooperación en el trabajo, la lucha de liberación. Luego el cristianismo pasaría a ser parte de los intereses del imperio. En la medida que la fe contaminó el espíritu patricio sus prácticas sociales se diluyeron en acciones místicas, muchos nobles las adoptaron y aquellos principios de solidaridad, cooperación, lucha y liberación, de rebeldía cristiana fueron convertidos en principios de humildad ante la autoridad, de obediencia a la autoridad, de sacrificio por un Dios que había dejado de ser hombre en la tierra hacía mucho tiempo. De esos primeros cristianos hablaba Chávez y de sus prácticas sociales socialistas, heredadas de los Escenios, por una parte, y de la rebeldía de los Celotes por la otra: viejas tribus judías. Hay historia en todo esto.

También Chávez buscó en nuestra formas culturales indoamericanas formas de organización social socialistas, o lo mejor de ellas que inspirara una nueva concepción socialista, propia, para pensarlo en américa y en el siglo XXI. Nada vale por sí mismo, por el solo hecho de ser aborigen, o "patrio", o cristiano. La patria, esa que "sintió hasta los huesos", era el socialismo, estaba necesariamente vinculada al socialismo. Esto es constatable en sus escritos, en sus discursos y alocuciones.

Chave asumió la ideología marxista leninista, esto quiere decir que su preocupación giraría entorno a una idea de revolución ética y una forma de vida para la igualdad y la justicia social con una base científica, y que reconoce al marxismo como su asiento teórica, al leninismo y toda esa tradición hasta Fidel y el Che. Chávez es, cuando muere, de convicción y principios socialistas; cuando se reconocia como cristiano lo hacía convencido de que hay una práctica social socialista en los primeros cristianos allá en las catacumbas. Las catacumbas no son un símbolo sin referente concreto, eterio, un eslogan publicitario. Las catacumbas es ser humildes frente al humilde, no humilde frente a una autoridad ilegítima o frente al poder, solidarios, practicantes de la misericordia pero con una ideología política como respaldo.

Chávez reivindica a un Bolívar que percibe la necesidad de una revolución en las formas de producción y de propiedad de la sociedad colonial, denuncia el esclavismo; anuncia el socialismo años antes que el mismo Marx, y así lo llega a señalar en sus alocuciones. Habla de un Bolívar antiimperialista; rescata a Francisco Pidival, a Augusto Mijares, a Juan Bosch, a muchos historiadores que rompen con la tradición oligárquica de escribir la historia de Venezuela y de América latina y el caribe como la historia positiva que predestina a los ricos como herederos de las glorias de los héroes del pasado. Redime a Simón Rodríguez en el "El árbol de las tres raíces": Bolívar, Rodríguez y Zamora.

El asunto es que al Chávez socialista ahora lo esconden, lo interpretan, lo editan, a pesar de que "les sale" por todos lados al gabinete y a la dirección del partido; es el fantasma de Chávez que los estremece en sus reuniones de comisiones, gabinetes, en sus talleres, en el partido.

Una de las técnicas de ocultamiento ideológico es tender un manto místico sobre las ideas y el pensamiento de Chávez. Maduro ha puesto de moda invocar a la Virgen María y a la Santísima Trinidad, a Cristo redentor (así lo llama), luego al Libertador y al mismísimo Chávez, colocándolos en un mismo nivel existencial. ¡Cero, historia y cero ciencia!; la revolución de Maduro se sostiene por la fe y solo por ella, por el lado metafísico los símbolos, más etéreo, el lado mágico de los símbolos. La voluntad humana o la falta de ella no cuentan. Si se pierden unas elecciones "así lo quiso Dios" (siempre es otro el culpable), si se ganan fue, ante todo, gracias a Dios y la Virgen María.

Pero cuando son razones terrenales, simplemente las inventan, nacen de su propia inspiración; juran que sus deseos y razones son los deseos y razones de todos los electores chavistas; solo hay que leer el último artículo de Elías Jaua, quien jura, que en el triunfo de las elecciones a gobernadores, por ejemplo, influyó la consciencia antiimperialista de los chavistas: no se molesta en mostrar cómo esa consciencia se expresa en un solo caso concreto. Imagina que esas convocatorias (compulsivas) a las marcha antiimperialistas provocaron una participación espontanea. Uno que conoce las prácticas burocráticas para persuadir a los empleados públicos a asistir a esas marchas y a todo el que tenga clap o Carnet de la Patria, sabe que eso es solo un deseo o un auto engaño por parte de Jaua. Jaua es un hipócrita, o es un chiflado… Ni decir de las otras razones, las cuales parecen más bien las famosas interpretaciones de Diosdado a las alocuciones de Chávez: puro chantaje, puro deseo, pura torcedura de la realidad a sus propias conveniencias… (lean el artículo "¿Por qué ganamos?").

¿Por qué el árbol de las tres raíces y no el plan de la Patria? Ahí afirma Maduro, en su prólogo, que Simón Rodríguez es superior a Marx, olvidando que en el 2009, o sea, un pocotón de años después de haber escrito Chávez el texto y 10 de haberse publicado el Primer Plan de Acción Política del gobierno de Chávez –el cual fue escrito por Miquelena pero presentado por Chávez con su teoría de "las Tres Raíces"-, el comandante declaró en el discurso del Jardín Botánico asumir el marxismo, el leninismo y ser antiimperialista.

¿Por qué falsificar el Plan de la Patria?, eso es lo que importa en esto, por qué ocultar al Chávez marxista socialista. Así mismo como fue publicado "El árbol de las tres raíces" ahora Maduro ha convertido las ideas Chavistas en una "mística simbólica", en un sincretismo místico entre Cristo, La Virgen, La santísima trinidad, Bolívar y Chávez. Falta que recemos, antes de cantar el himno nacional y el himno de los "blindados" ¡Patria Patria Patria querida…!

Sincretismo vs Socialismo; el misticismo chavista es otra falsificación descarada de la revolución chavista por parte de Maduro y su "equipo de asesores". Volvamos a Chávez y al socialismo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 426 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a254278.htmlCd0NV CAC = Y co = US