El Estado soy yo

El pragmatismo tiene vida propia, su fisiología es independiente de la voluntad de los supuestos soberanos, al contrario, les impone sus propias leyes. Veamos.

El gobierno que sucedió al Comandante Chávez se entregó temprano al pragmatismo; al principio guardó las apariencias pero le fue imposible ocultar su vocación pragmática, propia de la pugna sindicalera, hasta un documento justificándolo se les coló.

Estos años serán estudiados como ejemplo de la evolución del pragmatismo, de cómo esa falsa doctrina es capaz de transformar una posibilidad hermosa en un desastre terrible, de cómo una sociedad mal conducida puede, en un pestañar, pasar de los escalones más altos de la especie humana a los fosos tenebrosos de la bestialidad.

Todo comenzó con lo que creyeron una inocentada, una jugarreta. Lanzaron una "asalto legal" a una tienda de artefactos eléctricos, "era capitalista, que importaba", la masa participó del saqueo permitido. La treta dio resultado, las elecciones se ganaron. Fue allí que comenzó el desbarranque, en ese instante se fracturaron las barreras éticas: la compensación material se transformó en palanca de gobierno, todo era posible si se repartía la cantidad adecuada en el momento preciso.

La economía fue sufriendo los embates de la ética capitalista que emergía de la doctrina pragmática. El gobierno se amancebó con los capitalistas que vampirizaban los dólares. Regresaron las trasnacionales a depredar el suelo patrio, aparecieron los bachaqueros, el contrabando de extracción, el petróleo bajaba, el dólar subía, no había capacidad del gobierno para detener el deterioro, buscaban soluciones materiales cuando el descalabro era en el espíritu.

En lo social, el pragmatismo inventó formas de individualizar a la sociedad, fragmentarla. El carnet de la Patria es la legalización del egoísmo, el clap es una forma de organizar el clientelismo. La delincuencia fue enfrentada con razzias que produjeron la alerta de los sectores humanistas.

En lo político, la expresión del pragmatismo floreció pleno. La zancadillas fueron in crescendo, los poderes del Estado, el cne, el tsj, funcionaron como colgajos del gobierno, así se obstaculizó el referéndum, así se neutralizó a la asamblea. Todo se justificaba en la pugna política barata, el pragmatismo triunfaba y dejaba atrás la estela de una ética malandra, clientelar, esa es la educación que impartía.

Luego, las circunstancias exigían romper el cerco, no sólo político sino también económico. Entonces se inventó una constituyente y se eligió con ocho dudosos millones, que pronto fueron cinco. La constituyente creó un vacío de la idealidad jurídica: la Constitución de Chávez fue cuestionada, quedó en entredicho, perdió prestigio, majestad. La constituyente y el presidente quedaron como única encarnación del Estado.

El accionar oportunista fue cegando la institucionalidad, acabó con el parlamento, con cne, con el tsj, con la defensoría, la fiscalía, ahora tenemos un Estado sin instituciones, sin credibilidad, que para sobrevivir necesita aplastar la legalidad burguesa. La ley, el Estado, es esa cúpula dirigente evacuaron que si no se juramenta los gobernadores no pueden ejercer. Peligroso precedente, mañana la constituyente, o más preciso su directiva, puede decir cualquier dislate y de esa manera expedita, irresponsable, se hace ley. Hoy nadie protesta el método malandro, "total los gobernadores son enemigos", pero mañana arremeterán contra el que moleste a la cúpula. La disidencia dentro del PSUV está liquidada, la constituyente es unánime, si se atreven los linchan, las críticas en el gobierno serán perseguidas por la inquisición.

La situación es dramática, la concentración del Estado en una pequeña cúpula indica que el pragmatismo, el populismo, se agotó, no puede crear instituciones, delegar, le teme al imperio de la Ley. Para funcionar deben guiarse por la máxima del Rey : ¡El Estado soy yo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1088 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a254184.htmlCd0NV CAC = Y co = US