Epistemología del voto

En todo proceso comicial, el voto se convierte como el botín político más preciado y apreciado por las personas que tienen y representan las candidaturas que van a ser seleccionadas el día señalado para ejercer el sufragio por electoras y electores que se encuentran debidamente inscritos, para participar en lo que se llama "el día de las elecciones".

Alrededor del voto en las campañas electorales la ciudadanía apta para votar se convierte en el centro de atención para ser convencidos a que es muy inportante votar y convencer al electorado en votar por las personas que quieren ser elegidas.

Cuando el voto se materializa en los países que tienen un sistema electoral que en su ordenamiento jurídico establecen la obligatoriedad del voto, las campañas se concentran en expresar "vota por mi", ya que existe la garantía de que las personas van a votar, ya que en caso de abstenerse, genera unas sanciones que las personas quieren evitar.

En el caso venezolano, en donde el voto es un derecho, el esfuerzo de convecimiento sobre la importancia del voto aumenta, por ejemplo, cuando el Consejo Nacional Electoral, en sus campañas institucionales para incentivar al voto, señalan: "vota, no dejes que los demás decidan por ti".

Nuestra Constitución Nacional, establece que el voto tiene dos vertientes: la personalización del sufragio y la representación proporcional (art 63), es una garantía para que dependiendo del tipo de elecciones, presente o la uninominalidad (votar por nombre y apellido) o en la proporcionalidad de la representación a través de las organizaciones con fines políticos.

En cuanto a las perpectivas epistemológicas que están presentes en la acción del sufragio, es preciso destacar, que el voto presenta una dimensión cualitativa de la realidad en una primera fase cuando las electoras y electores van a votar, ya que es donde se concreta, la personalización del voto, 1.- en el centro de votación tiene que presentar su cedúla de identidad laminada, 2.- la autenticación biométrica, la cual consiste en colocar su huella dactilar para activar la máquina de votación, 3.- la persona selecciona y vota en la pantalla electoral, 4.- retira el comprobante de votación y la deposita en la caja de resguardo, 5.- coloca la huella dactilar en el cuaderno de votación y retira su cédula de identidad.

Luego hay una segunda fase del proceso de votación, en la cual presenta una dimensión cuantitativa de la realidad, loa cual consiste en que a partir del momento en las electoras y electores salen del centro de votación, 1.- ya en el comprobante de votación no aparece tu nombre y apellido, 2.- luego viene un cierre de las máquinas y transmisión de datos, 3.- Hay un proceso de totalización que significa, "número de votos", en la que cada voto se despersonaliza para convertirse en un número que sirve para sumar unos totales que van a permitir la adjudicación de los cargos.

Es decir, la acción del sufragio comienza con una personalización del voto y al final se despersonaliza al convertirse sólo en un número...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 692 veces.



Oscar Bravo

Politólogo, Especialista en Finanzas, Magister en Gerencia, Profesor Universitario, Investigador, Articulista, Poeta, Deportista y socialista!

 bravisimo929@gmail.com      @bravisimo929

Visite el perfil de Oscar Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Bravo

Oscar Bravo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a253275.htmlCd0NV CAC = Y co = US