Isaías, se siente que se acerca la hora de la caída

El presidente Maduro denuncia que las sanciones económicas de Trump no son contra el gobierno sino en contra del pueblo venezolano, que más bien frenan la importación de alimentos y medicinas las que tanto necesita el pueblo. Sin embargo acaba de donar 5 millones de dólares a los damnificados de Texas.

¿Qué significa eso de donar 5 millones de dólares a los damnificados de la tormenta Harvey? ¿Por qué a ellos y no a Palestina, a Siria, a los refugiados europeos, a los come basura de sabanagrande o sea a la Misión Negra Hipolita? ¿Acaso Maduro quiere endulzar a Trump? (Ahora Trump debe estar cagado de la risa por eso) ¿Por qué tanta demagogia con un dinero que no le pertenece a Maduro, que nos hace muchísima falta y que, al gobierno Federal de los Estados Unidos les sobra (más de 5 millones de dólares debe costar un F 24 o un Tomahawk)? ¿Por qué Maduro nos avergüenza tanto? ¿Qué le hemos hecho los socialistas para tanta humillación de cara al mundo?

Con 5 millones de dólares es mucho lo que se hace en la Misión Negra Hipólita, con la gente que monta guardia en los basureros de los restoranes de la Solano y de Sabana Grande. Pero Maduro no gobierna, solo se pavonea en las redes sociales y en la televisión frente un mundo que todavía no conoce. En este país nadie gobierna.

La ANC sigue siendo un misterio. El mismo Isaías Rodriguéz habla de lo peligroso que sería que se discutiera y se decidiera sobre algunos temas por gente no indicada. El panorama en la ANC es de incertidumbre, lo único seguro en esos “debates” es que se les darán garantías económicas o garantías constitucionales a los inversionistas capitalistas, a los importadores, a toda clase de ladrones y pícaros, bajo el chantaje de que si no, entonces se agrava la inflación, la escasez, se paraliza la producción, etc., etc. etc., es decir, toda esa paja liberal que tiene hoy a los economistas del gobierno obnubilados y diciendo estupideces.

El socialismo es cambio, pero cambio de corazón, de mentalidad, de cojones. El socialismo se construye con el esfuerzo, el trabajo y la inteligencia de toda la sociedad, pensando en los problemas de la sociedad. La producción de bienes básico y no tan básicos en socialismo es el asunto principal del socialismo y por eso no se le delega a los intereses privados, a la empresa privada, a los capitalistas propietarios, que solo los estimula la ganancia y la acumulación, mas todos sus sueños ridículos de vanidad, poder y gloria fatua. La producción de alimentos y medicinas tiene que ser una responsabilidad de la sociedad, de toda la sociedad en su conjunto a través del Estado socialista. Pero ese Estado socialista debe existir, debe mostrar su capacidad de liderazgo, de control, de sabiduría; ese Estado socialista debe estar conformado por los mejores hombres y mujeres, los más convencidos de que sí se puede construir un mundo diferente y mejor, hacer una revolución de verdad, no ésta payasada, no estos pánfilos, incultos, medrosos, bocones, sin ideas claras en la cabeza, sin ambiciones históricas.

El más mínimo gesto de inteligencia de los que ahora están embarcados en el gobierno de Maduro deja ver el disparate que fue convocar a una ANC; este es el caso de Isaías Rodríguez hoy, respondiendo a una entrevista en UN 01/09/2017.

Pero como él debe haber muchos, que ante el despelote solo callan y dejan hacer a los más fanáticos, a los Diosdados, a Delcy, y al resto de oportunistas que ni siquiera piensan en las consecuencias de sus a actos y su absurda glosomanía. Los nervios y la desesperación han sustituido a la inteligencia y a la razón, así de simple. La emoción al entusiasmo, la improvisación a la reflexión y a la sabiduría, el chiste fácil a la reflexión, las transmisiones en “cadenas” a la acción efectiva y eficiente.

No obstante la realidad desengaña a cualquiera. Las sanciones de Trump son reales y muy efectivas. Venezuela no es Cuba, que tomó hace más de cincuenta años el camino del socialismo y tiene aún la moral por las nubes. Venezuela es un país capitalista, con un gobierno cada vez más entregado a los capitalistas y al capitalismo, y con unpueblo hecho desastre, desmoralizado y sin muchas esperanzas. Por lo tanto esas sanciones nos hacen un daño verdadero, nos pone a todos entre la espada y la pared, pero sobre todo a Maduro y su gobierno, el cual tiene que decidir ahora, si sigue insistiendo en la humillación, en la jaladera de bolas, en la pedidera de clemencia, o si retoma el camino hacia el socialismo y apuesta a la producción socialista, al esfuerzo colectivo de toda la sociedad trabajando para toda la sociedad. Capitalista socialista no existe, capitalista bueno con los pobres tampoco, empresario privado socialista es un contrasentido… ¡Hasta cuándo habrá que insistir en eso!  Bueno, el socialismo es la única esperanza para volver a moralizar y entusiasmar al pueblo pobre; el socialismo es la única esperanza de salvación para nuestros males. Si el gobierno no escucha y no ve las señales que da la realidad y la historia, es porque se prepara para coger sus maletas y huir en masa al momento del debacle total, de la caída mortal.

Simple y doloroso, Volvamos a Chávez, Volvamos a tomar el camino del socialismo verdadero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6343 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a251735.htmlCd0NV CAC = Y co = US