Papeles para el debate

¿Hacia dónde vamos?

La Patria de todos nosotros, la del Padre Libertador, Simón Bolívar, está asediada desde el mismo momento en que rescatamos su pensamiento y obra libertaria decidiendo ser soberanos e independientes. Son más de 18 años de agresiones de todo tipo.

Con el cocainómano de W. Bush se produjo un golpe de Estado contra el Líder Eterno de la Revolución Bolivariana que pocas horas después, fue derrotado; más luego y no conformes con ello, a través de la "meritocracia" de PDVSA y representantes de los partidos políticos, las viudas del Pacto de Punto Fijo, dieron un zarpazo petrolero que también fracasó. Seguidamente, en el año 2010, el para entonces Presidente de los EE.UU., Barack Hussein Obama, ordenó el inicio de la Guerra Económica (que por cierto el gobierno bolivariano no consideró en su momento y justa dimensión), y que hasta el sol de hoy, nos afecta; luego vino su Decreto mediante el cual nos consideraron un peligro para esa nación y su Agenda de la Política Exterior.

En los actuales momentos, el nuevo inquilino de la Casa Blanca, pese a que en su oferta electoral al pueblo norteamericano señaló que su política exterior estaría asociada a la "Tesis del Aislacionismo"; es decir, haría política aguas adentro, para resolver los grandes problemas económicos y políticos que le dejaron como herencia sus antecesores, sin embargo, terminó sucumbiendo a las presiones de los neocom para garantizar su permanencia en el Poder. La posibilidad de no hacer lo que ellos le impusieran (allí coincidimos con el intelectual norteamericano, escritor y experto en historia política, Allan Lichtman en entrevista a RT), implicaría su salida de la Casa Blanca bajo la figura del Impeachment. En paralelo, su fracaso, sería el fracaso de todos los empresarios que en el mundo, particularmente en América Latina (sobre todo en Venezuela), han apostado a desplazar a los políticos tradicionales para ellos directamente ejercer la profesión.

En esta semana pudimos leer unos tuiter del diputado por VP, Freddy Guevara, ordenando a los empresarios y comerciantes a profundizar la guerra económica contra el gobierno y contra el pueblo venezolano.

En ellos señala: 1.)…"aumentar los precios todos los jueves, en especial, los alimentos"…2.) …"Los supermercados paralelamente, deben suministrar la mercancía a revendedores para causar caos… sin miedo, nosotros los respaldaremos"… y 3.) …"Triplicar precios cada mes, hasta terminar con la capacidad de compra"…

Mientras tanto, su homólogo de PJ, Julio Borges, realizó un periplo internacional rogando la intervención directa a nuestro país en virtud de que ellos no han sido capaces de llevar a cabo el mandado. Ambos, fueron complacidos, pero la ofensiva directa la lleva a cabo Freddy Guevara, quien con sus mensajes tuiteros, asume la orden imperial del Vicepresidente norteamericano de arreciar las acciones internas en nuestro país.

Esa conducta, en cualquier país del mundo, particularmente en las naciones desde donde se nos acusa de dictadura, sería señalada, mínimo, de traición a la patria, con posibilidad de ser aplicada la pena de muerte.

La Casa Blanca ha tenido que profundizar su injerensismo (asumir personalmente la tarea), porque las distintas vías (internas e internacionales), por ellos patrocinadas se visto frustradas. Fracasó la OEA, México, Lima, Mercosur.

Donald Trump, nos aplica nuevas medidas, injerencistas (Orden Ejecutiva), que en principio afecta nuestra industria petrolera, sin descartar la acción militar directa.

Con lo anterior, él resuelve una cuestión fundamental, y es la exigencia que el lobby mayamero (padrinos de la oposición venezolana), le impone.

O actúa contra Venezuela o le aplican el Impeachment; es por ello que recientemente, Trump visitó la Florida, para sellar el compromiso y hacer las paces con la ficha republicana que desde el senado le podrían hacer la vida cuadritos. Me refiero fundamentalmente, a Marcos Rubio y también a la señora, Ileana Ros-Lehtinen. Hoy por hoy, Florida es considerada un estado clave ("swing state"), en las elecciones presidenciales con una sociedad cada vez más conservadora.

Con todo lo anterior, lo que quiero decir, es que los enemigos (que no adversarios), de la Patria no están jugando carritos. Ellos harán lo que tengan que hacer y así, lo debemos comprender. En su concepción de la política y de sus intereses de clase, no hay medias tintas. El fascismo (con disfraz de "demócratas"), no negocia y cualquier cuestión que su enemigo otorgue en el marco de las mesas de conversación, lo considerarán una debilidad, por tanto se afincarán rabiosamente contra él.

Se logró frenar (Por ahora), la acción terrorista por dos razones. La primera, las elecciones a gobernadores donde su participación es una consideración táctica (Palabras de Freddy Guevara), lo que indica es que ellos continuar presionando desde los espacios que logren conquistar. La segunda, la misma ANC legitimada por más de 8 millones de voluntades nacionales, nos dieron un doble mensaje; no queremos más terrorismo, pero también queremos acción gubernamental y políticas públicas coherentes que atienda los desmanes de quienes usan la economía como arma de guerra y burócrata que no responda, pa`fuera. Por eso fue que tirios y troyanos asistieron masivamente a expresar su voto y eso lo saben los opositores y el imperialismo; de allí el cambio táctico de su actuación política.

En el marco de la ANC, coincido con los planteamientos expresados por varios intelectuales e investigadores. Cada uno en sus respectivas especialidades, dieron opiniones que ya el gobierno debería estar aplicando y/o activando más allá de la constitucionalización de esas propuestas.

Me refiero a los Profesores, Luis Britto García, quien nos señaló no tenerle miedo al cuero, es decir a la burguesía, si se levanta; al economista, experto petrolero, Fernando Traviezo, quien nos indicó una propuesta para atacar el tema del dólar paralelo (ya que desde el BCV ni de finanzas emerge alguna luz),; la Dra. Pascualina Curcio y el también economista, William Contreras, quienes en sus respectivas exposiciones, no sólo aclararon muchas cosas en torno a la guerra económica sino que demostraron que si se puede impulsar actuaciones y políticas públicas en función de los más sagrados intereses de la Patria, del pueblo y no de los grupos de la economía parasitaria (que nunca han sido productivos), sino que por el contrario, históricamente, han buscado apropiarse de la renta petrolera.

Finalmente, el actual proceso político, que como herencia nos dejó el Cdte Eterno y Supremo y que hoy continúa el compañero Presidente, Nicolás Maduro Moros, no tiene marcha atrás. Triunfar es la divisa. No hay posibilidad de términos medios.

La gente, el pueblo, dio una nueva oportunidad y sépanlo, no quieren reformismo.

¡El Socialismo se Conquista Peleando!

¡La Línea Justa es, Luchar hasta Vencer!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1263 veces.



Manuel José Montañez


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: