Julio

Tuve la oportunidad de oír la grabación presentada en el programa “La hojilla” del día sábado, en la cual Julio Borges exige, a través de una llamada telefónica a “Pedro”, sancionar e intervenir militarmente a Venezuela. Sin duda, a medida que se produce la conversación se va generando una especie de rechazo a este tipo de acciones, sobre todo por el asco que da, imaginarse a ese “venezolano” humillándose y llorando para que factores extranjeros atenten contra su país.

Sin embargo, es su llanto ridículo y estúpido el que llama la atención, el cual utiliza para causar lastima en quien le oye. Pero, ¿Qué se puede esperar de alguien que parece, como dice la canción, haber nacido sin corazón en el pecho?, y para muestra bastaría recordar sus actuaciones desde el año 2002, cuando participó en el golpe de estado al presidente Hugo Chávez.

A continuación se presenta parte del audio. (En broma)

En el momento en que Julio comienza a llorar, se da el siguiente dialogo con “Pedro” (¿Y, quien es ese fulano?)

Julio: Buuu..Buuuu...snif... ¿Cuándo van venir a salvarnos? Ando en muletas. Me dieron un tiro en las guarimbas. Buuu. Buuuu.

Pedro: Pero, ¿Por qué lloras julio? No es necesario. “Dicen que los hombres no deben llorar por una...”

Julio: Si, yo lo sé, buuuu...buuu, Pero que culpa tengo yo: “Sufrir me tocó a mí en esta vida, llorar es mi destino  hasta el morir...” 

Pedro: Oye, ¿Pero a ti no te da pena llorar?

Julio: ¿Por qué me va a dar pena? “No importa 

que la gente me critique, si así lo quiere Dios, si así lo quiere Dios yo tengo que cumplir”. 

Pedro: Bueno, está bien. Comprendo tu situación, pero en verdad, “Me duele tanto el llanto que tu derramas, que se llena de angustia mi corazón”

Julio: Eso me suena raro, pero ¿nos van a ayudar?

Pedro: Creo que sí, pero mientras tanto “llorarás y llorarás por alguien que te consuele, así sentirás de pronto que si te engañan mueres”

En este momento, Mario Silva, asqueado, apaga la grabación.

Al margen de este audio, debo decir, que ese llanto me traslada al mini cuento de Julio Cortázar “Instrucciones para llorar” el cual dice:

“Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos”

Sin duda, esto puede constituirse en un manual importante para el desahogo y el convencimiento, tal como lo hizo Borges que siguiendo las instrucciones, a moco tendido y contando mentiras parece haber influido en Pedro, su interlocutor, para que le llevara el chisme a Trump, para que éste, tomara las medidas sancionatorias contra nuestro país. No le importó las repercusiones a nivel de país, se desahogó sin importarle su cachet, ni le importó que su llanto fingido, le facilitara el derrame de lágrimas que lo expuso a una deshidratación. Tampoco le importó con sus mentiras, chantajear a Pedro, a Trump, cuestión que de por sí, no es del todo ético.
Creo que Julio siguió al pie de la letra, las instrucciones del otro Julio, lo que ha surtido efecto hasta ahora. Pero, ¿Por qué lloró Julio? ¿De dónde le viene eso?

Es comprensible que lo haya hecho. Lleva consigo tanta adrenalina acumulada por efecto de sus frustraciones por no haber podido tumbar el gobierno, que al llorar, se le liberó esa hormona.

Pero no te sientas mal por eso, Julio. Todo es razonable, cualquiera lloraría cuando tiene ansias de poder y no encuentra la manera de acceder a él. Así no se llega. Creo que seguirás así por mucho tiempo, porque hay revolución bolivariana para rato a pesar de todo. Bueno Julio ten cuidado con tus lloriqueos. Pueden ser mal interpretados por Trump y ese tipo es ofensivo y hablador de paja y puede hasta dudar de tu masculinidad. De todos modos, sigue las instrucciones para llorar, que te ofrece Cortázar, porque no tiene nada de malo llorar, aun cuando la forma en que lo hiciste, desdice mucho de tu personalidad. Inventar haber recibido un balazo en una manifestación guarimbera y decir que andas en muletas, para justificar que no has podido viajar al norte, y que por eso es que llamas, eso muestra tu pobreza espiritual. Eso demuestra de qué tipo de hogar vienes. Eso demuestra los valores familiares en los cuales fuiste criado: en la mentira.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 353 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a251502.htmlCd0NV CAC = , co = US