De fracaso en fracaso. Las tropelías opositoras y su jefe real

El plebiscito resultó en un colosal fracaso de la oposición: Sin controles, sin verificación real, sin que el Plan República hubiese actuado, sin la participación del CNE y con la posibilidad cierta de manipular la votación, apenas obtuvieron 7 millones 160 mil votos, de manera dudosa. Si hubiese sido el revocatorio presidencial también habrían fracasado puesto que no lograron la cantidad de votos que obtuvo el presidente Maduro en 2913. La oposición debe recapacitar en sus formas de lucha. Alejarse de la violencia terrorista, que después de 100 muertos y 100 días de manifestaciones violentas, asedio a instituciones educativas y de salud y quema de seres humanos, el magro resultado estuvo muy alejado de las expectativas fijadas por ellos, entre 11 y 14 millones de votantes.

La oposición con unos resultados inauditables (si les creemos) llega apenas al 37% del padrón electoral venezolano que es de 19 millones de electores, ahora se lanza con un plan más ambicioso que el de #La salida de 2014. Se plantean planes para arreciar los esquemas violentos (paros "cívicos" como el paro petrolero de 2002), saboteos generalizados, trancazos, plantones, desestabilización general. En este sentido, lanzaron un paro nacional el 20 de julio, también fracasado puesto que sólo fue acatado por sectores minoritarios de la nación y por otros que fueron secuestrados en sus casas con las barricadas y amenazas realizadas a través de las redes sociales contra quienes intentaban salir a trabajar. (Lo más risible en el ámbito universitario es que la FAPUV anunció que se sumaría al paro cuando las universidades donde hace vida esta organización de la derecha universitaria están paradas desde hace tres meses, o sea, desde que comenzó la guarimba terrorista).

También se plantea un gobierno paralelo de "unidad nacional" donde se elegiría a un presidente a través de unas primarias internas de la llamada MUD. En realidad esto no es más que un vulgar y tosco golpe de estado para instalar un gobierno secesionista, o sea, la separación y el control de un territorio, en un mismo estado, dentro de una misma nación. Y estaríamos en el inicio del estallido de una guerra fratricida entre venezolanos, con intervención de potencias extranjeras, mercenarios y grupos paramilitares. Es lo que han hecho en Afganistán, Libia. Irak, Ucrania, con las consecuencias catastróficas que ello implicaría. Por supuesto que debemos contextualizar lo que ocurre en Venezuela respecto a las apetencias imperiales. Ya llegó el líder real de la oposición venezolana a amenazar a Venezuela si se lleva a cabo el proceso democrático constituyente. Donald Trump, lo que ha hecho es darle continuidad a la política agresiva e injerencista de Bush y Obama.

En todo caso, ya sabemos LAS CAUSAS REALES DE LO QUE OCURRE EN VENEZUELA: demostrado está que nuestra nación posee la mayor reserva de petróleo del mundo (certificada), 30 veces superior a la de Arabia Saudita. Tiene la segunda reserva de gas más grande a nivel mundial. Es el segundo país con mayores reservas de agua dulce del globo terráqueo.
El pasado 2016 se reveló un hallazgo de lo que podría convertirse en la reserva de oro más grande de la tierra.
Cuenta con enormes yacimientos de hierro, diamantes, ucranio, silicio, bauxita, entre muchísimos más recursos diseminados a los largo del territorio. Asimismo podría poseer la reserva de Coltán más grande del planeta. Todo eso la hace apetecible para el imperio norteamericano y sus aliados quienes ya no ocultan sus deseos de intervenir directamente en los asuntos venezolanos.

De allí que la conciencia del pueblo venezolano debe consolidarse, pues acá sabemos que no se defiende un presidente, o un gobierno más, sino que se defiende un proceso democrático, de transformaciones estructurales hacia una sociedad justa, equitativa y solidaria. La oposición ya tuvo su oportunidad de votar en plena libertad el 16 de julio. Por tanto, quienes deseen votar por la constituyente el 30, deben tener también toda la libertad y las garantías de hacerlo en paz. Impedirlo sería antidemocrático.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: