Las clases sociales en Venezuela (II)

Casi un sistema de castas hubo durante el oprobioso colonialismo español. Mantuanaje "criollo" y pardaje étnico multicolor, sometieron en su medida y circunstancia a aborígenes y esclavos. La idea de que somos un crisol étnico, también ha servido para ocultar la cruel explotación a la que fueron sometidos no menos del 80% de la población. El esclavo llegó a ser una cosa, y el aborigen un arrinconado. La resistencia de los humillados fue creciendo, no solo contra el español y la corona, también contra el terrateniente nativo. "El Negro "Primero", inicialmente fue soldado "realista", antes de serlo patriota. José Leonardo Chirinos, el Zambo Andresote y Juana la Avanzadora, son importantes hitos referenciales de resistencia. Miranda denuncia "el bochinche". Rivas vence en la Victoria al pueblo dirigido por "los realistas". Flores, Santander y Páez, obedecen al mismo amo: la oligarquía. La unidad colombiana se hace pedazos. Bolívar dice "no tener patria", porque para él, lo era "América". Los Estados Unidos aplaudían a los traidores. "La Doctrina Monroe" entraba en vigencia. Luego tendrá su corolario: "El Destino manifiesto".

Fácil le resultó a los españoles Domingo Monteverde y José Tomás Boves, alistar al pueblo criollo en sus tiranas huestes, así se perdieron la I y II República. Había válido resentimiento en las clases bajas de la población; el mantuanaje y propietarios pardos, les habían explotado por siglos. Esfuerzo titánico debió usar Bolívar para construir un Estado Mayor militar y una unidad popular. Manuel Piar, libertador de oriente, fue fusilado por estimular una "guerra de colores". Arismendi, Mariño y Bermúdez eran comerciantes. Buena parte de los liderazgos independentistas estaban vinculados a la propiedad de la tierra, el pueblo los veía como sus opresores inmediatos. El "Decreto de Guerra a Muerte" visibiliza ésta realidad. Trescientos años de dominación e ignorancia hicieron que "nos dominaran más por la ignorancia que por sus armas". Petión persuade a Bolívar de la liberación de la esclavitud. Este piélago de realidades demostrables, que tenían la propiedad de la tierra como centro, explican el fracaso de Bolívar en construir una reforma agraria, y la tardanza para poder orquestar una unidad patriótica interna; su entorno estaba minado de propietarios, y otros querían serlo. Zamora encuentra el centro del conflicto: "oligarcas temblad, viva la libertad". Intentó el igualitarismo cívico-militar, perdiendo su vida en manos traidoras.

Para el 19 de abril de 1810, el 5% de la población era dueña del 95% de las mejores tierras. Por la vía de los haberes militares, el forjamiento de documentos, el aprovechamiento de posiciones y la misma crueldad de la guerra, el latifundio ganó terreno. A la muerte de Bolívar los terrófagos y generales libertadores, se plegaron al mayor terrateniente de su tiempo: José Antonio Páez. Algunos de ellos llegaron a ser Presidentes, se les pagaba bien su traición. La oligarquía había triunfado, la propiedad de la tierra no estaba en peligro, por el contrario el latifundio se robusteció. Las esperanzas populares murieron con el Libertador. El proyecto continental de Bolívar queda congelado. La propiedad de la tierra se vincula a la ruptura territorial de Colombia, y a las derrotas y traiciones internas. Los ingredientes para las explosiones sociales estaban prestos. El asesinato de Sucre, Bolívar y Zamora no es una casualidad, tenían el mismo enemigo: los amos de las mejores tierras. ¿"Quién es el mantuano hoy"?

El 5 de Julio de 1811, dos marcadas tendencias de propietarios se enfrentan en el primer Congreso Republicano nuestro: La oligarquía, defensora del sistema colonial español, que pide la conformación de una "Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII" y la otra, la "Junta Patriótica", algunos de cuyos miembros, estaban vinculados a la tenencia de la tierra. Afectados económica y políticamente, aspiraban a la ruptura colonial, a la emancipación de España y a la libertad de comercio, por esto promovían el liberalismo económico.

20 años de guerras independentistas y 70 de guerras civiles y montoneras, muestran las profundas diferencias sociales, económicas y políticas que la guerra de independencia no pudo eliminar. Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez heredan un país hecho girones. El segundo instado por los Estados Unidos y movida sus ambiciones personales, conspira y derroca a su compadre, el primero. "El gendarme necesario" se instala por 36 años en el poder. El petróleo y el granzón venezolano modernizaban a Nueva York. "Las Siete Hermanas", "hoyaban el suelo sagrado de la patria". Juan V Gómez llega a ser uno de los terratenientes más importantes del país. El veía al país como una de sus haciendas. "El bagre" ofreció: "Trabajo en las carreteras, orden en las cárceles y paz en los cementerios". El presupuesto nacional pegó un salto cuantitativo. El chorro petrolero que se iba, era un chorro de dólares que venía. Estos dólares debían volver a su punto de origen; rápidamente los yanquis hicieron de nuestro país un colosal mercado. Las importaciones crecían y una nueva clase social se encarga de su vitalidad: la burguesía "criolla". Incondicionales del imperialismo, exigen su participación en la renta petrolera. Esta burguesía nació parasita y apátrida y así se ha quedado. Rápidamente aprendieron a chulearse a los gobiernos. Así, han hecho fortunas con dinero público. Las condiciones geográficas de Venezuela, le facilitaron la tarea de engullirse lo mejor de la torta petrolera.

El Estado rentista se va configurando como el principal empleador. La actividad petrolera demanda poca mano de obra, igual pasa con las importaciones. Desinteresados de una industrialización, la burguesía se dedica sólo a importar y atesorar dólares, que exporta para sus cuentas personales. La crisis del campo expulsa a sus campesinos. La formación de una clase trabajadora es lenta y contable, la burguesía no industrializa. La marginalidad marca sus espacios. La pobreza azota, la crisis se acrecientan y las luchas sociales toman catadura nacional. Con escasa industria, había escasa fuerza de trabajo asalariado. Las luchas petroleras eran prácticamente solitarias. Los parias venidos del interior que no encontraban trabajo, pasaron a engrosar las filas del lumpen. La burguesía no cede, la clase media se acomoda, la pequeña burguesía se mete por las hendiduras, y la pobreza crece desmesuradamente. Cinco clases sociales se van entronizando: La burguesía, la clase media, la pequeña burguesía, la clase trabajadora asalariada y el lumpen.

El mercado se expandía y requería de muchos consumidores, el pitiyanquismo toma ciudadanía. El desenfreno fue tal, que los gobiernos puntofijistas y los chavistas también, llegan a importaron 50 mil millones de dólares anuales, para ser el principal basurero de las chatarras gringas. La clase media patológicamente consumista hace suyos los gustos foráneos. "No salga solo, lleve siempre a Master Card". Las tarjetas de créditos son para "personas inteligentes como usted". Usted se merece "Distancia y Categoría".

El gotero petrolero percolaba; además de la burguesía y la clase media, se fue conformando una pequeña burguesía, que a ratos se sentía clase media y a rato enemiga del sistema, se mueve en la cuerda floja. Las tres parasitan en torno a los gobiernos de turno. En el cuarto nivel de la pirámide, está la clase trabajadora, sobre la que descansa la modesta producción nacional. Parte de ella ha sido corrompida y apenas luchan por tareas economicistas. Mientras que las ciudades se llenaban de ranchos insoportables e inhumanos, el naciente proletariado era famélico, el desorden urbanístico campeaba, y las importaciones crecían. No requiriendo parque industrial, la burguesía fue trasladando hacia el norte 500 Mil Millones de dólares. Hoy las divisas están en manos privadas, no del gobierno. La burguesía con los pelos en la mano, buscan chantajear al gobierno, pidiendo privilegios groseros y descarnados, a cambio de traer dólares al país. No tienen pudor, vergüenza ni ética. Les encanta hablar y pensar en inglés. Se sienten gringos, pero para las corporaciones mundiales son unos arrastrados oportunistas. "Los Estados Unidos no tienen amigos, tienen intereses". Los gringos los ven, como vieron en su tiempo al General Somoza de Nicaragua. Hoy estos fariseos le endilgan al gobierno el no abastecimiento nacional de diferentes rubros, como si de ellos no fuera la culpa; cien años recibiendo dólares y créditos que no pagan, y otros se los condonan, y ahora vienen con el cuento de que el culpable es el gobierno porque no les da más dólares baratos y abundantes.

Esta burguesía apátrida sabe que ella no es soberana, que está hipotecada hasta los huesos con el imperio. Hoy apela al terror con crueles asesinatos sin miramientos y cuando de mentiras se trata, la peor de todas sus mentiras, es decirle a sus seguidores que cuando sean gobierno, establecerán el orden y la paz, habrán precios justos, educación salud, deportes, vivienda y empleo. Mentirosos compulsivos y patológicos. Aplicarán el neoliberalismo que se traga al Estado y hace privado lo público.

¿Qué le ocurriría a estas clases sociales, si para desgracia del país, esta oposición radical neo nazi y fascistas llegara al poder? El implacable, inhumano y terrible NEOLIBERALISMO haría que se drenen más dólares al exterior, se impongan las privatizaciones, la burguesía concentre más capital, la clase media se haga pequeña burguesía, la pequeña burguesía se convierta en proletarios y estos en lumpen. Argentina (Desempleo creciendo) Brasil (12 horas diarias de trabajo, una hora para comer, más años de trabajo para jubilación), Colombia (Drogas, desempleo, asesinatos, emigraciones), México (sus narcos oficiales y asesinatos a periodistas y opositores),) Paraguay (Monsanto el gran latifundista), Perú(drogas, desempleo, bajos salarios, tropas gringas) y Panamá(paraíso fiscal) son hoy malos ejemplos neoliberales.

Definitivamente EL NEO NACISMO FASCISTA PERCOLA y está llegando al lumpen. No me lo cuentan, lo estoy viviendo; gente humilde muy humilde de los barrios marginales de Maracay, están saliendo espontáneamente a hacer barricadas contra el gobierno y ven con simpatía a los terroristas de ultra derecha. Tenía razón Gramsci, el fascismo no es sólo de la clase alta y media, penetra a los estratos más humildes de la sociedad. DIOSITO… QUE LA ANC NO NOS RESULTE UN LECHO DE PROCUSTO DEL GOBIERNO… Hasta el próximo sábado…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2062 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: