Una explicación de la política opositora del "odio como pulsión irracional" contra la Constituyente

La pregunta del ciudadano relacionada con el planteamiento, "La constituyente: ¿Porque genera tanto odio?", es de Edgar Perdomo Arzola, un analista político escribidor de Aporrea, opositor a la nomenclatura del gobierno, a la burocracia que califica de estalinista, sin embargo el planteamiento es interesante, pero el tratamiento que da el tema es muy pobre de análisis, su respuesta es sesgada y parcializada, bueno cada quien tiene su punto de vista, en eso le respetamos, comencemos analizando sus ideas "La política del odio inunda a Venezuela con esta convocatoria a la constituyente del 30 julio", aquí viene el juicio, como un proceso constitucional, donde el Presidente tiene facultad legales, puede concitar el "odio político" hacia todo lo que represente "La Constituyente".

¿Quiénes odian La Constituyente, ese proceso de convocar al pueblo originario en Asamblea Nacional? Para Perdomo, son --Chavistas (críticos, antimaduristas, ex funcionarios chavistas, ex burócratas de Chávez y la oposición--, representada por la Mud. Ahora bien ¿Por qué la odia, siendo un derecho político, un recurso constitucional para dirimir los conflictos políticos sociales, para resolver los problemas álgidos del país?. Según Perdomo, " el odio….lleva al desplome del gobierno; creando una amenaza existencia contra el modo de vida del venezolano". Quiere decir que está aplicando el odio como instrumento de guerra psicológica.

¿De qué manera ese odio sembrado en la sociedad, contra el chavismo real, genuino, el chavismo oficial si se quiere, el chavismo madurista, de quienes llaman a Constituyente y no a protestas pseudo pacíficas, a guarimbas terroristas crea una amenaza a la existencia social, incitando la guerra, la disolución social, a la guerra civil?. El método es el siguiente, declarar la guerra contra el Estado, contra las instituciones públicas, inculparlo del malestar económico y social, del malestar político, esa guerra consiste en "en sembrar dudas, desconfianza, inseguridad en la gente a través de rumores, noticias que lucen ciertas pero son falsas, sembrar ideas venenosas que generen sensaciones de peligro inmediato. Todo esto se aplica en la ciencia de la propaganda".

La población incauta de la información, manipulada, ve a su paso que "Cada día salimos de casa hacia el confín de los inciertos nubarrones de las quemas a encontrarnos con los nuevos guerreros de dios: con los que piden libertad, pero que no permiten que circulen las busetas, que tiene hambre pero entonces queman toneladas de comida; los que claman por tolerancia pero entonces incineran negros y amenazan con matar a todo aquel que diga que es chavista. Y en ese deambular cruzamos guayas, traspasamos cercas con alambres de púas; entre el permanente festín de esas ilusiones que se venden por las redes, de los que andan en la búsqueda de un golpe de suerte, con el incienso de los cauchos ardiendo que es la moda del momento y, en el placer de los picnics en las avenidas en el que aprovechan los monos y las monas para lucir sus vestidos de seda y… que, bueno, inútilmente, monos o monas se quedarán por siempre, con este o con cualquier otro gobierno, porque en el fondo, el real problema, insistimos, es que la gente opositora anda luchando contra el mundo porque no se soporta a sí misma…". Aquí están las muestras del odio, del fascismo, las manifestaciones de las pulsiones irracionales.

Ese es el punto, la clase media, siempre ha estado de espalda a la crisis, acostumbrada a la cultura petrolera, a las dádivas del Estado, a los subsidios, a la distribución de la renta a su favor, pero el chavismo ha cambiado esta realidad, ha redistribuido el ingreso petrolero, ha sido más democrático, más socialista, pero además no comprenden, la oposición que esta crisis no es solo parte del modelo petrolero importador, sino también parte de la crisis mundial del capitalismo, eso no lo pueden ver, entonces desatan sus cargas emocionales, sus rabietas, sus odios, como el mimado que al ver que no le corresponde sus caprichos, opta por destruir lo que le rodea, quemar a su paso, porque en el fondo desconocen la casa, el país en que han nacido, prefieren subastar la soberanía, el petróleo con tal de continuar en la dependencia de la nación. Por eso, ellos la oposición y los chavistas críticos apuestan al desplome del gobierno, por sus apetencias económicas y políticas se hacen héroes villanos.

Pero se equivoca el ciudadano Perdomo, Si la política "del odio es odiosa", ¿qué explica su recurrencia a que la constituyente será la paz?, antes de la Constituyente del 2017 se dio la Constituyente del 1999, y sin embargo la pregunta es porque no se ha apagado el odio, la oposición insiste en el conflicto de clase, en la guarimba de manera permanente, y no es que porque la Constituyente de hoy sea distinta del pasado en tanto proceso constituyente sino que en esta coyuntura, la guerra económica hizo lo suyo, atacar las pulsiones de la naturaleza del venezolano, toco su base existencial, de allí "las pulsiones irracionales", "hacia la destrucción del otro que se le opone cívicamente"; hacia toda forma de civilización, orden, constitución, norma que le impida realizar sus aspiraciones individuales, personalistas y egoísta, de allí su rabia, impotencia contra todo los poderes públicos, llamando a restituir un orden no constitucional, a la medida del sujeto irracional, del sujeto capitalista, anarquico.

¿De qué manera beneficia el odio a la oposición?, no hay duda que atrasan el país, disminuyen el crecimiento económico, crean más caos, más desorientación, más confusión, atacar la moral del venezolano, la autoestima, obstinarlo, inducirlo a tomar una decisión electoral sin racionalidad, tratando de imponer "valores a la fuerza", los valores de la derecha, del fascismo, debilitando la voluntad inquebrantable del pueblo chavista, quien resiste la arremetida violenta de la política del odio, de la guarimba, de los apátridas. De manera pues que quienes odia, han renunciado a la civilización, a la democracia, han renunciado a hacer política, solo reconocen la guerra como forma de hacer la política por otros medios, "la política como fuente de conflictos", y no de amor, cooperación y fraternidad.

Así pues; quienes odian parten del principio de ganar-perder, es la política de clases sociales, de quienes siembran la confrontación social, la guerra de clases sociales, fuente de "tensión social", por las decisiones que se crean y sus consecuencias de profundizar la desigualdad social, la polarización social en ricos y pobres, quienes asumen esta manera de hacer política, es la burguesía y el imperialismo de los Estados Unidos, se trata de repartirse la riqueza, el fruto del trabajo de las naciones, del trabajo de los obreros, es pocas palabras los sembradores del conflicto, del odio social, la sumisión y el miedo.

Pero claro está existe otra forma política de hacer, otra alternativa es posible, aquella que invita hacer el bien social, hacer de cada hombre o mujer un ser libre, a disfrutar de los bienes terrenales, a compartir el futuro, a cooperar, a confraternizar, a buscar consensos y diálogos, a ejercer la democracia, a participar, a ejercer el voto y no la protesta, a ejercer la constituyente, a depender el uno del otro.

Pero surge frente a esta última, ese complejo de traumas, de superioridades raciales, étnicas, económicas, culturales, políticas, se "creen mucha cosa", "…..es un conflicto realmente insoluble. Quieren salir de sus estrecheces mentales odiando y quemando, asesinando y haciéndole la vida imposible a todo el mundo. Sufren de complejos horribles y por eso martirizan a sus semejantes. Desean tenerlo todo, envidian a todo….", el complejo del niño mimado, del que siempre lo ha tenido todo, pero cuando no puede recibir esa parte de la sociedad que lo hace feliz en su estatus social, de su nivel de vida, entonces prefiere por destruirlo todo, odiarlo todo, y desde aquí comienza por el revanchismo social, incluso con la venganza política, tales son los móviles que explica esas pulsiones irracionales de la oposición a Maduro y el dialogo con la Constituyente, bañando de sangre el país y por todo esto martirizan a los compatriotas, odiando su parte de humanidad, sosteniendo el odio de si mismo.

Para concluir podemos decir que la oposición se percata de la fortaleza del régimen político de Maduro, no ha hecho uso de la fuerza con excepciones, como en cualquier otra sociedad haría para frenar la violencia, el pueblo pide que aplique "toque de queda", que "saque las militares a la calle", que están obstinado los peatones les limite el derecho a transitar libremente, a los conductores que los matraqueen las alcabalas los mecateros, y todavía con miedo y todo, apelando al terror en la calle, creando "escenarios de guerra", ven con asombro que Maduro sigue inmutable, ni siquiera apela al recurso de la dictadura, al mando único, la oposición ni logra sacar a Maduro de sus casillas, del juicio, ni tampoco azuzar a la población a la calle.

Así que ni las diversas técnicas comunicacionales de guerra psicológicas usadas en diversas formas, entre otras: fabricación de falsos documentos y testimonios, generar desaprobación a los líderes, insultos y difamación del adversario,…", ni las puputov, nada ha logrado destruir la revolución, la moral de sus fuerzas armadas, ni siquiera la guerra del hambre, la guerra económica, el pueblo continua apoyando al presidente chavista, a Nicolás Maduro y la unidad cívico militar. Pero lo más efectivo de todo esto, al cierre me topé con un artículo, donde vi reflejado al escritor que inspiró este artículo, aplicable también a la oposición, ellos están definitivamente "…..enfermos, como es de esperarse, siempre hacen algarabías para satisfacer su ego interno, para cobrar más, alcanzar notoriedad o expresar un alto grado de su enfermedad", por otro lado sienten, otra algarabía perfumada, es aquella la de sujetos que se sienten escritores de rango, tal vez invadidos por el sueño de tener un destello de García Márquez, un ingenio como Andrés Eloy Blanco o una pluma tan popular y muy metida en el pueblo como Aquiles Nazoa. Esos (….) destilan cada día una alta toxina en la que vienen empapadas sus letras".

Fuentes consultadas:

  1. Perdomo Anzola, Edgar, "La constituyente, ¿Por qué genera tanto odio"?, https://www.aporrea.org/imprime/a249102.html

  2. Ensartaos, "El peo de los opositores es el odio que se tienen a sí mismos...", 12-07-2017.

  3. Editorial, "La guerra psicológica", Analitica, JULIO 12TH, 2017

  4. Estacio, Pedro " La algarabía de pendejos o todavía quedan intoxicados", Aporrea, 12/07/2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 641 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a249203.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO