Tres luises para un mismo fracaso

Seguramente que al leer el título de este artículo, se les vendrá a la mente el de una famosa novela venezolana, cuyo autor es el nunca bien ponderado maestro del periodismo y de las letras Latinoamericanas, Miguel Otero Silva, bajo cuya batuta tuvimos la oportunidad de trabajar, como corresponsal de provincia de lo que fue en su época el mejor diario del continente, el diario El Nacional, que luego a la muerte del ilustre venezolano se vendría a menos para caer lamentablemente en la categoría panfletaria. Nos referimos a la obra Tres victorinos para una misma violencia: Victorino Pérez, Victorino Perales y Victorino Peralta, ubicados en el crimen común, en la política y el poder económico

En el caso que nos ocupa se trata Luis Almagro, o Almugre Secretario General de la Organización de Estados Americanos, por su conducta para vergueza de un continente, Luis Vildegaray Canciller del paraíso de las fosas comunes producto de la acción del crimen organizado y narcotráfico, que gobierna a México y Luis Florido el " Canciller" de la CD=MUD, esa tristemente célebre franquicia contra la patria, que mantiene de manera activa y permanente el lobby a favor de la intervención militar de Estados Unidos de Norteamérica y sus socios de la Unión Europea, en nuestra amada República Bolivariana de Venezuela, tal como lo hicieron en Afganistan, Irak, Libia y actualmente en Siria, para llevar "la Paz, la democracia y la libertad" a esos pueblos dominados por "dictadores". El resultado no lo vamos a comentar mucho, porque está a la vista y ya lo hemos hecho en anteriores trabajos.

Irak, país, donde convivían en perfecta armonía, Sunitas, Chiitas y Kurdos, con un nivel de vida envidiable, donde la pobreza era ínfima y los kurdos hoy perseguidos y criminalizados, en su región, tenían su propio parlamento, sus diarios en el idioma natal y obedecían a una misma constitución, junto a Sunitas y Chiitas, para quienes Sadam Hussein era el presidente de todos. No se puede decir lo mismo hoy día, cuando la violencia sacude a esa dividida sociedad de norte a sur, la pobreza es infame y la inseguridad terrible. La invasión fue para sacar al "dictador" Hussein, a quien asesinaron por manadato de George Bush, que dio la orden de ahorcarlo, lo cual hicieron los cipayos avalado por el circo montado con un tribunal, presidido por un criminal, a quien Sadam Hussein había perdonado cuando fue sentenciado a muerte por traición a la patria.

Afganistan, a quien los Estados Unidos de Norteamérica, en la época de la Unión de República Socialistas Soviéticas a cuya órbita pertenecía ese país asiático, le sembraron al Saudita Osama Bin Ladem, para que fomentara la violencia y la primavera, hoy día es un infierno, cuyos ciudadanos salen por miles como refugiados a pasar penurias en una Europa que los desprecia y repudia, luego que sirviera de alcahueta para acabar con el país.

Libia, bajo el gobierno del Coronel Mohamar Ghadafy, era el país con el mayor y mejor estándar de vida en el continente africano. Pese a estar conformado por tribus, con diversidad de costumbres y culturas, Ghadafy, como hombre del desierto supo nuclearlos en torno a la revolución verde y lograr que todos trabajaran para hacer de Libia un país próspero, de paz y con cero migración, debido a la calidad de vida y seguridad que les brindaba el sistema que por voluntad había escogido inspirados en el libro verde del Coronel Ghadafy.

Pero frente a ese mar de felicidad estaba el bendito petroleo y el acuífero dulce más grande del mundo, apetecido por los centros de poder imperial y que bajo el gobierno del coronel no estaban a su disposición si no era mediante las relaciones de respeto y de igualdad, entre el productor y los consumidores. Por eso había que criminalizarlo, para derrocarlo y convertir a Libia, en lo que es hoy, un infierno, parcelado por facciones violentas que pugnan por imponer su dominio. Detrás están los imperialistas apuntando a los recursos naturales.

Venezuela, es ahora la diana de los centros de poder imperial y para sus planes cuenta con vendepatria, que se presentaron al pueblo como organizaciones políticas de oposición al "chavismo y al Castrocomunismo" y que hoy han degenerado en un sindicato del crimen organizado que pretenden ahogar a nuestra patria en sangre inocente, paera entregar a sus amos del norte y de UE, las inmensas riquezas energéticas, mineras y acuíferas, que poseemos.

Los llamados diputados de la MUD, se han convertido en lobistas en función de la invasión militar extranjera contra nuestro país, a cuya cabeza está Luis Florido. Utilizan los recursos del Estado, para costear su permanente tour por el mundo solicitando por "piedad" la invasión.

Luis Florido, Canciller de la CD=MUD, Luis Vildegaray, Canciller de México y Luis "Almugre" Almagro, se han aliado para criminalizar a la República Bolivariana de Venezuela, en las instancias internacionales, como la ONU, la OEA y demás organizaciones, en busca de la injerencia directa contra la patria de Miranda, Bolívar y Chávez.

Pese al apoyo económico, tecnológico y mafioso con el chantaje a otros países y sus gobiernos, por parte de USA, los tres no han podido contra la verdad esgrimida por la República Bolivariana de Venezuela, a través de sus vocerías diplomáticas y la observación in situ de representantes internacionales, que frente a la campaña de la canalla mediática han resuelto venir al país a conocer de primera mano lo que realmente ocurre. Encontrándose con una realidad bien diferente a la que proyectan los medios de desinformación y propaganda del imperio.

En el ministerio de administración de colonias norteamericanas, léase OEA, a cuyo frente está Luis "Almugre" Almagro, no como líder sino como empleado ejecutivo, es donde más han insistido estos tres personajes, que han hecho hasta lo imposible, porque se palique la "Carta Democrática" al país suramericano, para desde esa acción justificar la "humanitaria" intervención de la OTAN, el nuevo sicario que USA, utiliza para sus criminales proyectos, con lo cual se ahorra vidas norteamericanas y lava su odiado, ensangrentado y enlodado rostro de ingrato recuerdo para pueblos del mundo, que en un pasado reciente han recibido el oprobio de la criminal bota imperial .

La Venezuela bolivariana, martiana y chavista ha logrado capear esa tempestad nauseabunda, articulada desde el estercolero de la historia, por los tres luises para un mismo fracaso. Periodista* CNP 2414 cd2620@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 663 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: