La Fiscal rodó feo, menos mal que no fue al TSJ

Como la Fiscal habló de presuntos magistrados (refiriéndose al TSJ), me supongo que ella, quien ha jugado en el mismo equipo desde hace años (como lo muestran cientos de videos), hasta que la prensaron, también es presunta Fiscal. La salsa que buena para el pavo es buena para la pava. (Frase rayada hasta la saciedad, pero no me quedó otra). Bueno, vamos a lo que vinimos. Yo no soy abogado, tal vez por eso mi sorpresa fue menos escandalosa que la de otras personas que sí lo son. Por ejemplo, la noche del martes vi, como casi siempre, el programa La Hojilla, donde Mario Silva tenía como invitadas a las abogadas Alejandra Díaz, Iris Valera y Olga Álvarez. Estas tres mujeres juntas son terriblemente "peligrosas". No usan papelitos para hablar, como lo hace la susodicha Fiscal, y tienen, cada una, cien gandolas de argumentos en contra de la presunta. No dejaron de decirle lo que les pasó por la mente. "Es una bruta, una pobre ignorante que no se sabe de dónde sacó ese título de abogada. No se sabe cómo aprobó las materias… Tal vez, la ayudaron, aunque no peor de lo que la están ayudando ahora…" dijo una de las tres. Otra al tomar la palabra sentenció que debería lavarse la boca con cloro antes de hablar de Hugo Chávez.

No es difícil intuir que estamos en presencia de la punta del iceberg cuyo epicentro está en el Ministerio Público. Con el correr de los días podría emerger desde el fondo una de las ollas podridas más grandes en la historia de Venezuela. Olla que pondría ha descubierto el gran negociado de Luisa Ortega Díaz, o de quien la manejan. Eso es lo que se infiere de lo que estamos viendo. Por cierto, esa olla se viene inflando desde la época del Comandante Supremo Hugo Chávez, cuando nació al amparo de una mafia enquistada en el poder, comandada por el capo mayor Luis Miquilena, sin que Chávez se diera cuenta creció y se desarrolló hasta nuestros días. Esa olla podría contener: tráfico de influencia, abuso de poder, narcotráfico, corrupción, chantaje y traición. Muchos de los banqueros y militares prófugos podrían tener su ficha en esa olla que, queriendo o no, alimentó la desacertada y presunta Fiscal Luisa Ortega Díaz. Falta poco para el destape final.

Agregado:

Menos mal que la Fiscal no se presentó en el TSJ, pues hubiera sido triturada por los argumentos contundentes del diputado Pedro Carreño, así como los del Defensor del Pueblo y el Contralor General de la República. Hubiera dado pena. La hubiesen tenido que recoger con cucharilla. Por cierto, lo sucedido en la AN hay que investigarlo a fondo. Hay cosas que no me cuadran, como las pocas personas que se cubrieron el rostro. Eso es típico de la derecha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2529 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248741.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO