Reflexiones ingenuas "Entre boñinga te veas"

A veces resulta harto difícil buscar algún vocablo con el cual calificar a alguien que de veras merezca ser "desnudado" en su esencia. Unas veces porque no se consigue la palabra que realmente describa la bajeza tanto intelectual como moral del que va a ser o los que van a ser aludidos. Otras veces porque uno se pregunta si realmente vale la pena ya que se corre el riesgo de descender a los bajos niveles del susodicho, o los susodichos según sea el caso, o de quien o quienes se sientan descritos.

El caso es que los bajos niveles en la argumentación, la pobreza del lenguaje, la falta de cordura y de ilación de las ideas, y sobre todo el odio oculto que destila en sus pobres panfletos -si es que su pueden calificar de panfletos- nos desdibuja un ser carente de inteligencia, de cordura, de razonamiento normal, una piltrafa que presume de ser "intelectual", "profesor universitario", ser poseedor de "elevados títulos académicos y sobre todo de "revolucionario".

De las virtudes de las cuales presume es necesario hacer un consideraciones a fin de develar su pobreza analítica y sobre todo su inconsistencia personal.

Considerarse intelectual, usando como lenguaje las categorías propias del discurso dominante es simplemente asumirse como un "intelectual reaccionario". Ya bien Gramsci diferenciaba al "intelectual revolucionario" del intelectual reaccionario", y para lo cual categorizó al "intelectual orgánico". Gramsci afirma que los intelectuales tienen el papel de reproductor de la conciencia dominante, siendo por lo tanto, reproductores de las relaciones de producción y por ende, agentes del capitalismo. Pero afirma también que el proletariado, la clase obrera, puede crear sus propios intelectuales, que sean capaz de romper con las relaciones de producción a nivel de la conciencia, y para lo cual deben "romper las ataduras con el pensamiento capitalista" a través del conocimiento de su historia, de la ruptura con el pensamiento hegemónico, y de asumir una actitud y una postura teórico-práctica que fortalezca la fuerza revolucionaria de la clase obrera.

Los profesores universitarios son en "esencia" intelectuales hegemónicos. Su función es reproducir las relaciones de producción capitalista a través de la formación de "trabajadores proletarizados". La universidades, al igual que las otras instituciones educativas del estado, tienen como función "reproducir la mano de obra para el capitalismo, de formar los "asalariados" que formarán el ejército industrial, tanto activo como de reserva, del capitalismo, incluyendo los "intelectuales" que emergen de las aulas de las universidades en todos sus niveles (pregrado, postgrado, doctorado y posdoctorado)

Ser revolucionarios es más difícil aun, más todavía, si partimos de una concepción burguesa de lo que es la revolución. La revolución implica una ruptura total con el orden establecido, que es precedida de una "demolición" de las categorías del pensamiento burgués y la construcción o asunción de una forma de pensamiento que rompa las ataduras con el orden establecido y las relaciones de producción dominante.

El ser revolucionario no se decreta, se construye y se ejecuta con la práctica, con el pensamiento, con la moral, con la ética y sobre todo, con una visión de totalidad y de autonegación a fin de lograr el salto de lo cuantitativo a lo cualitativo, de la tesis a la antítesis.

Los "idola" que subsisten en el pensamiento de algunos columnistas autollamados "críticos", con los cuales "validan" sus excretas, sus "bazofias intelectuales" constituyen justamente su negación como revolucionarios.

Autodenominarse revolucionario para exhibir un "comportamiento" bobalicón, con exacerbación a sus cualidades de "intelectual", de "profesor" constituye una negación de principio, en consecuencia una falacia. Justamente negando esas condiciones es que podemos asumir, en principio una actitud "revolucionaria".

Pero es imposible pedir "peras al olmo", y en consecuencia solamente podemos taparnos la nariz e intentar entender cuáles son las motivaciones que conllevan a estos "especímenes" a escribir, o mejor dicho garabatear sus complejos, odios, rencores, anomalías, debilidades, patologías, neurosis, incapacidades.

Al fin y en cuenta sólo producirán "boñinga", "excretas", ya que superar sus discapacidades, su analfabetismo político sería un milagro que no se dará ni que le prendan velas a San Antonio ni le recen rosarios a Santa Ana.

Hacia la victoria siempre. Venceremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 663 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a247177.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO