Estado, Gobierno y futuro

Aunque en un breve artículo como este solo podremos hacer algunas pocas reflexiones sobre la situación actual de nuestro país, quisiera compartirlas con los lectores. En vez de ir a los detalles del día a día, trataremos de entender algunos conceptos importantes que influyen en ese día a día. Creo que una vez claros para todos estos conceptos, podremos deslastrarnos de creencias que nos anclan y no nos permiten salir adelante y triunfar como sociedad.

¿Qué es el Estado?

El Estado Moderno nace en el siglo XV de las monarquías y "es una unidad de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de modo continuo, con medios de poder propios y claramente delimitado en lo personal y territorial." (1)

El Estado está por encima de todas las demás unidades de poder que existen en su territorio por el hecho de que el grupo de individuos que lo controlan, es decir, que ejercen el poder político (y conforman el Gobierno de ese Estado) pueden reclamar, con éxito normal, la aplicación, a ellos exclusivamente reservada, del poder físico coactivo, y también porque están en condiciones de ejecutar sus decisiones.(2)

Para Max Weber "Estado es aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio (el "territorio" es elemento distintivo), reclama (con éxito) para sí el monopolio de la violencia física legítima. Lo específico de nuestro tiempo es que a todas las demás asociaciones e individuos sólo se les concede el derecho a la violencia física en la medida en que el Estado lo permite. El Estado es la única fuente del "derecho" a la violencia." (3)
Para Marx, "el Estado no es el reino de la razón, sino de la fuerza; no es el reino del bien común, sino del interés parcial; no tiene como fin el bienestar de todos, sino de los que detentan el poder; no es la salida del estado de naturaleza, sino su continuación bajo otra forma. Antes al contrario, la salida del estado de naturaleza coincidirá con el fin del Estado. De aquí la tendencia a considerar todo Estado como una dictadura y a calificar como relevante sólo el problema de quién gobierna (burguesía o proletariado) y no sólo el cómo." (4)
Según Viollet "El Estado moderno no es otra cosa que el rey de los últimos siglos que prosigue triunfalmente en su incesante labor." (5)

¿Qué es el Gobierno?

Es el conjunto de individuos que controlan el Estado y tienen la capacidad de aplicar coerción sobre los demás; siendo aceptado o soportado por la generalidad de los habitantes de cierto territorio. La "aceptación" puede ser por tradición (reyes y otros), elecciones (en estados democráticos), imposición (por golpes de estado o conquista), etc. La educación que imparte el Gobierno (o que se imparte bajo su supervisión) ayuda a que la "aceptación" sea más "digerible". En algunos casos, es necesaria la fuerza para lograr la "aceptación" de algunos individuos. Si son demasiados, tantos que no es posible someter a la mayoría, el grupo en el Gobierno se ve obligado (de maneras variables) a dejar el puesto a otro grupo.

La "casta política" defiende al Estado y su soberanía aunque haya subgrupos de tal casta que no estén en el Gobierno; pues "A los hombres de partido, por más puras que sean sus intenciones, les repugna siempre limitar la soberanía. Ellos se consideran sus herederos y la cuidan, incluso cuando está en poder de sus enemigos, como a una propiedad futura." (6)

Para Marx, en el Manifiesto Comunista, "el Gobierno moderno no es sino un comité́ administrativo de los negocios de la clase burguesa."(7) Yo diría que es un comité administrativo de los negocios –o intereses– de aquellos individuos que lo controlan, independientemente si eran burgueses o no antes de acceder al poder.

Vemos que existen fuertes incentivos para formar parte del grupo que gobierna. Salvo, tal vez algunas excepciones, los individuos que luchan por acceder al Gobierno de un Estado lo hacen por intereses particulares. En pocos casos, por gloria o por el poder mismo y en otros, por intereses algo más concretos.

¿Qué es el Estado de Derecho?

El Estado de Derecho (ED) existe cuando la legalidad responde a normas preestablecidas y acordadas, que respeten los derechos esenciales de las personas. En el ED el poder del Presidente –y todos los demás órganos de poder– está sujeto a leyes y normas que lo controlan. Los órganos del poder deben actuar autónomamente y de manera independiente. Si las leyes reflejan los designios o "deseos" del Presidente o del Gobierno entonces podríamos hablar de un Estado de Legalidad, pero no de un Estado de Derecho.

Cuando casi todas las leyes son hechas por el Presidente y no por la Asamblea y cuando éste, además, puede reglamentar las leyes y tales reglamentaciones pueden ser "modificadores" de la propia ley; cuando los tribunales fallan siempre a favor de los designios del Presidente e "interpretan" todas las normas a conveniencia del grupo en el poder. Entonces no se está en un Estado de Derecho.

¿Qué hacer?

Así, estando claros de lo que es el Estado y el Gobierno podemos desmitificar su necesidad como controlador de TODO en la sociedad. No hace falta ser un agudo observador para percibir la cantidad de desatinos de los gobiernos, hasta en situaciones que cualquier ciudadano medianamente formado y consciente hubiese acertado con facilidad. Podemos entender que mientras le permitamos más prerrogativas al Estado y ejercer mayores controles, se las estamos dando a un grupo que detenta el poder –el Gobierno– y que tiene intereses particulares y no necesariamente comunes a todos los ciudadanos.

El Estado tiene la tendencia a crecer, controlar y ocupar cada vez más espacio en la vida de las personas. Crece como la ambición, a menos que haya entre los ciudadanos una conciencia clara de que debe ser limitado –muy limitado diría yo– en función de la libertad y el desarrollo de la sociedad. Ella, si es libre, sabe crear su institucionalidad y progresar como está demostrado con la creación del idioma o de la moneda. La sociedad no necesita líderes que le digan a los hombres lo que tienen que hacer. Los líderes conducen a las sociedades de acuerdo con sus propias y particulares ideas, concepciones e intereses. ¿Son los mismos que los de cada individuo del conglomerado social?¿Sabe más el líder que cada individuo de cuáles son sus apetencias, sus ilusiones, deseos y necesidades?

Mientras el Estado exista, la separación efectiva de poderes, su mutuo control, la descentralización hasta niveles muy cercanos a los ciudadanos junto a la conciencia clara de que el ser humano necesita la mayor libertad posible, respetando el derecho de los demás, es lo que podría mejorarnos.

Para cerrar estas reflexiones, creo que es muy importante que cada uno sepa qué es el Estado, qué es el Gobierno y qué es el Estado de Derecho y cuáles son los peligros del crecimiento de las potestades que aceptamos que tenga el Estado y la tendencia permanente de que los Gobiernos abandonen el Estado de Derecho creando leyes a su conveniencia.

En los momentos más difíciles cuando se tienen claros los principios y los valores de la libertad, el trabajo, el respeto por los demás y la responsabilidad, como los tenemos claros muchos de los venezolanos, podemos ser razonablemente optimistas para seguir luchando por el progreso individual que se transformará en progreso colectivo de manera natural. ______________________________
(1)Heller, Hermann. Supuestos históricos del Estado actual, FCE, p. 142.
(2) Ibíd.
(3) Weber, Max. La política como vocación, Alianza Editorial 2009, p. 83
(4)https ://es.wikipedia.org/wiki/ Estado
(5) Paul Viollet. Le Roi et ses ministres pendant les trois derniers sikles de la monarchie París 1912, p. VIII.
(6)Benjamin Constant. Cours de politique constitutionnelle. París: Laboulaye, 1872, vol. I, p. 10.
(7)https: //sociologia1unpsjb.files.wordpress.com/2008/03/marx-manifiesto-comunista.pdf, p. 29

cj6p@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1217 veces.



Carlos González


Visite el perfil de Carlos González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: