Con La Constituyente podemos derogar la Ley de Gravedad

Dos grandes pensadores de origen judío han conmovido profundamente los cimientos del pensamiento occidental contemporáneo, ellos son Karl Marx y Segismundo Freud, quienes desarrollaron sendas teorías del fetichismo para comprender la alienación de la que es víctima el ser humano. Marx plantea que en el capitalismo las Relaciones Sociales de Producción son soterradas y tergiversadas como relaciones entre cosas o mercancías en una suerte de reificación universal encargada de ocultar la esencia humana. Freud por su parte señala como una perversión, el hecho que la relación sexual entre individuos sea sustituida por la atracción erótica hacia un objeto inanimado como puede ser una simple prenda de vestir que sustituye el amor; en ambas teorías lo humano se desplaza o enajena a una simple cosificación reduccionista, con la cual el sistema consolida e internaliza en nuestro subconsciente un consumo exacerbado que nos separa egoístamente para reinar a sus anchas desde nuestro espíritu.

Por esa visión reveladora de los mecanismos de dominación que ejerce la estructura social sobre los individuos es por lo que Paul Ricoeur llamó a Marx, Nietzsche y Freud los maestros de la sospecha, recordemos que Frederick Nietzsche considera que "no existen fenómenos morales, lo que existe es la interpretación moral de los fenómenos", con la cual el autor de "Así Hablaba Zaratustra",nos llama a desconfiar de todo el estamento moral y sus pretendidas verdades eternas revestidas de legalidad. Los tres pensadores mencionados pueden ser ubicados dentro de un pensamiento que en primer lugar indaga sobre los fenómenos tal como aparecen falsamente ante nuestros ojos, para luego subvertir el orden establecido. De la misma manera se comportan todas las revoluciones verdaderas para producir cambios radicales en la cultura de la sociedad.

Marx en el prefacio de La Ideología Alemana escribió con aguda ironía:

"Érase una vez un hombre valiente que tuvo la idea de que los hombres se ahogaban en el agua sólo porque estaban poseídos por la idea de la gravedad. Si sacaran esta idea de sus cabezas, por ejemplo al afirmar que es una superstición, un concepto religioso, sería una prueba sublime contra cualquier peligro del agua. Durante toda su vida luchó contra la ilusión de la gravedad, cuyos resultados perjudiciales y estadísticas le traían nuevas y múltiples pruebas. Este hombre valiente era el tipo de filósofos nuevos y revolucionarios en Alemania". En esta última línea podríamos sustituir el nombre de Alemania por el sustantivo Venezuela ya que nuestros "revolucionarios" son una caterva de pendejos leguleyos legalistas que en lugar de plantearse una teoría para la acción del pueblo, se remiten a pequeñas triquiñuelas constitucionalistas. Pretender cambiar la fisonomía rentista y extractiva de nuestra economía y darle una orientación hacia un socialismo productivo y eficiente, no consiste en adicionarle a la constitución unos renglones declarativos de buenas intenciones, depende de un plan concertado entre las fuerzas productivas del país. Recuerden leguleyos el viejo adagio castizo que dice que la letra aguanta todo, ninguna Ley es inmutable, la Asamblea Constituyente de la revolución francesa de 1789 dio paso al Directorio y este al Terror, para ser sepultada definitivamente por Napoleón Bonaparte. Hoy cualquier Pinochet puede borrar de un plumazo (claro que acompañado por tanques y ametralladoras), la mejor constitución. Los invito a que deroguen y supriman el Rentismo de nuestra economía y también supriman la Ley de la Gravedad. Ja, ja, ja.

Corolario: La constitución de 1999 llamada por Chávez la mejor constitución del mundo, dice sabiamente en el artículo 89 al referirse a la materia laboral que "la realidad debe imponerse sobre las apariencias, lo cual confirma nuestro argumento. Disculpen el dislate pero tanto constitucionalismo se contagia.

El autor es: Economista y Profesor Universitario

joseburelli@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1739 veces.



José Burelli

Economista. Maestría en Relaciones Internacionales. Subdirector de Cultura UNESR. Profesor de la UNEFA, Universidad Pedagógica de Caracas.

 joseburelli@hotmail.com

Visite el perfil de José Burelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: