Ginebra, centro de intrigas contra la Internacional

El grupo de Bakunin, haciendo hincapié en los acuerdos de organización, llamados "administrativos", del Congreso de Basilea, acentuaba sus intrigas y maniobras en contra de la Internacional. Suiza era el campo de actividades de la "disuelta Alianza" y de la secta anarquista. Bakunin y James Guillaume tenían establecido en Ginebra su cuartel general.

A partir de febrero (1869) —dice Guillaume en su libro L’Internationale— se habían constituido en Locle, Chaux-de-Fonds, Val de Saint-Imier y en Ginebra, grupos secretos que reunían los hombres más seguros…

Después del Congreso de Basilea y del III de la Paz, los bakuninistas organizan en Ginebra varias reuniones fraccionales; en una de ellas, celebrada en el Temple-Ónique, un orador ya hablaba de la creación de una nueva Federación internacional. En esta reunión tomó parte Rafael Farga, dando cuenta de la situación y del desarrollo del movimiento en España. Santiñón participaba igualmente en estos trabajos. De Suiza habíase desplazado a Bélgica y Alemania. Regresó a Suiza y pronunció una conferencia analizando la situación de España y en la que llegaba a la siguiente conclusión:

En España, el partido republicano ha tomado las armas para impedir la elección de un rey. Esta insurrección ha fracasado porque los republicanos no han sabido ganar a los obreros. En efecto, su propósito era simplemente político…

Santiñón regresa a España por Lyon, acompañándole hasta aquella ciudad James Guillaume. Bakunin había dejado establecidas con Santiñón y Farga las claves secretas para que los grupos de España se comunicaran con la dirección central de Ginebra.

En Ginebra, los bakuninistas inician la batalla por apoderarse del Consejo Federal suizo de la Internacional, domiciliado en Ginebra, y del que formaban parte fieles internacionalistas.

La Sección de la Alianza de Ginebra, que había quedado convertida en una Sección autónoma de la Internacional, como consecuencia de la decisión del Consejo General, utilizando esa personalidad trataba de apoderarse del movimiento internacionalista suizo, que no había estado bajo el control político de la Alianza y que se había mantenido fiel a los principios de la Internacional.

El 4 de abril (1870) la Federación Latina Suiza había convocado au II Congreso anual en La Chaux-de-Fonds. La Sección de Ginebra de la "disuelta" (sic) Alianza, que no pertecía a la Federación Latina, exigía tomar parte en el Congreso por medio de dos delegados. La Federación se oponía, pero un grupo de delegados aliancistas que tomaban parte en el Congreso impusieron a éste, falseando su voluntad y por una mayoría ficticia, una resolución aceptando la participación en el Congreso de la Sección de Ginebra, aunque no pertecía a la Federación. Después de votada la resolución, los delegados nominalmente minoritarios no aceptaron los resultados de la maniobra y los aliancistas se separaron del Congreso. Desde ese momento deliberaron dos Congresos.

El Congreso de la Federación Latina adoptó resoluciones en general de acuerdo con las orientaciones de la Internacional y designó su nuevo Consejo Federal, que seguiría residiendo, como el anterior, en Ginebra. El Congreso Aliancista, después de aprobar el programa de la Alianza, nombró un Consejo Federal que se daba como residencia La Chaux-de-Fonds y pedía a la Internacional que le reconociera como el único y legal Consejo Federal de Suiza. Con esta posición de los aliancistas quedaba planteado un nuevo problema: la existencia de dos Consejos Federales, el de Ginebra, que era el tradicional, y el nuevo de La Chaux-de-Fonds. La lucha entre los dos Consejos quedaba declarada.

El 24 de junio (1870), el Consejo General de la Internacional contestaba al Consejo de la Chaux-de-Fonds en los siguientes términos:

El Consejo General al Comité Federal domiciliado en La Chaux-de-Fonds,

Considerando:

Que no obstante que una mayoría de delegados al Congreso de Chaux-de-Fonds tiene nombrado un nuevo Comité Federal latino y que esta mayoría no es más nominal:

Que la Comisión Federal latina de Ginebra ha cumplido siempre sus obligaciones para con el Consejo General y hacia la Asociación Internacional de los Trabajadores y de acuerdo con sus estatutos, el Consejo General no tiene derecho a eliminar su título.

El Consejo General, en su reunión del día 28 de junio de 1870, unánimemente ha resuelto que el Comité Federal romanda, domiciliado en Ginebra, conservará su título y que el Comité Federal establecido en La Chaux-de-Fonds adoptará aquel título local que estime mejor. En nombre y por orden del Consejo General de la Asociación Internacional de los Trabajadores.

H. Jung,

Secretario para Suiza.

Los aliancistas no aceptaron la resolución de la Internacional, su posición ecléctica, e inmediatamente iniciaron una campaña en contra del Consejo dirigiendo circulares a las secciones de la Internacional. Los anarquistas acumulaban falsos argumentos para atacar a la Internacional. A la discrepancia sobre sus resoluciones políticas, en nombre de su apoliticismo, unían la disconformidad con los acuerdos del Congreso de Basilea ampliando los poderes del Consejo y, finalmente, la decisión del Consejo no reconociendo como Consejo Federal el designado en su Congreso de Chaux-de-Fonds, con domicilio en aquella misma ciudad. Sus maniobras encontraron el apoyo de los grupos anarquistas de España. Bélgica e Italia, que ejercían una influencia decisiva en las secciones de la Internacional. Los anarquistas españoles suscribieron desde el primer momento las maniobras de Ginebra de las que eran principales animadores Bakunin y James Guillaume.

La actitud de indisciplina del Consejo de Chaux-de-Fonds obligó al Consejo General de la Internacional a romper toda clase de relaciones con él.

¡Chávez y Fidel Viven, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 599 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a246610.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO