Mi palabra

¿Qué quiere la oposición?

La violencia engendra violencia,

como se sabe;

pero también engendra ganancias

para la industria de la violencia,

que la vende como espectáculo y

la convierte en objeto de consumo


Eduardo Galeano

 


¿QUÉ QUIERE LA OPOSICIÓN?



La pregunta la hizo, una señora en una venta de comida, donde se encontraban siete personas, esperando le sirvieran el menú del mediodía. Todos voltearon la mirada para verle la cara a la mujer, el cual siguió acomodando unos manteles, mientras atendía a los clientes. Uno de ellos expreso con la voz muy firme: ¡Que le entreguen el coroto, eso, es lo que quieren, desde que comenzó Chávez! Para después intervenir un señor, de cierta edad, con la voz entrecortada: ¡Y, es a lo arrecho! Los demás callaron, mostrándose indiferentes a todo lo expresado en el pequeño local.

Esa expresión de una mujer humilde, en contacto directo y permanente con un número importante de personas, más la opinión de dos comensales, nos permite ahondar en la verdadera posición de la oposición. Han llegado a un momento de locura, nada fácil de entender por sus peticiones tan contradictorias; piden en muchos casos agarraditos de las manos ¡libertad! ¡libertad! cuando han tomado el camino de la violencia, hasta intentar quemar un hospital infantil, para mantener a la población en una verdadera zozobra.

Nada los convence, ni siquiera el triunfo por la vía electoral –6 de diciembre del 2015– cuando ganaron por mayoría la asamblea nacional. A partir de ese momento, se creyeron todo poderosos, dando rienda suelta a sus malas intenciones, para radicalizarlas en los últimos días, al tratar de paralizar al país, con la violencia callejera, agarrando de guarida la parte de la gran Caracas, exactamente en el estado Miranda, teniendo como el principal responsable al gobernador guarimbero, y terrorista: HENRIQUE CAPRILES RADONSKI, nada nuevo en este funesto personaje.

A pesar de todas estas acciones –verdaderos actos terroristas– la oposición se viene desinflando. La población empieza a rechazar el vandalismo,

pidiendo paz; por la otra parte, el gobierno ha venido acertando al tomar decisiones oportunas. Al retirarse de la OEA, organismo, utilizado por el títere de Luis Almagro, para chantajear a nuestro país, es cortarle las alas a un zamuro; por esa razón, este triste personaje, ha venido desapareciendo de la opinión pública, aumentando la desesperación en la oposición; además, empiezan a ver nuevamente la marea roja, desbordada en todas partes –principalmente en la Gran Caracas–respaldando al Presidente Nicolás Maduro, y al Proceso Venezolano.

Por eso la desesperación, saben que no es fácil conseguir su objetivo: ponerla las manos al país, para entregárselo al imperialismo, y convertir a Venezuela en su casa de campo. Esto, no es invento, ni nada que se parezca, por algo los más "destacados" de sus dirigentes, tienen a sus hijos viviendo en los Estados Unidos, en mansiones con dinero robado de las arcas de la nación. Eso, es lo que quiere la oposición. Nuestro deber, como verdaderos revolucionarios y patriotas, es evitar la caída de la patria de Bolívar en las garras de estos farsantes. Tenemos que recordar la proclama de José Félix Rivas: "No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 756 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a245238.htmlCd0NV CAC = Y co = US