Frente a la oposición: No detener el trabajo y menos en la agricultura

Para unos cuantos, la oportunidad de no movilizarse a su trabajo brindada por el plantón o plastón como también se le llamó, fue utilizada para alargar el tiempo de levantarse y de hacer algunos oficios atrasados en casa, inclusive resultó en una oportunidad de realizar algunos trabajitos a destajo, o como dicen también, matar un tigrito. Esta acción opositora y todas las demás que generan dificultad de movilización, unida a la apatía para presentarse en el trabajo, el miedo de algunos comerciantes como recuerdo imborrable de los saqueos de otras incursiones de la derecha, el temor de los padres a posibles agresiones a las escuelas por parte de militantes del fascismo que no tuvo escrúpulos para atacar un hospital donde 58 neonatos estuvieron asediados a piedra, plomo y humo provocado por los facinerosos, sumado a los llamados a la calma y la paz realizados por el Presidente Maduro, impiden cuantificar la participación de la población en estos anticipos a un paro general patronal semejante al realizado contra el Comandante Eterno, que se gesta en la oscuridad de la conspiración nacional e internacional. Lo que si se ha estimado preliminarmente es que las pérdidas causadas por daños a la infraestructura del país asciende a unos 100 mil millones de bolívares, no se incorpora en esta cifra los daños causados a la producción industrial nacional, ni los efectos sobre el sector comercial y turístico.

Pero, lo que si estamos seguros es que la gente que aguarda por las lluvias de mayo-junio 2017, para las siembras de secano, sigue atenta a sus planes productivos. No se trata solo de la producción para consumo, también comprende que la planificación de la producción de semillas se realice con toda normalidad y se ajusten los cronogramas para cumplir oportunamente con la entrega de créditos, insumos y la supervisión de campos, etc. Todo esto se dará sin contratiempos. Las expectativas de producción de semilla de arroz y de maíz de este ciclo de secano son maravillosas; se podrá disponer sin limitaciones en el 2018 de semilla de variedades de maíz amarillo y blanco, y habrá un excedente de seguridad para satisfacer la demanda de siembra de arroz 2017-2018 para lograr la meta excedentaria de 325 mil hectáreas. Si no desmayamos, si no caemos en la trampa de la derecha, nuestros agricultores podrán arrimar la cosecha de maíz para satisfacer la demanda agroindustrial de ambos rubros, y la demanda artesanal de maíz que regresó para quedarse y ser un medio de vida de muchas familias venezolanas, hoy día.

No bajar la guardia, no caer en la trampa, no inmovilizarse por las acciones foquistas de la derecha, trabajar duro que lejos de ser una consigna, debe ser la respuesta necesaria de la agricultura: es un deber. En conversaciones con productores y conocedores del movimiento arrocero del estado Guárico, se constató que la gente está motivada, y más lo estará si en esta coyuntura se aclaran los precios de arroz paddy y del arroz semilla. Mi opinión sensata sobre las percepciones de los agricultores es que están sobre estimulados para rebasar las metas productivas del secano 2016. ¡Que así sea!

Nuevamente vencerá el trabajo al oprobio del terrorismo y de lo que asoma la cabeza: Un paro patronal como el realizado contra Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 907 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: