¿Estado mayor de la clase obrera?

La crisis política venezolana se profundiza: en medio de la indefección, además de no funcionar las organizaciones del Poder Popular, poniendo a la CRBV en desuso; ahora parece que el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, se percata que la clase obrera, no funciona como sujeto histórico, desde la lucha sindical clasista, y del protagonismo político para la toma del poder que decida echar a la burguesía, del control de la superestructura estatal, y con ella, su dictadura de clase; ante esa supuesta minusvalía del proletariado, "el administrador de los negocios de la burguesía", decide autonombrarse, como el jefe supremo del Estado Mayor de la Clase Obrera. (Marx, 1972)

Maduro es, legítimamente el jefe del Estado burgués venezolano, su administrador; pero además ahora es el jefe de la clase obrera, o sea, es el máximo representante del patrono más importante del campo laboral venezolano, y al mismo tiempo es el jefe de la clase obrera esclavizada por el capitalismo que él gerencia. La crisis hace metástasis.

La clase obrera, ya no puede luchar para la toma del poder político sin pedirle permiso a su Estado Mayor, tutelado por el administrador del Estado burgués, que además, propició una mesa de dialogo donde el gobierno que él preside pactó con los representantes del imperialismo encabezados por el enviado del papa de Roma, la encubierta liberación de precios, y hasta el sol de hoy ninguna de las partes habla del acuerdo, mediante el cual el capital especulativo se ha robado la seguridad social de todos los venezolanos que dependemos de un salario de unas prestaciones sociales, y de una jubilación, que ya no nos alcanza para una vida digna; de golpe y porrazo la inflación que ha desatado la liberación de precios nos ha metido en la pobreza, y seguimos permanentemente amenazados por la miseria.

Repudiamos las acciones vandálicas de la oposición antipatriótica, antivenezolana, y proimperialista; no creemos que sus acciones terroristas, que ya han arrojado un saldo horroroso de 26 muertos, y centenares de lesionados, sean parte de un plan para darle un Golpe de Estado, al jefe del Estado Burgués, y al Jefe del Estado mayor de la Clase Obrera; definitivamente no, esas acciones genocidas tienen como propósito ocultar el descomunal robo a la clase obrera, con la liberación de precios, y por otra parte desmovilizar al pueblo trabajador para responder ante el daño irreparable que significan más 100 años de pobreza que han comenzado a caerle encima al proletariado venezolano, que ahora es más dependiente de la economía de puerto, y irremediablemente más hundido en el subdesarrollo capitalista.

El jefe del Estado burgués, Jefe del Estado mayor de la Clase Obrera, jefe del congreso de la Patria, y jefe del capítulo de la Clase Obrera, ha ordenado que la Clase obrera toda debe sacarse el Carnet de la Patria para acceder a una vivienda, a un carro, a una nevera, a un aire, a una cocina a una lavadora, a un ventilador, pero antes que todo lo anterior, para acceder a la compra de los alimentos, que no puede comprar con su sueldo devaluado, y sin los cuales no podrá seguir viviendo. Aun así le respondo al jefe de tantos Estados en Venezuela, que como miembro de la clase obrera, con identidad y desarrollo de la conciencia de clase, no me voy a sacar el Carnet de la Patria; que en todo caso, para eso, y todo lo demás en el ejercicio de mis derechos y deberes sociales e históricos, tengo la cédula de identidad, el más alto documento político de la sociedad venezolana, profundamente dividida en clases antagónicas, debatiéndose en una ceguera, y en una inconsciencia pasmosa frente a su empobrecimiento, y su infortunio, al haberse dejado quitar su calidad de vida, gran logro de Chávez, y que ahora continúa lamentándose en su inacción política, y en la calle de la amargura.

En medio de la crisis política, es urgente, que como Estado, dirigido por la fuerzas patriotas, y con pretensiones de autodeterminación e independencia, nos retiremos de la OEA ¿Significaría eso el principio de un deslinde con la tolerancia a los intereses del Imperialismo, presentes en la realidad económica venezolana, independientemente del discurso antiimperialista?

En medio de la crisis política, tenemos la obligación, y la necesidad de unirnos como pueblo trabajador en contra de las fuerzas imperialistas y sus lacayos que pretenden acabar con la independencia de Venezuela; para asegurar la paz, y continuar avanzando hacia la liberación nacional, y el socialismo; dirigido por la clase obrera, de manera autónoma, identificada y desarrollada en su conciencia de clase.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1207 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a244845.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO