El Progresismo agotando a la Izquierda

En Chile y Venezuela, la izquierda debería verse radiante, clasista y vigorosa. Chile porque supo de una dura lucha con la victoria de Allende. Vivió intensamente ese proceso. La izquierda de Chile sintió el "chillar [de sus huesos] y su economía".

Vino luego el largo sufrimiento de la dictadura de Pinochet con todo el costo y sacrificio humano que ello significo. No hay excusa ni razón para que el Partido Socialista de Chile (PSCH) ande desentendido.

La izquierda chilena que sobrevivió a la dictadura de Augusto Pinochet, salió de ese evento muy domesticada. A decir verdad, no salió de ese trauma. El PSCH se quedó muy adentro (¿con miedo?) y hoy en términos generales, esa izquierda o el Partido Socialista chileno no marca ninguna diferencia con la derecha. Desde afuera no se sabe dónde están las fronteras entre la derecha y la izquierda chilena.

La izquierda en Venezuela también debería estar en la cúspide atizando sus llamas. Ya se tenía el libreto de Chile y en guerra avisada no se mata una lucha o no se desconfigura una lucha para ir cayendo poca a poca en el lado que se enfrenta.

Al PSCH, Venezuela le suena una realidad, muy remota. La ve con cierta indiferencia y aquí usan los mismos medicamentos que le aplicaron al pueblo de chileno con Allende. Michelle Bachelet es muy ajena a lo que vive América Latina y muy concretamente Venezuela. Apuesta con todo a la derecha. No se observa distancia entre Piñeira y Michelle Bachelet.

Refiriéndose al Partido Socialista Chileno, Leopoldo Lavín Mújica nos coloca esta nota, que permite observar, cómo es hoy esa "izquierda" en Chile. Dice Levín Mujica:

"Nadie pedirá un congreso de orientación ideológica para salir del consenso neoliberal y girar a izquierda. Ni tampoco militante alguno se referirá a Salvador Allende, porque hace tiempo que les incomoda. Menos aún los miembros del Comité Central apelarán a un supuesto partido de las bases, inmerso en los conflictos sociales, porque la misma ideología del consenso y del orden se los impide" (.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=225220) (Subrayado es mío)

El derrocamiento del gobierno de Allende se encontró con una izquierda movilizada en América Latina. El arte (Música, poesía y la literatura) se solidarizaron con Allende y cuestionaron ese zarpazo. Todos de alguna manera, fuimos Víctor Jara con muchas manos.

El progresismo[i] fue lo me emergió o se ha asumido como herramienta política en esta ola de cambio que vive América Latina. Hay voces protestonas en algunos mandatarios. No más de eso. El progresismo se adapta rápidamente a los golpes y ofensiva de la derecha que cada vez se ve más dura y organizada. El llamado bloque histórico vive un proceso de domesticación y sin pueblo. Los "personalismos" con el progresismo como estandarte, fueron arrinconando a la izquierda.

La Izquierda en América Latina "entendió" que el punto era realizar una mejor distribución de la riqueza. Las "Bolsas alimentarias" o los bonos de alimentación y la pensión para los pobres resolvían el asunto. La seguridad social se redujo a una pensión. Todas estas políticas compensatorias para mantener a los pobres vivos dentro de su pobreza espiritual y cultural, Se convirtieron el abc de la política revolucionaria.

En Venezuela, la izquierda mostró después de 1998 que efectivamente había sido liquidada en las décadas precedentes. Después de la victoria de Chávez, algunas figuras de la guerrilla se limitaron a usar y administrar su "gloria" pasada y vivir de las oportunidades que se les ofrecían desde el gobierno y desde la oposición. Los guerrilleros de ayer nos los muestran como legendarios, independientemente de cómo y qué piensa. Es suficiente haber sido guerrillero para cobrar sus derechos.

El MIR se fue enterrando solito. La Liga Socialista se olvidó de su famosa consigna, que nos advertí, que "el socialismo se conquista peleando" y Bandera Rojas, que fue uno de los últimos movimientos con una visión aparentemente distinta de la política, terminó casi toda entregada a la MUD y hoy con toda seguridad, es la que debe hacerle el juego sucio a la derecha. No peleamos, apenas nos defendemos, con un "programa mínimo" como lo concibe Javier Bieardeau. "Programa mínimo" asistencialista

Pablo Medina que ayer nos "explicaba" el asunto de la deuda externa y su sintonía con una nueva forma decolonización, hoy es un poco menos que una miseria humana. No porque esté en la derecha, que su derecho tiene, sino por su empeño en serle muy leal y servil a esa derecha. Tal vez de ella viva o tiene su chamba segura.

Esta Izquierda, que luego devino en esta cosa que llamamos progresismo se dispuso a vivir de su "inversión" pasada y consume lentamente. Hay que leer con calma y sin asombros, las conclusiones que emitió un encuentro de intelectuales reunidos recientemente en Caracas para entender la descapitalización de la izquierda en América Latina.

A decir verdad, no es trágico este proceso. Traumático lo es, pero sin lugar a dudas, que vienen sintiéndose un despertar desde mucho antes de la moda del progresismo en América. Chapias es una cálida esperanza, los "Sin Tierras en Brasil también se suman a esa Esperanza. En Venezuela también está pariendo una lucha. Algo está naciendo, porque lo que existe es como un contrato con un programa mínimo y de resguardo a lo que existe.


[i]https://www.aporrea.org/actualidad/a243637.html . Sobre el progresismo, Javier Bieardeau nos ofreció una buena descripción. Dice Javier Bieardeau, "El progresismo-reformista considera que hay que detenerse en el "programa mínimo" y dejar a un lado el "programa máximo"[1], y desde allí resistir los embates económicos, políticos y mediáticos del adversario. (…) tal actitud de resistencia obedece a un principio de "conservación de fuerzas". Sin embargo, el concepto estratégico fundamental de la política nacional-popular-revolucionaria es el de la "acumulación y transformación cualitativa de fuerzas", a decir de Alfredo Maneiro[3]: Eficacia política + calidad revolucionaria" Veo particularmente al progresismo como una herramienta naturalmente reformista, que busca restaurar una supuesta cara buena del capitalismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 597 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a244316.htmlCd0NV CAC = Y co = US