Análisis Abierto

Cuando nos invadan los marines de EEUU

Se ve con preocupación el odio y la enajenación mental inoculada a jóvenes y adultos dentro de un grupo minoritario de la Oposición venezolana; expresiones que van desde los más insolentes improperios (valga la redundancia) hasta la disociación incoherente, intransigente e irresponsable en las peticiones y exigencias de los manifestantes. Cosas absurdas se puede escuchar en las voces impúdicas de los facinerosos irracionales contra cualquier miembro de la gloriosa Fuerzas Armadas Nacional Bolivariana, Policía Nacional Bolivariana o de algún funcionario público; incluso, contra una persona que sea simpatizante al Chavismo. Una cosa es adversar un proyecto político; y otra, es alentar una guerra civil y solicitar la intervención de fuerzas extranjera contra la Nación; porque si no se está de acuerdo con un sistema político, simplemente la dirigencia opositora debe derrotarlo a través de las elecciones en su respetivo y oportuno momento; ya que al optar por las vías de la violencia, entonces estaríamos frente a grupos terroristas que buscan rutas inconstitucionales mientras le esconden sus verdaderos colmillos infames a la comunidad internacional.

Los grupos de choque de la Oposición han asumido una configuración totalmente terrorista; apartándose absolutamente del concepto de "manifestación pacífica" contemplada en el artículo 68 de la Constitución; es profundamente imposible confundir la Paz con la Guerra; así como el Sosiego con la Violencia; pretender confundirlos es simplemente no ubicarse en el tiempo y el espacio de la sensatez para procurar dar distinción a la demencia; al menos que se sea parte de un plan para entregar la Patria. Escuchar a alguien con recóndito desvarío expresar que ansía o espera con impaciencia la intervención extrajera para poder salir del gobierno revolucionario, meramente su capacidad de raciocinio se separó de su conciencia para alojar la aberración absoluta de la esquizofrenia. Sin embargo, haremos un pequeño ensayo sobre estas exigencias irracionales de llegarse a materializar:

Cuando nos invadan los marines de EEUU; ya no habrá soberanía para auto determinar nuestras decisiones y nuestro destinos como Venezuela libre e independiente; porque se instauraría un gobierno débil, bajo los designios del Imperio y su staff de consorcios poderosos internacionales para cambiarlo cada vez que el establishment lo convenga.

Cuando nos invadan los marines de EEUU, ya no habrá libre expresión, porque cualquier pensamiento que se quiera difundir o expresar contra el gobierno débil dependiente del imperio; simplemente será arrojado desde un helicóptero o ahogado en alguna rivera del río o bahía como lo sabían hacer los adecos y copeyanos.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; sus primeros tomahawk caerán sobre escuelas, hospitales, iglesias y urbanizaciones matando a niños, niñas, adolescentes, hombres, mujeres y ancianos sin preguntarle de qué partido eres. Ya lo hemos visto en Irak, Afganistán, Libia, Palestina, Siria, etc.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; sus primero soldados extranjeros entrarán a nuestros museos y se robarán los tesoros valiosos de nuestra cultura e historia, para luego exhibirlos en sus respetivas casas de sus naciones originarias; así como lo hicieron en los países invadidos.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; los soldados extranjeros no tendrán prohibiciones para entrar en cualquier hogar venezolano para violar o asesinar a las mujeres sin importarles sus ideologías políticas. A Venezuela en el exterior la reconocen como el poseedor de las mujeres más bellas del planeta; es de imaginarse el deseo lujurioso que aflorará en cada Soldado extranjero a medida que va apeteciendo llegar pronto a Venezuela.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; ya no habrá cuestionamiento sobre la política a imponer por el gobierno débil dependiente del Imperio; hacerlo, pasaría ser un preso político inmediatamente y sin garantía del debido proceso o excluirlo de los medios. Si no pregúntenle a varios opositores de rango medio y bajo que no tuvieron de acuerdo con el decreto de Carmona y fueron execrados mientras duró el golpe de Estado.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; tendrás la oportunidad de ver los anaqueles llenos de alimentos, medicinas, repuesto, etc.; pero no tendrás la capacidad de comprarlos porque tu sueldo lo congelarían perdiendo el poder adquisitivo para poder mantener el sistema neoliberal.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; los programas sociales del gobierno (vivienda, clap, barrio adentro, barrio nuevo barrio tricolor, pensiones, educación, cardiológico, vehículos, créditos productivos, etc.) se eliminarían; debido a que serían imposible mantenerlos; porque ellos los perciben como un gasto social y no una inversión social; es la lógica del capitalismo.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; los soldados extranjeros asesinarán a cualquier chavista que defienda la Patria; y lo más probable es, que ese chavista sea familia o amigo de cualquier opositor. Asimismo, el Soldado extranjero no dudará en matar a un opositor que intente impedir una injusticia cometida por el castrense foráneo.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; las balas y proyectiles de los soldados extranjeros también asesinarán a los opositores traspasando sus hogares; porque es difícil identificar en plena acción bélica en cuál casa vive un opositor.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; el dolor se hará presente viéndose en el rostro de las familias sobrevivientes de las víctimas asesinadas por bombas y proyectiles. Sino, vean desde internet a los países invadidos cuando miles de familias recogen a sus muertos después de haberles caído una bomba.

Cuando nos invadan los marines de EEUU; veremos la desesperación y el arrepentimiento en cada ciudadano opositor que deseó de manera irresponsable la intervención extranjera; pero luego del desastre, no valdrá Santa Lucia.

Para aquellas personas opositoras que aún apetecen de manera demencial la intervención extranjera; les recomiendo que se tomen un tecito de moringa o de su infusión preferida; y haciendo un pequeño ejercicio de una posibilidad de invasión extranjera, seguramente caerán en conciencia y se darán cuenta que tales deseos en un instrumento para su propia destrucción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1890 veces.



Carlos Gutiérrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: