Confusión y desencanto de Víctor Álvarez con el socialismo (II)

Ya sabemos que no puede ser un humanista el señor Álvarez, primero porque faltó a las normas más elementales al agradecimiento, a la solidaridad, a la generosidad con el pueblo cubano, para con quienes como dice, le "aportaron valores del espíritu y fortaleza de carácter para asumir con claridad mi misión en esta vida…" para con quienes le "….invitaron a sus casas a conocer sus familias y prácticamente se quitaban el bocado de la boca para agasajar al compañero visitante", siendo así, no se puede hacer gala de humanista, menos de izquierda, por el contrario sostiene un discurso de derecha, como eso que defiende el señor presidente del Perú, Kuzinski, el cual ni se atreve "a morder la mano del amo que le da de comer", así el señor Álvarez, en su derecho al pensamiento crítico, "muerde a quien le dio de comer", todo por no comprender el problema de la práctica social del socialismo, la dialéctica de la práctica, la construcción heroica de "un siglo de ensayo y error" buscando la sociedad ideal, cómo se ve que sobrestima los errores del socialismo y desestima los errores del capitalismo el señor Álvarez, que ni en cinco siglos ha sido suficientes para resolver con toda su riqueza, el problema de la democracia, la igualdad social y la libertad humana, el problema social del hombre en libertad.

Declara el señor Álvarez, "…..ninguna de las revoluciones socialistas -ni la soviética, ni la china, ni la cubana, ni la coreana, ni la vietnamita, ni la nicaragüense, ni la bolivariana- cumplieron su promesa de liberar a los pueblos de la explotación económica, la opresión política y la discriminación por razones ideológicas, religiosas, raciales, de género u orientación sexual. El tipo de socialismo que se ensayó a lo largo de esos cien años no funcionó ni funcionará debido a razones económicas, políticas, sociales y de otra índole". Cómo se ve, brilla el pensamiento crítico del señor Álvarez, no le reconoce a la revolución socialista el haber acabado con "la opresión política y la discriminación por razones ideológicas, religiosas, raciales, de género u orientación sexual", al parecer ni estima el siglo de paz que estamos viviendo, aquel bien surgido después con la derrota del fascismo, la oportunidad de los pueblos de elegir su sistema político, el cuanto al tema económico mucho se ha hecho en beneficio social de los trabajadores, sin embargo falta su total liberación.

Pero lo que interesa al señor Álvarez no es la paz, sino "liberar a los pueblos de la explotación económica, la opresión política y la discriminación por razones ideológicas, religiosas, raciales, de género u orientación sexual…", asunto que las democracias representativas y también protagónicas han resuelto al menos en el jurídico, excepto, "el problema de la explotación del hombre por el hombre y la opresión política", mientras que en el capitalismo la explotación prosigue su curso, en el socialismo, la distribución de la riqueza hace posible minimizar la desigualdad social, el problema de la libertad humana, la utopía del señor Álvarez es muy exigente, cumplir lo imposible en tan poco tiempo, proponer un proyecto de sociedad de largo plazo en el corto plazo, imagínese acabar con la opresión del Estado en el socialismo, desarmar al socialismo del Estado, algo así como lo que propone el neoliberalismo, acabar con el Estado nación para ser engullido por el imperialismo.

Otra de las razones de Álvarez es su crítica el cual señala que "El tipo de socialismo que se ensayó a lo largo de esos cien años no funcionó ni funcionará debido a razones económicas, políticas, sociales y de otra índole", da por descontado al socialismo del futuro, dice que ni funcionará , seguro en consiguiente, su planteamiento de "liberar el poder creador del pueblo, liberar los emprendimientos individuales y sociales", niega el socialismo, "En lo económico, las revoluciones socialistas conocidas, tras su promesa de erradicar la explotación del hombre por el hombre, expropian los medios de producción que pasan al Estado como supuesto representante de los intereses generales de la sociedad. Pero como la asociación de productores independientes que planteaba Marx los hace libres y autónomos, entonces la nomenklatura política y burocrática, para aferrarse al poder, impuso su control y dominación sobre la sociedad al criminalizar el emprendimiento y la iniciativa privada y tipificarla como una amenaza de restauración del viejo orden capitalista".

No cabe duda que los medios de producción estratégico de una nación no puede ser asunto de "la asociación de productores independientes, libres y autónomos", entonces, la nomenclatura como dice debe controlar dichos medios no para "aferrarse al poder, el control y dominación sobre la sociedad", sino para dirigir y administrar un bien social, publico controlado por la sociedad, para que estos medios pueda, brindar al resto de la sociedad los medios de producción que permitan "el emprendimiento social" así como la libre iniciativa al servicio de la sociedad, para la producción social regulada y controlada por la sociedad y el Estado. Esta es la práctica del socialismo verdadero, del socialismo científico, de la que nos desviamos por razones de guerra, por incomprensión histórica, por el diversionismo ideológico. La expropiación de los expropiadores es una máxima del Marx, solo la expropiación de los grandes medios de producción por la sociedad y el Estado brindará al socialismo su brillo, el de la justicia social y lo hará funcionar en interés de todos y todas.

Sigo; Álvarez afirma: "Paradójicamente, esas élites gobernantes operan como una casta explotadora que maneja las empresas públicas como si fueran de su propiedad y logran apoderarse de buena parte del plusvalor social a través de los privilegios que se otorgan, y de la corrupción y saqueo de los recursos públicos. Incluso, en países donde los socialistas han tomado el poder por la vía electoral, se intenta controlar los niveles de ganancias a partir de rígidos controles que dejan congelados los precios por debajo de los costos, generando crecientes pérdidas que desestimulan la producción y causan una creciente escasez de los bienes más esenciales para la sobrevivencia humana".

Para que funcione el socialismo, el plusvalor social ha de ser redistribuido, de acuerdo a la ley primera, "a cada quien según su capacidad y según su trabajo", no se puede omitir esta ley sopena de desvirtuar el socialismo, está demostrado con las amargas lecciones de la Unión Soviética que el socialismo no es estatista, que existe el mercado, y que entre este y el estado regulan los procesos económicos, todas las esferas de la economía, para que funcione, entonces la regulación es una palanca fundamental, los controles, eso no significa una economía estática, "una economía congelada", donde se ralentiza los procesos de la productividad y el salario, pero tampoco los precios, una economía dinámica, ajustados los costos y los precios, sin generar pérdida a la sociedad así como escasez de bienes, solo el socialismo mostrará su verdadero rostro al capitalismo cuando demuestre su superioridad organizativa, productiva y del trabajo, por ahora hay mucho que hacer, desterrar los vicios del capitalismo, la vieja educación y sus valores, "la corrupción y el saqueo de los recursos públicos", su dilapidación. El socialismo debe mostrar la disciplina del trabajo, la ética de las nuevas relaciones sociales de producción. No confundamos capitalismo y socialismo.

En su crítica "al socialismo real" como chavista, Álvarez, refiere que hasta ahora, el socialismo disfuncional como lo llama ni que tampoco "funcionará" como una especie de sentencia fatídica, indica que "En lugar de controlar las ganancias a través de la promoción de inversiones y de la competencia entre miles de empresas que ofrezcan una abundante oferta de productos con menor precio y mayor calidad, el socialismo dogmático inhibe el espíritu emprendedor y aleja la inversión, provocando la crónica escasez que ha signado a los ensayos socialistas". ¿Ni en China las inversiones "capitalistas" en las zonas especiales, hacen lo que la libertad económica le dictamina al capitalismo, no se trata de promocionar inversiones "sin controlar las ganancias", los impuestos al capital, al lucro, los derechos ambientales, sin imponen, no se puede construir una sociedad desigual, donde las empresas impongan su mandato por encima de la sociedad, las empresas son tan solo organizaciones económicas que deben producir al servicio de la sociedad, ellas no pueden estar de espalda a su responsabilidad social, por encima del Estado.

La regulación del socialismo es necesaria, pero lo es también las empresas, ellas generan plusvalor, ganancias, parte de ellas hay que reinvertirlas, reproducir el mecanismo económico, y la competencia no puede ser ciega, ni el mercado es ciego, la oferta y la demanda son un hecho en el socialismo, un indicador económico, un medidor de la producción y el consumo social, hay que dominar las fuerzas del mercado, la producción social, crear una sociedad racional, de equilibrio con la naturaleza, el mercado hay que regularlo, esto no quiere decir, inhibir el emprendimiento social, sino incorporarlo a la planificación social, desde abajo arriba y desde arriba hacia abajo, atraer inversiones donde requiera el país, no donde los capitales piensen, planificar el desarrollo social, las proporciones del desarrollo económico social, la homogenización social mediante la redistribución de la renta nacional, la plusvalía social.

Como vemos el socialismo en lo social, en particular en la sociedad venezolana donde enfila su crítica, según el cristal de Álvarez, "la escasez de alimentos, medicinas, productos de higiene personal, artefactos electrodomésticos, repuestos automotrices, etc., como consecuencia inevitable de un modelo estatista basado en ruinosas expropiaciones y en la hostilidad a la empresa privada, es caldo de cultivo para que se multipliquen las perversas prácticas del acaparamiento, especulación e inflación que aniquilan la capacidad adquisitiva de los hogares y causan el empobrecimiento generalizado de una población que no logra satisfacer sus necesidades básicas y esenciales". Al respecto podemos decir que la escasez de alimentos, medicinas productos de higiene personal y otros bienes son consecuencias del quiebre de un modelo rentista petrolero apoyado por el Estado primero dictatorial, seguido de democrático-populista-desarrollista para culminar en un Estado neoliberal, privatizador, los empresarios se sirvieron de la renta por décadas en Venezuela, no crearon un aparato productivo solido de allí sensible al mercado petrolero, a los altibajos de las divisas petroleras.

¿Y porque se reproduce el mismo fenómeno en el socialismo, el neo rentista socialista?, la revolución bolivariana ha tenido un talón de Aquiles, la economía, y no es porque no haya auspiciado procesos sociales de producción, sino que el pueblo no ha terminado de digerir la conciencia socialista del trabajo social, miles de millones se ha invertido en procesos de producción asociados, colectivos, ya sea en cooperativas, fundos zamuranos, entre otros núcleos de desarrollo endógenos y que ha pasado, ha faltado la conciencia del deber social, del deber socialista, en esto la revolución bolivariana no ha sabido construir la base económica del socialismo pese a que apostado a recuperar socialmente la población, a pagar la deuda social con el pueblo, la in mensa brecha social dejada por los años de capitalismo en Venezuela. También se debe a la tensiones económicas, entre el Estado y "la empresa privada", la pretensión de esta de continuar el modelo succionador de rentas públicas, de divisas, de dólares, de allí que haya abandonado empresas, hostilizando el socialismo, saboteándolo desde "la guerra económica", por lo que las expropiaciones ha sido forzada, a fin de evitar las agresiones privadas, a los derechos de los trabajadores, a dejarlos a la merced del desempleo.

Por otro lado; ya hemos dicho que las expropiaciones del chavismo han sido parte de la política del fortalecimiento del Estado, no así se ha logrado gerenciar esas fortalezas, la ausencia de personal calificado, de profesionales con formación gerencial socialista ha limitado los procesos de producción de bienes básicos para la sociedad, debilidad en valores socialista, la nueva cultura del trabajo imponen necesariamente cambiar el modelo de empresa, de organización social, de cambiar las relaciones sociales de producción, no solo en las empresas de producción social, también en las públicas, de colocarlas al control social, por tanto, el socialismo no pretende "hostilizar las empresas", al contrario desea colocarlas al servicio de la sociedad, sin embargo, la visceral aptitud de esta al socialismo, su saña contra el Estado, las lleva a que "multipliquen las perversas prácticas del acaparamiento, especulación e inflación que aniquilan la capacidad adquisitiva de los hogares y causan el empobrecimiento generalizado de una población que no logra satisfacer sus necesidades básicas y esenciales", todo por el control del poder, del Estado.

Solo el trabajo en la sociedad socialista libera, el trabajo creador, emancipado, social, de libre iniciativa social, hay que construir la base material del socialismo, el trabajo es su palanca fundamental, solo asi, como dice Álvarez, "una verdadera política social habilitadora y emancipadora, la compensación tiene que desaparecer a medida que el aumento del nivel educativo, la capacitación técnica y el financiamiento a proyectos productivos faciliten la inclusión social en el sistema económico, de tal forma que los favorecidos dejen de depender de la política asistencialista y puedan satisfacer sus necesidades a partir de su propio esfuerzo y de su inserción en la construcción de un nuevo modelo productivo liberador. Pero como se ha visto, la prolongación en el tiempo de estas ayudas sociales las degenera y las convierte en un instrumento de dominación y opresión", totalmente de acuerdo.

En lo político, acerquemos a la teoría política de Víctor Álvarez, afirma al mismo tiempo para la revolución bolivariana, el calco de socialismo real, de todos los socialismos anteriores, le damos gracias por advertirnos lo que no debemos hacer pero también cuestionamos su ceguedad política, la crítica del capitalismo camuflajeado, dice: "se va imponiendo un modelo de dominación basado en la hegemonía de un solo partido, con liderazgos autoritarios que se aferran al poder a través del culto a la personalidad y reelecciones indefinidas, donde los candidatos del oficialismo se miden con ventaja al hacer un uso indebido de los recursos públicos en cada campaña electoral, incluyendo la movilización forzada de funcionarios a sus actos proselitistas. ¿En clases sociales cree la utopía humanista del señor Álvarez?, no puede creer que existen múltiples clases sociales, aunque en la sociedad se desenvuelva múltiples intereses sociales, solo existen dos clases en la sociedad moderna fundamentales, trabajadores y capitalistas, de manera que existe por tanto dos partidos fundamentales, el partido socialista de los trabajadores y el partido de la burguesía y el imperialismo, no hay término medio, el modelo político de dominación debe ser el democrático, el de las mayorías, y el capitalismo no puede ser, solo el de las minorías, el de las elites, los que no trabajan, los explotadores, por eso el problema de un partido democrático y socialista.

Con relación al "modelo político de dominación" o de gobierno se debe por consiguiente el partido único sustentarse en el socialismo, de unidad nacional, en la fuerza de los trabajadores y su vanguardia, en la pluralidad de ideas socialistas, feministas, ecologistas, democráticas, populistas, juveniles, obreristas, étnico-sociales, nacionalistas, patrióticas, antimperialistas, y todo aquellos ismos en bien de lo común, de lo público, de la política por encima del interés privado, nada de "diversionismo ideológico" que debilita la sociedad, un partido único socialista, de todo el pueblo, de unidad nacional ese es el partido único, el partido de gobierno, el partido del Estado, que representa todos los intereses de la sociedad en un solo partido, representado por todos y todas.

El nuevo partido de unidad nacional, el partido único del poder popular, el partido de todos los trabajadores, el partido más democrático, es el partido socialista, el partido del pueblo, unidos por un "liderazgo fuerte", basado en el respeto, la disciplina de partido, la fe en el socialismo, sin "aferrarse a los vicios del pasado, "al poder a través del culto a la personalidad", unidos en torno a símbolo de la Patria socialista, solo eso nos dará las garantías de ganar cuantas elecciones vengan al ruedo de la política, puesto que solo los candidatos del pueblo tienen asegurado el triunfo electoral y cuantas veces concurran cumpliendo y obedeciendo el mandato popular tendrán garantizada la victoria electoral, de allí que las "reelecciones indefinidas" igual que "las segundas vueltas electorales" no son obstáculos para el socialismo, al partido único, solo quien gestiona a favor del pueblo tiene el derecho democrático asegurado a repetir el mandato del pueblo a gobernar.

Para el capitalismo la reelección del mandato y no la segunda vuelta electoral es el problema, han eludido el mandato popular mediante alianzas y complicidades, y esto a nuestro entender "crea un ambiente de opresión política, toda vez que a los trabajadores se les violan sus derechos" el derecho a la mayoría, ya sabemos cómo el capitalismo cuando no persigue los líderes sindicales, los asesina, los desaparece, el mismo destino la de los políticos, " y son despedidos por manifestar una preferencia política distinta al continuismo oficialista", el oficialismo capitalista, Álvarez advierte, "El sistema político basado en la hegemonía de un solo partido degenera hacia la burocratización y el autoritarismo político", en Venezuela, no gobernaba dos partidos, AD y Copey, era un solo partido, un ser con dos cabezas, ahora vienen a decirnos que el partido único degenera en burocratización, pues bien, la democracia venezolana degeneró con el neoliberalismo en "neo-autoritarismo", en cambio la revolución bolivariana a diecisiete años, conserva una democracia participativa, protagónica con amplias libertades políticas y de pensamiento, esa es su fortaleza.

No podemos negar que en el socialismo también han aparecido fenómenos de "burocracia, el burocratismo y la burocratización", de una nomenclatura que secuestra los derechos de los trabajadores, que la tarea es luchar contra todas estas desviaciones políticas, de traiciones al pueblo, vale decir que al igual que en capitalismo, la participación del pueblo "….es obstaculizada, criminalizada y perseguida, llegándose a considerar como un delito contra la seguridad del Estado. Este mecanismo de dominación se manifiesta en la entronización de elites burocráticas y la nomenclatura partidista que usurpan la soberanía popular y conculcan la institución del voto, concentran el poder de decisión en pocas manos e imponen el fetichismo jurídico….". esta herencia del capitalismo ha de ser depurada en el socialismo, solo el control social, la democratización socialista del poder, el seguimiento y el control puede frenar los fenómenos del burocratismo y sus elites.

Así pues; no se trata de "libres organizaciones políticas" como libre iniciativa privada, de organizaciones libres de regulación del estado, Álvarez nos plantea una "sociedad libre", un mercado libre, un capitalismo libre, de allí su crítica al socialismo, a los obstáculos que interpone a quienes cuestionen el socialismo para restaurar el capitalismo, sobre todo con "libre iniciativas sociales", el cual las victimiza, sosteniendo un discurso de perseguidos, criminalizados, así Álvarez subrepticiamente defiende el capitalismo criticando el socialismo, manipulando "la soberanía popular", expresado en su cuestionamiento al plan y al socialismo, "el culto al plan gubernamental", fetichizando la crítica mediante "la norma amañada, sin importar su pertinencia y grado de legitimidad" con relación a los intereses del pueblo.

Finalmente agrega Álvarez, En nombre de la mayoría, la nomenklatura niega el acceso democrático a los derechos políticos del pueblo, los cuales pasan a ser exclusivo privilegio de las élites dirigentes y gobernantes, dando origen a grupos de poder que, en la práctica, se constituyen en clases o castas sociales al secuestrar y usufructuar -para su propio interés- el sistema socioeconómico y materializar sus intereses particulares desde las posiciones de poder", lo que ayer fue lecciones amargas del socialismo real, hoy trata de revivirlas, en Venezuela nadie "niega los derechos políticos" sujeto a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, solo la oposición de derecha y determinados grupos de izquierda se niega a relegitimarse, a renovar sus apoyo electoral ante el máximo órgano electoral, el CNE. Las elites políticas tanto de derecha como de izquierda, se constituyen en "castas sociales o políticas", la primera se propone secuestrar los poderes del Estado, usufructuar para la burguesía "el sistema económico social" y materializar como dice Álvarez, sus intereses particulares, los intereses del capital, los de la burguesía, en tanto los de izquierda, aquellos grupos minoritarios, pretende "amañar la norma".

Finalmente; termina Álvarez a manera de conclusión, "En mayor o menor medida, los intentos por construir el socialismo, tanto en el siglo XX como en el XX, reeditaron y exacerbaron los peores flagelos de la vieja sociedad que pretendieron superar", sin obviar que el socialismo es moderno, reprodujo en muchos casos la tecnología, el conocimiento y la técnica del capitalismo, "los peores flagelos de la vieja sociedad", ahora de lo que se trata es de renovarlo, original han de ser sus instituciones, sus políticas, sus leyes, su vocación y servicio, además ha de ser autocritico, comprender su pasado, su porvenir, el socialismo al expiar sus errores no ha de caer en cuenta del pesimismo, del arrepentimiento social para abandonar la lucha, ha de saber que todo lo hecho hasta ahora sirvió para romper el cerco capitalista, para hacer retroceder al imperialismo, que "las invasiones de tanques que ahogaron en sangre la soberanía nacional y el derecho a la autodeterminación en Hungría, Checoeslovaquia, Afganistán….", tuvo su precio, pero más aún "la caída del muro de Berlín" ha colocado al mundo en un caos, que el mundo no es más seguro hoy, que la crisis del capitalismo amenaza con la tercera guerra mundial, ayer el sistema socialista lo frenó, la caída de la Unión Soviética envalentonó al imperialismo, apelando los Estados Unidos y Europa al expediente, "al extremo de justificar las aberraciones colonialistas e imperialistas" en el mundo, allí están las guerras, de Siria, Libia, Irak, Afganistán y un sinfín de guerras locales.

Así pues nuestro camarada Álvarez ha adjurado del socialismo, "la solidaridad" como único valor la perdió, ya no sabe distinguir entre imperialismo y socialismo, entre revolución y democracia, ayer enarboló una "utopía socialista", tan solo eso, una utopía, no fue capaz de comprender el socialismo científico, como se practica eso, como se construye el socialismo, cual ha de ser la practica heroica del pueblo, Álvarez nos recuerda que "Ninguna de las experiencias conocidas honró los valores que enarbola la utopía socialista. Por eso, cuando derribaron el Muro de Berlín, disolvieron la URSS y uno a uno fueron cayendo los socialismos estatistas y autoritarios de Europa oriental, nadie echo un tiro en su defensa". Preguntamos si de haber estudiado en Cuba socialista honró al señor Álvarez, su saber y ética, puesto que también con su sesgo político seguro nos enrostraría que la invasión de Cuba en Angola y la solidaridad en Mozambique no fue un acto de solidaridad, una honra del socialismo, sino también "aberración colonialista" de los valores socialista, ¿y que del internacionalismo socialista, bolivariano?. El señor Álvarez está perdido para la revolución socialista.

Fuentes consultadas:

1.- Álvarez, Víctor "Ser o no ser: ¿de izquierda, socialista o humanista?", Aporrea, 18/03/17



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1087 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a243033.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO