Escrutando detrás del choque Capriles-Chuo Torrealba y las críticas dentro del chavismo (VI)

Esta parte tiene la sana intención de alertar y ayudar a las fuerzas del cambio; quiero empezarla poniéndonos a reflexionar sobre una cita de un reciente discurso, del 05-02-2017, del presidente Maduro que dice lo siguiente:

"Le he dado la orden a Jorge Rodríguez para que facilite todos los caminos, para que la oposición regularice su vida y le restituya la Asamblea Nacional al país para que cumplan con las sentencias obligatorias del TSJ…….como lo han solicitado varios dirigentes y voceros de la MUD".

Lo anterior pudiera interpretarse de varias maneras. Pudiera dar origen a muchas discusiones y opiniones. Pero como a lo largo de este trabajo hemos estado hablando de discrepancias y diferencias entre los distintos grupos políticos en la Venezuela de hoy, opté por resaltar lo de "Le he dado la orden". Así habló el presidente de un gobierno que así mismo se califica como socialista, con una constitución que privilegia lo participativo y protagónico. Así habló alguien que con esa sola frase denuncia los desacuerdos que debe haber. El yo sustituye al nosotros. El yo he decidido por hemos acordado. Aunque se alegue estamos en un régimen presidencialista pero donde quienes gobiernan ponen énfasis en "lo participativo y protagónico" y además gustan decir que "en un régimen o sociedad socialista aunque sea en lo político"; donde como mínimo el nosotros debería sustituir al yo. Porque es lo pertinente, coherente y la enseñanza o aprendizaje correspondiente.

Es decir, esa sola frase, ese "Le he dado la orden", en lugar de hemos acordado entre todos, denuncia el fundamento para muchas discrepancias. Porque son muchas las discrepancias que lamentablemente no se resuelven, minimizan, con sólo mencionar a Chávez y pedidos de lealtad incondicional. Son millones quienes llevan a Chávez por dentro y no hay, como en las iglesias, heredero de Chávez, ni otra cosa que interpretar la realidad poniendo por delante el interés colectivo y la necesidad de crecimiento armónico, equilibrado, donde cada quien reciba lo que bien se merece con la obligación de participar y contribuir, como decíamos los cumaneses de mi tiempo infantil, "aunque sea con el aire de los pulmones" para soplar la candela. Todo para construir un país soberano y contribuir como quiso Bolívar y también Chávez a la unión de la Patria Grande; lo que necesariamente implica luchar contra las fuerzas que por la dinámica del crecimiento y avaricia capitalista intentan someternos. Donde la lucha contra el rentismo no debe darse en el discurso sino en los planes económicos incorporando al desarrollo y cumplimiento de los mismos a las fuerzas productivas existentes en el país y dispuestas a participar en ello sin exclusión de ninguna naturaleza y como lo permite la constitución, bajo distintas formas de propiedad. Aunque más de uno que este texto lea, piensa que vivimos de sueños.

Recientemente, el presidente aparentemente, y esto no le resta importancia al asunto, decidió escoger personalmente, sólo él y por adelantado, la candidatura a gobernador por Lara. Para informar y enfatizar sobre nuestra posición en torno a este asunto, ponemos el link, para que el lector, si gusta, pueda leer lo que escribimos: http://deeligiodamas.blogspot.com/2017/02/candidata-gobernador-para-lara-o-maduro.html.

"Ese yo he decidido u optado por", que pudo haberlo dicho cualquier otro personaje, es el membrete del "precioso" paquete donde van envueltas las discrepancias en el seno oficialista y hasta el chavismo todo.

Quizás, como traído por los cabellos, he optado por colocar aquí un comentario de Andrés De Chene, un periodista nada indispuesto contra el gobierno, quien más bien se exhibe y muestra como preocupado por el destino de este. Le pongo aquí, no sólo por resaltar como el mismo se muestra ahora en cierta medida como un discrepante, expresión de los sectores medios de la población que se quieren ver representados por los gobernantes y satisfechos con sus ejecutorias, sino también para exponer un juicio, acerca del peligro que amenaza a la "Revolución Bolivariana" ante las próximas elecciones. Dijo De Chene lo que sigue:

"El país piensa…..que con la ideología de por medio, amigo presidente, no se llega a eliminar el actual marcado descontento, que bien le podría costar al Madurismo el perder elecciones por venir, no por apoyo a la pésima oposición, inexistente, ante un chavismo que se ha alejado por diferencias profundas".

La crítica de De Chene, ante el anuncio del presidente de reorganizar lo que este llamó la PDVSA socialista.

Son los hechos, la realidad lo que prevalece. Uno puede soñar, imaginar cosas y hasta lograr que un pequeño grupo muy afecto y empapado de nuestros propios sudores por lo estrecho de la carpa, se contagie de nuestro mismo sueño. Pero más allá, donde están las multitudes con su propio mundo, su particular realidad, es imposible embargarlo con nuestro sueño, ni siquiera empaparlo con nuestro exiguo sudor.

Ese yo, que pudiera ser hasta la voz de más de uno pero no muchos, ha privado en la simulación de la existencia de un partido, el Psuv de una existencia virtual; a su vera han nacido agrupaciones con distintos nombres que asumieron el rol suyo, con el agravante que tienen estructura y mandos verticales. Por eso, el yo toma más cuerpo. En el sentido que hemos advertido, este yo está compuesto por un determinado y limitado repartimiento de mandos de acuerdo a distintas circunstancias, exigencias y "necesidades". Hay aquí una primera y estelar causa de confrontación y desacuerdos; un motivo de distanciamientos o alejamientos paulatinos. Es la misma causa que hace del GPP, lo que antes solíamos llamar un elefante blanco y a los partidos y personas que lo integran, distintos al Psuv, unos santos llorones que esperan el día de los milagros y arrepentimientos. Y hasta una especie de campo santo, donde en efecto abundan los santos, de los buenos, pero llorando por no tener donde acudir ni cómo hacer sus milagros. Las posibilidades de hacer políticas con participación verdadera, mucho más allá de arrejuntarse para una marcha o acudir en masa a votar en cualquier evento, dejaron de existir. Uno observa como los llamados congresos de la patria no van más allá de rutinarios y gastados mítines, donde los oradores por orden del comando central, se regodean y hasta refocilan con gastados y oscuros discursos que dicen lo mismo con que se nos atosiga por la televisión y coinciden en tratar de demostrarnos que todo lo malo que nos sucede, el no poder avanzar en nada es culpa del bando opositor. Y hasta, para decirlo como Andrés Eloy Blanco, no son más que "vapores de la fantasía" o pura imaginación que el adversario quiere implantar en nuestro cerebro.

Es decir, el burocrático y añejo concepto de partido, que muchos creen – decimos esto de buena fe y ansiosos de una discusión para demostrarlo – de nuevo tipo, es causa de discrepancias y alejamientos sin previa o madurada disposición, sino que la inoperatividad del mismo, el concepto que se tiene arriba del militante provoca esos alejamientos.

¿Cómo concebir de nuevo tipo, inherente a una sociedad que constitucionalmente se define como participativa y protagónica, a un partido que no funciona, no hay relación dinámica, planificada, fluida entre las estructuras de bases y la dirección de arriba? Ese no haber comunicación, posibilidades de participación que elude la responsabilidad de los de arriba con los de abajo, es causa de disolución y distanciamientos.

Pero el asunto de las diferencias y distanciamientos en el Psuv van mucho más allá. Uno cree, por el poco eco de este planteamiento sobre el partido o la poca importancia que a eso se le da a la hora de evaluar las políticas de Estado todas y las relaciones internas y con los aliados, que estas cosas todas no las relacionan incluso muchos entre quienes hacen críticas. Pero hay cosas vitales como el sectarismo, tendencia a ignorar a quienes no son "leales" a la manera que muchos aspiran, políticas erróneas que se eternizan, el manejo o tratamiento a la corrupción y el debate por venir, el de la candidatura presidencial, tema de la próxima y última entrega de este largo asunto, que crean fundamento para diferencias hondas y hasta contradicciones en el seno del chavismo oficial.

Aunque parezca fuera del aspecto abordado en esta parte, por ser un acontecimiento que refuerza mucho de los antes dicho, merece mencionarse las declaraciones del PCV, de hoy 16-02-2017, que pone de bulto una delicada situación generada por lo dispuesto por el CNE, relativo al registro de partidos:

En efecto, el PCV ha "decidido no participar en el proceso que está planteado – se refiere al registro de partidos – porque el mismo acarrea para nuestra militancia riesgos fundamentales". Antes, como lo escribimos en una de las partes de este trabajo, denunciaron eso como un inconveniente y "peligro" para ellos. Es notorio, como el interés de quienes gobiernan y el Psuv han entrado en una seria contradicción, por un asunto ahora muy particular, con sus aliados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 636 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a242164.htmlCd0NV CAC = Y co = US