(Reflexiones atinentes)

Clap de 4 productos y frecuencia irregular

I

"Las trágicas, anormales circunstancias porque actualmente atraviesa Venezuela, nuestra Patria, me mueven, muy a mi pesar, dirigirle esta carta pública, que si contiene algunas graves verdades que se relacionan con su reputación de político y estadista, en cambio descubre y abre perspectivas satisfactorias, por no decir halagüeñas, donde creo está la solución de su público destino y la de los ingentes problemas que afectan hoy a todos los venezolanos…" (José Rafael Pocaterra: "Memorias de un Venezolano en la Decadencia. Castro: 1899-1908; Gómez: 1909-1919". Colección Libros Bohemia. Bloque Dearmas. Caracas. Tomo II. Apéndice 11. "Nuestras aspiraciones". Señor general Cipriano Castro. P. 411).

"Voy a hacer la distinción que existe entre los vínculos fraternales que nos ligan y los sentimientos comunes que nos animan como patriotas y como ciudadanos. La visión de la Patria debe estar pura de toda sombra de individualismo, y cuando se trata de sus caros y vitales intereses la lógica nos dice que los hombres debemos desaparecer ante las doctrinas y que toda consideración extraña al bien colectivo y social es rémora para la marcha de la verdad y obstáculo para el triunfo de la justicia" (ídem).

II

El contexto de nuestra historia inmediata venezolana: ¿tendrá alguna relación con la descripción del entorno que en su tiempo realizara el egregio escritor citado anteriormente, a modo de epígrafe en estas letras volanderas? Como solía decir el comandante Hugo Chávez, recordando la Biblia, "El que tenga ojos que vea"…

En ese sentido vamos a referir una experiencia concreta en una comunidad popular de la ciudad de Barquisimeto que, como todos sabemos, por estos lares tenemos: "Madrina" Y "Protector". Pero, todo efecto no se hace notar, ¿cómo sería sino los tuviéramos? Los logros alcanzados por la gestión tales figuras administrativas y políticas son más bien magros. "La propaganda de los hechos" no parece contar mayor cosa.

Por ejemplo, las ansiadas bolsas del Clap últimamente en nuestro barrio "Voz de Lara" y su anexo, el barrio "El Malecón", apenas han ofrecido 4 productos, cunado en otras áreas dicen que trae 12 y más recientemente oímos decir que las cajas clap debe ser de 27. ¿Qué tal y qué tal? Un litro de aceite, azúcar, arroz y una pasta de un cuarto de kilo; en la anterior (diciembre) venía era un atún, una sardina, arroz y pasta de medio kilo. En verdad han sido unas bolsas escuálidas. "¿Qué está pasando, Dios mío?", dijo cierta vez el recordado y nunca bien ponderado comandante Chávez. ¡Cuánta escasez!

III

Lo extraño es que en otras comunidades (Tierra Negra, en Barquisimeto, por ejemplo y en Chivacoa, estado Yaracuy, les ha llegado toda una caja completa, esto es, con muchos víveres), ¿será porque hay sectores priorizados bajo la figura de "Corredores"? ¿Qué no es que todos sin excepción estamos con graves "heridas" consecuencia del daño antropológico producido por la "Guerra económica" y los errores mismos de la gestión gubernamental?

Los errores están ahí, a la vista de todos pero pocos de los líderes de la revolución lo reconocen, se le han ido los humos a la cabeza. Incluso, algunos después de fracasar como ministros, viceministros o directores de ciertos entes públicos se consideran ofendidos, al ser "rebajados" al plano ciudadano de a pie, una vez finalizado su gestión; y andan por ahí como "guabinas", echando un tiro al gobierno y otro a la oposición. O de plano son ya opositores. Pensando tal vez que en su tiempo ellos fueron muy "eficientes, eficaces y efectivos".

Otros hubo que no pensaron en el bien colectivo sino en sus particulares intereses y ahora hacen parte de los llamados "Chavistas en el Imperio", tal como titula su libro-reportaje el periodista Casto Ocanto desde Miami; pero en realidad nunca fueron bolivarianos, revolucionarios y chavistas. Sino otra cosa. ¿Pensaban que Chávez no hablaba en serio

IV

Volviendo al punto de las bolsas clap de apenas 4 productos y su frecuencia irregular que denunciamos aquí, como una experiencia muy triste. Convendría tener en cuenta estas realidades particulares, propia de la llamada microsociología cotidiana. Que genera desasosiego. Aunque sorprende también la gran capacidad de comprensión de personas humildes, sobre todo; que con sus pocas cosas bajo el brazo expresan que: "Bueno, al menos trajo el aceite". Sin embargo, no debe olvidarse que bolsas de los clap así de tan pocos productos no resuelven el día a día.

En conclusión, algo está pasando con los clap en el estado Lara y en particular Barquisimeto. Ya que además de lo anterior se ha hecho presente lo irregular de la frecuencia con que se ofrecen las benditas bolsas; realmente hay que buscar la comida por otros lados. Como los abastos de los chinos donde se encuentra con la sorpresa de que liberaron los precios. Esos encuentros del gobierno con los empresarios ha revivido no sin asombro desconcertante el fenómeno que pasaba en los años de 1980 y 90 en Venezuela. Esto es, los anaqueles surtidos pero uno se queda con los ojos pelados; porque los víveres tienen precios elevadísimos. También pasa que el consejo comunal de por aquí (barrio Vos de Lara, Barquisimeto) le ha dado ahora por ofrecer aparte caraotas carísimas, a 3800 bolívares el kilo y carne roja a 4000 bs, siendo que en otros clap esos mismo productos los ofrecen a 800 bs. Ojo con eso. ¿Qué dirá al respecto el diputado Luís Jonás Reyes, el encargado del Órgano Superior de Abastecimiento?

V

Todos los ministros de economía y alimentación del presidente Maduro son una punta de fracasados. Ninguno ha dado pie con bola. Y curiosamente todos se ven muy gorditos y bien vestidos en la televisión. ¡Cómo se nota que no pasan hambre! Porque entre el pueblo llano todos estamos cada vez más flacos, aunque tal vez y sin ánimo de ser cínicos eso no deja de ser bueno hasta que no aparezca la desnutrición.

Además, los ministros nunca se ve que anden por ahí de un lado a otro buscando donde están vendiendo pasta alimenticia, crema dental o jabón, ¿cómo harán? Qué bueno sería que si esa "trabilla" de burócratas como dice "Mango" en "Zurda Konducta" se mojaran y embarrialaran los pies; por las dizque se van a meter en las catacumbas del pueblo, vivieran también los dolores acuciantes de todo el pueblo.

Según ha dicho Maduro, (aunque no se sabe si el presidente hablaba en serio o en broma, como le pasó con el caso López Rivera y Leopoldo López, que dizque lo había a "cambiar pelo a pelo" con Obama) Qué cosa tan fea…

¡Carajo! Maduro va a tener que poner gente del pueblo en los ministerios y despachos. Gente del pueblo. Que sepa cómo es que se bate el cobre en las catacumbas. En vez de hacer enroque con sus amigos (como si fuera Torombolo, aquel viejo personaje de los cartones de la tv: Torombolo y sus amigos) Porque ni a los aliados del Gran Polo Patriótico convoca al gabinete.

Algo anda mal en la revolución bolivariana, en la sociedad venezolana. Cómo somos dependientes de las divisas petroleras e improductivos, se vaciaron nuestros campos. Nosotros mismo que hacia 1979 abandonamos nuestro caserío, nuestros chivos y conucos, literalmente, allá en el caserío El Hato de Baragua y pasamos a engrosar el ejército de reserva de los desempleados, durante un buen tiempo hasta empezamos a estudiar y por aquí vamos tirando, como dice don Fernando Savater en su autobiografía "Mira por dónde".

En fin, la calidad de vida alcanzada por la mayoría con Chávez ya no se ve; incluso, con mucha pena se debe aceptar como hizo estos día el periodista Jordán Rodríguez que Caracas y Venezuela presenta grandes contrastes: inmensas colas en automercados tradicionales y de chinos, gente hurgando en la basura, el pueblo sufriendo por falta de medicinas…

Eso no es mentira y muchos desde la MUD con el Arzobispo Antonio José López Castillo, de la Arquidiócesis de Barquisimeto, a la cabeza, actúan como agentes políticos o se creen en misión profética, con fines de potenciar ese descontento. Quieren sacarle rédito a semejante situación. Y, de hecho, el 14 de enero de este 2017, en el inicio de la tradicional procesión anual de la Divina Pastora, nuestro querido pastor se comportó peligrosamente: dizque fue allí como punta la lanza en los planes conspiradores. Dicen.

Aunque lo que se oyó fue que muchos aplaudieron su proclama; pero otros tuvieron luego la intención de provocar una revuelta. Una estampida. Guarimbas en esa multitud.

Pero bueno, lo concreto es saber si: Las bolsas del clap en el barrio Voz de Lara, vendrán más completos la próxima vez y con mayor regularidad, que en lugar de andar manguareando con eso del Carnet de la Patria, junto a ese elemento de gestión del conocimiento y el control de la gestión, todos agarráramos las escardillas y demás instrumentos de trabajo agrícola y nos pusiéramos a sembrar en nuestros huertos o patios productivos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1125 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241470.htmlCd0NV CAC = Y co = US