La trampa monetaria de la estanflación y "la emisión inorgánica del dinero" en Venezuela

Recordemos, decía en el anterior artículo que en una entrevista al ciudadano, Humberto García Larralde, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas le plantea Víctor Salmerón la pregunta ¿No hay una especie de trampa en el sentido de que si acabas con el financiamiento del Banco Central se profundiza la recesión, pero si recurres a esta práctica hay una inflación muy alta? ¿Un círculo vicioso donde eliges entre más recesión o inflación?, al respecto nos preguntamos, ¿si en verdad estamos realmente entrampado como no hallar salida al problema que una vez desembocamos en los años 70, causa de la quiebra del keynesianismo, ideología económica y financiera del imperialismo del siglo XX?.

Pensamos que se nos ha empujado deliberadamente a caer en esta "trampa monetaria", el de la estanflación, la burguesía internacional sabe cómo hacerlo en complicidad con sus pares, la burguesía apátrida venezolana, ralentizando la producción, desmontando el aparato productivo, creando la escasez de bienes y servicios en una palabra generando la recesión por un lado, mientras que el imperialismo y sus gobiernos títeres, en especial de Colombia ha participado en la guerra económica, con el dólar Cúcuta, el Maicaero y todas su artillería de las Casas de cambio en la frontera, de la misma forma, las Corporaciones Trasnacionales también participando en la guerra monetaria, tumbando el precio de las materias primas, en especial el petróleo, recortando los ingresos del país en divisas, todos en complicidades en una sostenida guerra financiera procurando obligar al gobierno nacional de Maduro adoptar un programa, el neoliberal.

Las consecuencias nacionales de esta trampa monetaria en que se halla el gobierno nacional de Nicolás Maduro es que al Banco Central de Venezuela le han paralizado en su función de "preservar el valor monetario del bolívar fuerte, han destruido su capacidad de compra, las operaciones de absorción de la masa monetaria emitida por un lado por el dólar paralelo, creando escasez de dinero, además de las operaciones especulativas y por el otro, con el bachaquerismo corporativo y sus mentores han impactado el mercado, induciendo con esto, a dos políticas neoliberales, la una, desmontar el control de cambio y la otra, la unificación cambiaria. El resultado es "la presión inflacionaria" causada por las operaciones de saboteo monetario de la burguesía

Por eso el dilema de la trampa monetaria, "si acabas con el financiamiento del Banco Central (la emisión inorgánica de dinero) se profundiza la recesión", o "si recurres a esta práctica (emisión de dinero, para evitar la recesión) hay una inflación muy alta". Estamos pues en una situación inducida de recesión económica del aparato productivo y al mismo tiempo, bajo unas presiones inflacionaria que hace añicos la capacidad de compra del ciudadano, anulando al Banco Central de Venezuela, independientemente de los problemas financieros del Estado y de la decisión del resto de los empresarios privados que prefieren invertir en el exterior, colocando sus capitales, sus "dólares preferenciales" comprados al gobierno venezolano en la banca internacional a tasas de interés atractivas al mercado.

Estamos pues parado en este punto, recesión e inflación, frente a la primera, se sirven los capitales, opuestos al gobierno de Maduro optan por hacer ineficiente el mercado frente a las medidas de regulación de precios, tasa cambiaria, por ello deciden migrar al exterior, para no verse enfrentados a las fuerzas especulativas que desatan la hiperinflación, especulan con las divisas en el mercado negro y revenden a precios especulativos los bienes, de allí su "decisión racional" de resguardarse en la banca mundial, mientras presionan por "la liberación financiera y económica al gobierno de Maduro como el mejor modo de conseguir sus objetivos políticos, chantajeando a la población con la escasez de productos básicos, "hambreando al pueblo", diezmando las fuerzas productivas de la sociedad, sin importar consecuencias sociales de los efectos de la crisis en la salud.

Por su parte; ello la burguesía también juegan no solo a la recesión del aparato productivo, también participan del juego de la creación inflacionaria, estimulando una política especulativa con los bienes, presionando con la inflación y chantajeando del mismo modo, para conseguir una política monetaria, de "independencia del Banco Central en relación al gobierno de Maduro", con su aparente reducción del dinero en circulación, que no es más que reducción del gasto público, del gasto social, en las misiones, en los subsidios a la población, reducir las pensiones sociales, para que el Estado actúe con una supuesta "neutralidad técnica", sometiéndose a los vaivenes del mercado e intereses partidista de la burguesía, cuyo objetivo es lograr un bajo déficit presupuestario para controlar supuestamente la inflación.

Esta es en resumen la guerra financiera, monetaria que ha declarado el capitalismo a Venezuela, imponiendo el retorno neoliberal al país, no con democracia, sino con presiones y chantajes monetarios y financieros, con especulaciones, con escasez de bienes, recortando los ingresos al gobierno de Maduro, las capacidades de maniobras políticas, en especial la del Banco central y su política monetaria, para incidir electoralmente en beneficio de la oposición política del país.

Pero la cuestión no termina aquí, hay zamuros esperando la caída de Maduro, los que pregonan la dolarización, quienes plantean dolarizar la economía para reducir la inflación, al mismo precio de la reducción del "déficit público", que ni siquiera es tomado en serio en los Estados Unidos, al respecto una nota de prensa nos dice: "Hace poco, el presidente Donald Trump quiso saber cuál era la situación del dólar. ¿Era un dólar fuerte que beneficia a la economía o estaba de capa caída? Para averiguarlo, llamó a alguien por teléfono, pero no a uno de los empresarios que Trump ha incluido en su Administración o a uno de sus viejos amigos de cuando era un magnate inmobiliario. En su lugar, llamó a su Consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, según dos fuentes cercanas a Flynn. Flynn tiene un largo historial en el sector de inteligencia nacional, pero no en el de economía. Por eso, le dijo a Trump que no sabía, que no era su campo de especialización y que quizás debería preguntar a un economista".

La realidad es que se nos quiere "meter gato por liebre", para decir que nos quieren engatusar primero con el control de la emisión monetaria y el déficit fiscal, y segundo con el asunto de la dolarización, nos quieren meter en un saco, lo digo porque la emisión inorgánica de dinero es recurso monetario, una capacidad de política monetaria considerando las reservas internacionales, la capacidad de la base monetaria venezolana además de sus activos, hasta donde ella puede prestarse a si misma, y Venezuela tiene mucho potencial, recursos naturales, lo que podríamos llamar activos como responder en caso de préstamos internacionales, además de contar con buenos socios, nada más y menos que la economía China, la segunda economía del mundo, amigos como Rusia, otro de los países emergentes por decir algunos, y no con el imperialismo de los Estados Unidos que lo que hace a cambio de préstamos externos privatizar la economía nacional.

El segundo asunto, el de la dolarización presenta de acuerdo con Gallo: "El principal inconveniente que se destaca es la pérdida de "soberanía monetaria". Esto es, el Banco Central de Venezuela (BCV) renuncia a emplear la política monetaria para planificar la economía del país, ni puede devaluar con el supuesto objetivo de estabilizar los ciclos económicos. Se señala que la economía venezolana es altamente dependiente de la exportación de petróleo por lo que la dolarización incrementaría la vulnerabilidad de nuestra economía a la caída de los precios de este producto. No sólo se hace más vulnerable a las oscilaciones del precio del petróleo sino también a cualquier tipo de shock externo, por no disponer de la devaluación como instrumento de política para compensar sus efectos adversos".

De manera pues se nos quiere obligar adoptar "políticas" que el pueblo venezolano sería su principal víctima, no serían de su agrado, perdiendo soberanía política, territorial entre otras, pero hay un caso de hecho, ya han dolarizado los precios del mercado frente al bolívar fuerte, han destruido su capacidad de compra, lo saben los ciudadanos cada vez que van al mercado reciben un misil de los precios, la especulación, aumentando los riesgos no solo político, la confianza del público, de los electores, sino también de muchos empresarios "honestos", nacionalistas que deciden trabajar en el país, me refiero a los riesgos de las inversiones en un mercado turbulento con los precios y para colmo, aún quieren ralentizar más la economía, recomendando el capitalismo neoliberal de acuerdo con Villena y Escalante:

"la idea de que la austeridad sea la solución para una crisis es una de las piezas básicas del repertorio neoliberal. La convicción básica, que está en el origen de las recomendaciones de política económica, es que el problema siempre es la regulación, una regulación excesiva, y el gasto público: déficit, servicios públicos, impuestos, porque todo eso inhibe la inversión, entorpece el funcionamiento del mercado. De modo que la austeridad es la recomendación automática, siempre que hay una crisis".

Por eso de nuevo el dilema, ¿que hacer frente a tantos flancos de guerra abiertos?, frente a un escenario inestable, de bajo "nivel de confianza y alto riesgo", ya sabemos a qué nos expone el dilema, a la hiperinflación a costa de una disciplina estricta fiscal, construcción de un aparato productivo sólido, racionalización de las importaciones, mejor dicho acupuntura financiera, diversificar socialmente y económica el aparato productivo, fortalecer la economía socializada, en especial en el campo agrícola para la producción social y abastecimiento de la ciudad, restringir el uso de la renta petrolera, en especial solo para actividades productivas, estimular la producción fundamental, diversificar el aparato productivo, aprovechar las exportaciones no tradicionales, los ingresos de la misma para financiar en dólares otras empresas que lo requieran, de la misma manera, continuar financiando el desarrollo social, estimulando el consumo, no habrá crisis que dure cien años, "solo hay aguante y resistencia", solo la unidad nacional nos pondrá sacar de esta crisis, el dialogo.

Por ultimo comparto las recomendaciones de Villena Andrés y Escalante Olíver: ¿Qué hacer? Sólo se me ocurre proponer los parámetros para una alternativa, es decir, los factores que podrían permitir al menos un modesto optimismo, a mediano plazo. Primero, es necesario que se generalice la convicción de que el modelo neoliberal fracasó, incluso en sus propios términos: no ha producido crecimiento, ni mayor igualdad, ni mayor eficiencia ni mejores servicios, ni siquiera estabilidad económica. Segundo, es necesario explorar la imaginación social, a partir de la certeza de que el mercado sin regulaciones, sin limitaciones, es una fuerza corrosiva, que destruye el vínculo social –y que la sociedad tiene que defenderse, como vio con lucidez extraordinaria Karl Polanyi, en La gran transformación. Y hay que confiar en la capacidad de la sociedad para pensar alternativas, sabiendo que habrá que ensayar, probar una cosa, y otra, y otra. Y tercero, es necesario recuperar una conversación pública seria, profunda, compleja, matizada, realista, alejada de las simplezas de modelos abstractos y consignas; y eso quiere decir recuperar las mejores tradiciones de las ciencias sociales (que afortunadamente gozan de muy buena salud, aunque sea en los márgenes del sistema académico, y de los grandes medios).

Fuentes consultadas:

1.-http://prodavinci.com/blogs/humberto-garcia-larralde-el-gobierno-no-tiene-respuesta-frente-a-la-inflacion-por-victor-salmeron/ (09/02/2017)

2.-http://prodavinci.com/blogs/dolarizacion-y-pobreza-en-venezuela-por-cesar-gallo-1/ (10/02/2017)

3.- Huffington post, "El propio equipo de Trump, alarmado por su conducta", Huffington post 09-02-2013

4.-Berzosa, Carlos "Los grandes mitos de la economía", Attac Madrid, 18 enero 2011

5.-Villena Andrés, Escalante, Oliver, "La revolución neoliberal fue un éxito rotundo. El mundo es neoliberal, Attac Madrid, 21 octubre 2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2527 veces.



Alexander Acosta

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241460.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO