La humildad de los hipócritas es muy peligrosa: Sobre las "prioridades" del Psuv (I)

"La tragedia de Don Quijote era la de que cuando

cuerdo se pensaba loco y cuando loco se creía cuerdo"

Raimon Panikkar

"La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos"

Martín Lutero

"Aprende del Señor una nueva lección: a ser manso y humilde"

Mt 11,19

I. La humildad ¿una virtud apolillada?

Humildad es ser humilde. "La humildad es andar en verdad",decía Teresa de Jesús. Es tomar conciencia de que no somos más que nadie ni menos que nadie. Se experimenta mucha alegría sabiendo vivir como un igual entre iguales porqué entendemos que todos tenemos necesidades también semejantes.

La persona humilde no critica a los demás. Tampoco se humilla a si mismo, porque la humildad no es humillación sino dignidad. La humildad es el conocimiento de lo que somos y podemos, sin ilusionarnos con cualidades que no tenemos. Precisamente por eso,sólo la persona humilde aprende de sus propios errores y es comprensiva ante los errores de los demás.

La humildad no se pone como meta la perfección, porque la perfección es ilusión y, en el fondo orgullo. El orgullo destruye por completo a la persona. En cambio,la humildad nos hace crecer,pues una persona no vale por su riqueza sino por su bondad y sencillez.

En la novela de Charles Dickens David Copperfield encontramos un personaje avaro,jactancioso,vanidoso e intrigante que se asemeja a una araña,Uriah Heep,una figura astuta y desprovista de amor que nunca se cansa de describirse a si misma como un "hombre humilde".

El peor de los orgullos es, sin duda,la humildad de los hipócritas. Los hipócritas,que son capaces de esconder su orgullo bajo la falsa capa de la humildad son muy peligrosos,porque son capaces de tergiversarlo todo.

La humildad autentica es una virtud noble y grande,pero la humildad falsa es un engaño monumental. El humilde que es hipócrita suele ser un orgulloso refinado del cual uno no se puede fiar ni lo más mínimo. El orgulloso que se presenta a cuerpo descubierto es ridículo, pero no peligroso. En cambio. el humilde que esconde su orgullo es altamente dañino, porque ademas de orgulloso, es hipócrita. Y el orgullo y la hipocresía son los dos mayores defectos morales del ser humano. Ser humano significa,como decía Aristóteles,ser político. La política es la esfera de la existencia auténtica,el lugar exclusivo y privilegiado donde el hombre le es dado realizarse en cuanto tal.

II. Hipocresía y democracia

Vivimos un tiempo de mentiras permanentes, que enmascaran la verdad. Algunas personas están tan acostumbradas a la falsedad, que ya no son conscientes cuando son sinceras o hipócritas. El poder de la mentira,por fortuna, conoce límites intrínsecos. La verdad de hecho puede ciertamente ser destruida,pero no sustituida. Una falsedad histórica en sentido exacto,construida de manera totalmente artificial,es imposible. En efecto, una mínima grieta es suficiente para que un día todo el engaño sea desenmascarado. Creo que nuestra realidad pide a gritos más ética en la política para potenciar la propia democracia. Ética y política están muy cerca la una de la otra y se hallan mutuamente imbricadas.

III. ¡Que bolas! ¡Basta de mentiras!

La inepcia del actual grupo dirigente del PSUV es abismal; ha entronizado una "política" sin nervio moral, un pragmatismo ramplón que pone en peligro la democracia y la convivencia. Después de 17 años de Revolución Bolivariana- Robinsoneana-Zamorana , las "prioridades"del PSUV son: el Carnet de la Patria, los Claps y los Cuadrantes de Paz.

Al parecer :La reconciliación de los venezolanos,la calidad de vida,el bien común, la elevación moral de los ciudadanos, el socialismo democrático, la educación de calidad, la Moralización y rescate de las instituciones publicas, el fortalecimiento de los principios y comportamiento democráticos. !NO SON PRIORIDAD PARA EL PSUV¡

Cuando la racionalidad política es reducida a estrategias electoralista puede decirse que los grandes problemas morales y políticos de la sociedad desaparecen. Se elude el tratamiento de las cuestiones reales que preocupan a los individuos,y, en su lugar ,aparecen disputas estériles entre protagonistas de un "juego" teatral demasiado peligroso por reiterativo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3424 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: