Sucre o cuando la lealtad a los principios, por encima de todo a ellos, prevalece

Un día como hoy, 3 de febrero, pero en 1795 en la Cumaná colonial, hace ahora 222 años, nació quien la historia conoce como el Gran Mariscal de Ayacucho. De tanto afecto para nosotros los cumaneses de mi generación que, entre los muchachos del liceo que lleva su nombre, solíamos llamarle "Toñito", como si fuese uno de nosotros. Por cierto, de manera espontánea quiero recomendar un buen libro que ahora mismo tengo sobre mi mesa, acerca del héroe cumanés que nada tiene que ver con la anécdota que aquí cuento, de Alberto Silva Aristiguieta, que me regaló un amigo un día de mi cumpleaños, precisamente en este mismo mes.

_" ¡Alto! ¿Quién vive!"

Así gritó alguien por orden de Bolívar, quien atravesaba el Orinoco con destino a Angostura a la tripulación de la nave que llevaba destino contrario.

-"Aquí navega el general Sucre, con su tropa y Estado Mayor en campaña guerrera".

Después de la identificación solicitada, la misma voz hizo el siguiente reclamo:

-"El mando de esa nave debe identificarse también."

Bolívar mismo respondió, identificó la nave, su jefatura y agregó de manera irónica:

-"¿Y quién es ese general Sucre, que no conozco y no creo haber ascendido?".

Ante aquel comentario quizás inesperado, siendo el hablante el Libertador y Sucre su subalterno en el Ejército Libertador, máxima autoridad en la expedición proveniente de Angostura, tuvo que responder a su comandante.

En efecto, el cumanés era general siendo muy joven, ascendido por brillantes méritos por el Jefe de los Ejércitos de Oriente, General Santiago Mariño. El futuro Mariscal, con su proverbial humildad, cortesía y coherencia con principios revolucionarios, cualidades que le permitieron alcanzar la gloria, respondió al inmortal caraqueño:

-"No importa mi rango General Bolívar. Sepa usted que siendo el más humilde soldado, puede contar con mis servicios para la causa que comanda".

Años más tarde, en la campaña hacia el sur, marchaba Sucre formando parte del Estado Mayor del General Sedeño, el mismo que "invitó" a Piar, quien se hallaba en Upata esperando órdenes mientras se le investigaba, siendo jefe de la más brillante y exitosa división del Ejército Libertador, se presentase ante Bolívar que sólo quería conversar con él. el mismo Sedeño, repudiado tiempo después por los soldados de Páez que supieron de aquellos acontecimientos y por otros errores cometidos como guerrero. Teniendo, por demasiado tiempo, bajo asedio a la ciudad de Popayán, que cerraba el paso al ejército Libertador, por orden de Bolívar, el cumanés fue sorpresivamente enviado a la retaguardia a cuidar presos, enfermos e inventario de armamento y alimentos. ¡Cómo un retorno a aquella de travesía del Orinoco! ¡Un poner en duda o una prueba a la eficiencia y lealtad del genial militar oriental formado bajo el comando de Santiago Mariño!

Fueron demasiado los días y grandes las pérdidas intentando tomar a Popayán. Tan sorpresivamente como le mandó a la retaguardia, Bolívar le trajo, para asombro de unos cuantos, incluyendo el propio Sucre, no ya al Estado Mayor, sino a sustituir al Comandante y, lo que Sedeño no pudo, lo hizo Sucre en breve tiempo. La humildad y grandeza de Sucre eran a prueba de todo; llegó lejos porque le adornaban excelentes cualidades, como deseo de servir a la causa republicana e independentista sin esperar beneficios, escatimar sacrificios ni medrar a la sombra de nadie. Pero también Bolívar supo escoger con acierto entre los muy brillantes y leales hombres que le rodeaban. El Libertador, pese los años de amistad con Sedeño, la intimidad de éste con su comandante, los servicios antes prestados, ante los intereses de la patria y del Ejército Libertador, fue capaz de tomar la opción de aquel muchacho oriental que todavía no formaba parte de sus íntimos y leales servidores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1025 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241046.htmlCd0NV CAC = Y co = US