Ahora nos llaman los venecos

    Como decía Don Margarito el de la hacienda El Pitirre, por los lados de Falcón, para conocer a los verdaderos amigos, no hay como estar en la cárcel o en el hospital. O atravesar una crisis económica como la de hoy, que provocada o no, afecta especialmente al pueblo trabajador y honesto. Ahí verás las caras de los pocos verdaderos amigos, ahí conocerás decía Don Margarito a los pocos amigos y hermanos, que se acercan a visitarte, o a darte una palabra de aliento y preguntarte que te hace falta.

    Esto mismo es lo que nos viene sucediendo desde hace tiempo con Colombia. Donde hoy bien podemos aplicar aquel refrán popular que reza; "Hermano el ratón del queso".

    Si señor, hoy los colombianos "no todos" y su gobierno nos llaman despectivamente "los venecos" al igual que en Miami  les nombran a los  "venezolanos hoy auto exiliados" despectivamente "los morenos".

    El vice presidente de la República Colombiana Don Germán Vargas Lleras, no se acuerda hoy de las doscientas ochenta mil casas que el gobierno venezolano ha entregado a familias colombianas residentes en Venezuela en forma gratuita. "De la "Misión Vivienda". Y pide al gobernador del Norte de Santander "No permitir que los venezolanos reciban viviendas en la zona", agregando "estas casas son para la población Tibú, no vaya a dejar que se metan en ellas los "venecos" Me recuerda lo que decía Don Margarito, el de la Hacienda "El Pitirre".

    Cría cuervos y te sacaran los ojos, dice un refrán ya no se acuerdan estos colombianos cuando ocurrió la explosión de los siete camiones camiones de dinamita en Cali, en épocas del General Pérez Giménez, donde hubo cuatro mil muertos y mil doscientos heridos. Para acoger a los damnificados sobrevivientes de esta tragedia, Pérez Giménez ordenó construir un bloque "el bloque ocho" en Cali, que se llama Unidad Residencial República de Venezuela. Es por este motivo, que no existe bloque ocho hoy en el Veintitrés de Enero.

Con los que llaman “morenos”  en Miami y sus condados aparte del color político, les recordamos en Miami y otras ciudades estadounidenses, que tienen mucho que agradecerle a Venezuela, aquella faraónica de las vacas gordas, aquella del “Ta barato, dame dos”. Fue responsable del auge de esta gran ciudad hoy, de comercio y el crecimiento inmobiliario de sus ciudades. Cuando muchos venezolanos en aviones de Viasa, llegaban a los Supermercado de Miami , Doral, y otras ciudades para hacer sus compras de fin de semana y se regresaban dejando  millonarias divisas petroleras en sus ciudades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1737 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor