Abandono de cargo o tropezar con la misma piedra

Ayer jueves, en el programa de Vladimir Villegas, quien a su estilo esquivo y como quien baila un vals de Strauss, fijo posición crítica contra la incomprensible decisión de la Asamblea Nacional de declarar al Presidente Maduro en abandono de cargo, su entrevistado, dirigente de Voluntad Popular, justifica esa resolución alegando que en Venezuela hay una dictadura.

Es elemental que si esa base de sustento, pegada con saliva, es cierta y sólida, no tiene sentido, porque es contradictorio, declarar el abandono de cargo. Si el presidente no ejerce, mal podría nadie acusarle de dictador. Quizás sí de irresponsable, irresoluto y hasta "Pata e`rolo". ¿Pero dictador? El dictador no solo ejerce su cargo sino que lo hace con fuerza y saña, tanto que hubiese enviado a sus policías a asaltar y cerrar el canal, detener a quien aquello dijo y hasta al entrevistador. Es decir, si existiese una dictadura, lo primero que sucedería es que ese "dirigente político", no hubiese podido decir lo que dijo y salir de allí a sus pagos muy campante y fresco. ¡Si lo sabrán quienes en este país vivieron años clandestinos y mudos!

Pero también, si aquí hay una dictadura, declarar abandono de cargo es un disparate, no sólo porque una cosa nada tiene que ver con la otra, ser dictador no significa no ejercer el cargo sino lo que habría que hacer simplemente es cumplir lo previsto constitucionalmente para esos casos. Pero el embuste es mayor porque es elemental que habiendo una dictadura, el entrevistado no hubiese dicho lo que dijo y el entrevistador, sobre todo tratándose de Villegas, no se metería nunca en ese paquete.

Claro, lo de la dictadura es un invento para acomodar el mundo real a las ilusiones y hasta ambiciones de quienes no tienen paciencia para jugar a la democracia y menos disposición para atender a las decisiones populares. Pero estas, tampoco se miden por encuestas o tendencias del electorado en un momento cualquiera, sino por los números que arrojan las urnas después del acto de votación. Y este acto o actos, si están sujetos "a fecha en el calendario".

Los de la asamblea Nacional, su mayoría atragantada, queriendo salir del gobierno porque creen que si las encuestas o preferencias electorales le favorecen, lo que sólo se sabe votando, deben entrar a gobernar, cada cierto tiempo se inventan un disparate. Ahora han salido con lo del abandono de cargo, lo que como solemos decir en Venezuela "ni ellos mismos se lo creen". Tan cierto es esto, que sabiendo que su alegato aparte nada tiene que ver con la realidad, lo justifican no en que el presidente "se fue de parranda o dejó el pelero", sino que en Venezuela hay una dictadura o que el gobierno es ineficiente. Decir que se trata de una dicotomía a todas luces contradictoria, es como muy pedante, tratándose en verdad de una percepción pedestre de la realidad nacional o "un disparate más", como dijese Henry Falcón, quien de paso es integrante de la MUD. Si lo que los exaltados de la MUD alegan, abandono por ineficiencia, lo que bajo ningún atributo o calificativo está en la norma jurídica magna, fuese valedero, en América Latina, por sólo referirnos a nuestro espacio, habría que declarar abandono de cargo a todos los presidentes. Y si a Europa vamos, empezando por España, casi nadie se salvaría. A Obama, le hubieran sacado hace tiempo, salvo le diesen puntos a favor por su empeño guerrero y la promoción de la industria armamentística.

Es decir, esta sería la enésima vez que los dirigentes de la MUD tropiezan con la misma piedra y eso desdice de quienes no sólo son dirigentes políticos sino quienes quieren gobernar.

La Salida, no sólo fue un mal cálculo que se tradujo en desgaste material y político para sus promotores sino que sometió al asedio a gran parte de la población de sectores de la clase media que terminaron hastiándose de ellos, sino que ocasionó pérdida de vidas entre venezolanos humildes y bienes materiales. Además de torturar a los venezolanos todos durante días por las repetitivas, violentas guarimbas e interrupciones de toda naturaleza. Se intentaba lo mismo, hacerse del poder sin cumplir con lo dispuesto constitucionalmente e intentando provocar una sublevación militar y popular, cuyas consecuencias y derivaciones, sus promotores nunca tendrían el control. ¡Nunca midieron ni han medida el rumbo que pudiera tomar un estallido como ese que intentan provocar! Esa vez, tropezaron y rodaron por el suelo.

Intentaron hace pocos meses atrás lo que llamaron la toma de Caracas, con la misma intención y fracasaron. Tanto que dentro de la MUD comenzaron a surgir voces de inconformidad y empezó a disminuir ostensiblemente su capacidad de convocatoria. Es decir, la misma piedra les hizo besar el piso otra vez.

Pudieron haber usado el recurso constitucional del Referendo Revocatorio, cuya fecha de convocatoria, correspondió a los primeros meses del pasado año y optaron por empeñarse en pedirle la Renuncia al presidente, esa vez alegando que tenía ciudadanía colombiana. Como este fue otro disparate – de esos que Falcón llama "un disparate más" – que no les dio resultado pues la Registraduría Colombiana, organismo del cual posiblemente esperaban le diese un ilegal aval o prueba de mentira, declaró que tal ciudadanía no existía y el número de partida de nacimiento que se mencionaba no coincidía con sus registros. Ante este nuevo tropiezo con la misma piedra, volvieron sobre el Referendo Constitucional, ya fuera de tiempo, como un soporte para intentar de nuevo provocar el soñado estallido social y militar que no se produce. Otra vez al suelo.

Mientras todo eso sucede, el venezolano es víctima de una inflación sin precedentes y una de las más altas del mundo. El gobierno, desde largo tiempo, lo único que tiene a mano y utiliza, son aumentos periódicos de sueldos y salarios que se disuelven como la sal en el agua. Los sectores importadores y productivos, en cierta medida, se valen de distintas formas para incentivar esa alza descomunal de precios que lógicamente se traduce en descontento popular. La producción no crece; los productores por distintas razones, entre las cuales juega la política, están achantados y el gobierno se le juega con unos motores que si arrancan, se apagan de inmediato. Es muy importante la cifra de Hinterlaces, según la cual, dos o tres meses atrás, más del 51% de los venezolanos es NI-NI; es decir, no está con el gobierno pero tampoco con la oposición. Valora a uno y otro de la misma manera.

Si bien el pueblo en buena medida juzga al gobierno negativamente por las dificultades económicas y de inseguridad que padece, también de la misma forma juzga a la oposición.

De manera, que al parecer de la mayoría de la gente, el proceder opositor es insensato y en nada le beneficia. Pero pese ese sentimiento, el bando opositor persiste en sus mismas prácticas. Ahora mismo, en el programa de Villegas del cual hablamos arriba, el entrevistado habla de acciones contra "la dictadura" que anuncian la misma medicina, la violencia, pese a que hasta ahora ningún resultado positivo ha significado para ellos. Porque como indican las cifras y la pérdida evidente de convocatoria de calle en el sector opositor, esas irracionales e ilegales prácticas le dañan e impiden sacarle partida a las dificultades del gobierno para activar la economía y mejorar la vida del venezolano.

No sólo es Oscar Schemell de Hinterlaces, quien revela con sus cifras lo que acontece sino que Luis león de Datanálisis, ha salido como Ochoa Antich y Henry Falcón, a decirle a la oposición que no continúe con ese actuar "como mato con triquitraque en el rabo", como decían los cumaneses a quienes actuaban a lo loco. ¡Qué no siga tropezando con la misma piedra o dándole cabezazos al mismo poste! Que se tome tiempo e intente capturar el movimiento, percibir la realidad tal como transcurre y ante ella en pleno movimiento y sin locuras, asuma un plan que tenga sentido para ellos, la gente y fundamento en lo constitucional.

Uno ha llegado a entender que Voluntad Popular, eso está en su genética, incurra consecutivamente en el mismo error, que tropiece a cada instante con la misma piedra, pero no que el resto del universo opositor caiga en lo mismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1975 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a239970.htmlCd0NV CAC = Y co = US