El pueblo está arrecho

"Métete con el santo, pero no con la limosna", dice un refrán popular. Y eso es lo que ha hecho Maduro al intentar eliminar a troche y moche el billete de 100 bolívares, cuando estadísticamente es imposible en 24 horas hábiles, es decir, en tres días de atención bancaria, poder canjear o depositar tal papel monetario conforme con las exigencias de un gobierno que hace tiempo perdió la sindéresis y ha convertido al país en una suerte de circo, sobre el cual no sabemos si la próxima función será de payasos o de nervios.

Nicolás Maduro en su afán por "destruir" a sus enemigos, especialmente los enquistados en el seno de la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), porque los de la llamada Mesa de la Unidad Democrática y la Asamblea Nacional fueron pulverizados por el Tribunal Supremo de Justicia, está llevando al país hacia el capítulo final de una amarga historia. Si en el siglo XIX emergió la denominada guerra federal, en esta oportunidad estamos bordeando el inicio de un conflicto antimadurista.

Y habrá una lucha antimadurista porque será el levantamiento de una nación contra la degeneración política de quienes estando obligados en llevar a feliz término el rumbo de la revolución bolivariana, traicionaron al pueblo, "hipotecando" a favor de los inescrupulosos de Wall Street no sólo nuestra empresa petrolera, sino pactando con las transnacionales la entrega de nuestros recursos naturales, con todo y nuestra amazonia. Ante ello, están "patentando", es decir, vendiendo, hasta los diamantes que poseemos, y traficando con las mafias del oro y del hierro, sin importar hasta qué punto contaminan, destruyen y asesinan lo que encuentren a su paso en la dimensión de la naturaleza y la humanidad.

El infeliz espectáculo de ver miles y miles de compatriotas que se han quedado sin poder salvaguardar las "tres lochas" en que este gobierno convirtió el valor de los billetes de cualquier denominación, no sólo fueron confiscados por el efecto de la inflación, sino que sí algo faltaba, era saber que el propio gobierno acabaría llevándose al pueblo por delante, dejándolo hasta sin efectivo para el pago del pasaje en una camionetica.

Esta barbarie cambiaria, so pretexto de acabar con las "mafias", está generando una profunda indignación en la población, quienes en diversas zonas del país, están llegando a peligrosos niveles de cólera colectiva que tal y como lo hemos venido pronosticando acabarán cualquier vestigio de institucionalidad y orden social que todavía exista en mínima expresión.

El país ha sido barrido por una élite política que traicionó el proyecto bolivariano. Pero esa élite transitoria, que tanto habla del genuino poder de lucha de quienes se levantaron contra el imperio español y feroces dictaduras, al parecer, piensan que van a continuar subyugando a la población en cada una de sus ignominiosas decisiones. Se equivocan. La gente está cansada. Está harta de tanta humillación y abusos sobre sus condiciones de vida.

El madurismo pretende acelerar su condición de neototalitarismo para gobernar al estilo de países como Cuba, Corea del Norte o China ¿Resultado en Venezuela? No hay alimentos. No hay medicinas. No hay paz social. No hay justicia. Sólo imperan el desorden, la anarquía y la delincuencia. Y para colmo el gobierno nos deja sin efectivo. En síntesis, no existe la sociedad. El pueblo está arrecho. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8235 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a238667.htmlCd0NV CAC = Y co = US