El enjuiciamiento a Maduro, vía para retomar al país serio

Todo se remonta a la "aparente" típica joda de cualquier venezolano, de cualquier región del país y hasta de cualquier clase social, que al notar la delgadez de un viejo conocido y en muchos casos para referirse a la suya propia manifestaba que era resultado de la "dieta de Maduro".

A ninguno de los "ocurrentes" y chistosos típicos venezolanos que se han burlado siempre hasta de su propia desgracia nunca se les ocurrió, ni de vaina, asomar que la dieta la impuso Mendoza, la MUD, la derecha, el imperio o los ricos.

No es mentira, para nada, que en general la gente en Venezuela esté perdiendo peso, después de un largo período en el que el consumo de grasas y de azúcares bajó estrepitosamente.

Ahora, dentro de poco, no faltarán los que asuman la propuesta de llevar al Presidente Nicolás Maduro a la Corte Penal Internacional por hacer ese mal chiste de que "la dieta de Maduro te pone duro". No porque el Presidente haya sometido a los venezolanos a ninguna dieta, porque estos genios saben que no es así, sino por hacer chistes malos.

Ya que no ha podido ser juzgado por colombiano, porque nadie nunca ha podido demostrar esa falaz afirmación aunque millones de venezolanos "saben" que es un colombiano de m…; no ha podido ser juzgado por tirano y dictador aunque millones de "demócratas" del mundo, entre los más connotados los expresidentes Bush y Alvaro Uribe, lo repiten insistentemente; no ha podido ser juzgado por quebrantar los derechos humanos de los opositores, aunque así lo ha denunciado Posada Carriles y muchos de sus aliados en EE UU; ahora podrá ser juzgado por someter a la población a sus "chistes malos".

Sí, así como se lee, el hombre después de todo terminará sentado en el banquillo de los acusados después de hacer ese terrible chiste acerca de la dieta. Pruebas sobran y los propios archivos de VTV serán determinantes para demostrar que el Presidente ha atentado contra la vieja tradición humorística que ha unido a chavistas y escuálidos, durante generaciones. El veredicto no podrá ser otro que culpable.

Ni falta que hará apelar a Especialistas de la jodedera, consagrados antichavistas todos, como Er conde, ni a Laureano y Emilio, ni a Chating, ni mucho menos revisar la jurisprudencia que sobre chistes malos seguro que existe en este país de tanto vacilador y jodedor.

Como la cosa parte de un chiste, pero es más seria de lo que supone, habrá que poner en manos de un viejo aspirante a la presidencia, pero un hombre que sí se toma las cosas en serio, aunque sus aspiraciones parezcan un verdadero chiste.

Será Diego Enrique Arria Salicetti, ese distinguido político del pasado, quien después de haber sido Diputado, Ministro, Gobernador (adeco), Director BID, Embajador ante ONU, aspirante presidencial será ahora el acusador ante la Corte Penal Internacional del presidente por someter a la población venezolano a sus malos chistes. Se logrará, por esta vía, lo que desde 1999 no se había podido lograr en el país, enseriar al país y poner en su sitio, bien lejos de Miraflores al sucesor de Chávez, que si bien también hizo muchos malos chistes, nunca llegó al exceso de Nicolás.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a234303.htmlCd0NV CAC = Y co = US