Nicolás Maduro, emancipador político de estado comunal: pueblo presidente (I)

¿Cómo enfrentar la situación de crisis o guerra para salir airoso definitivamente, y no morir en el intento?

En esta primera entrega, voy a precisar un breve diagnóstico sobre como hemos venido avanzando, a mi juicio, es la esencia del Proyecto Bolivariano que juntos construimos con nuestro hermano Hugo Chávez Frías y que pregonamos con el Presidente Obrero Nicolás Maduro.

En la actualidad, el nivel de ataque despiadado y asedio que sufre nuestro país preocupa a todos (as). Sin embargo, la mayoría de venezolanos (as) estamos conscientes que las causas que desatan esta serie de acciones son por el simple hecho de ser territorio libre y soberano. Además de poseer las riquezas más grandes del planeta. Estas características distan mucho de las democracias en la región, pues, pone en peligro la estabilidad de su institucionalidad burguesa y dominio oligárquico latinoamericano, sobretodo de los medios de producción. Como decimos en la jerga popular está en juego quien le echa mano a la renta petrolera, para continuar parasitando o viviendo a costa del Estado; instrumento construido a imagen y semejanza de las estructuras del poder imperial del mundo, intactas aún, en la mayoría de los países de la mal llamada América Latina, bautizo que se dio en la colonización, pues, nuestro verdadero nombre es Continente Abya Yala. Tema que se puede tratar en otra oportunidad.

Lo que mueve a escribir estas palabras, es la puesta en marcha de una serie de ideas que permitan recobrar lo esencial de la revolución bolivariana, dada las ultimas alocuciones del presidente Nicolás Maduro, donde exhorta al pueblo a elevar los niveles de organización e insiste recuperar la "línea" orientadora de nuestro eterno Comandante Hugo Chávez "solo el pueblo salva al pueblo…(…) al pueblo hay que otorgarle el poder, jamás acércaselo como dicen las oligarquías"; dirección estratégica y táctica que lo mantuvo como conductor del cambio radical en Venezuela, período 1998-2013. Sin titubear, afirmo que es y ha sido el proceso más democrático del mundo y, donde los grandes poderes se sienten amenazados e influenciados con la merma de sus intereses mezquinos y en consecuencia han impuesto una pantalla mediática para ser invisible este nuevo sistema de vida.

Ahora bien, la mayoría sabemos que cuando se trata del PODER, éste jamás podrá ser dado, otorgado o cedido tan fácilmente, implica sacrifico y trabajo colectivo. Hugo Chávez lo asumió así y lo venia haciendo a través de múltiples acciones, muchas extraídas de sus lecturas, pero, la mayoría fueron producto de su inventiva y creación, basta con ver su obra e instrumentos que dejo en marcha, todo lo hizo para empoderar al pueblo y devolver su PODER. Hoy, desde nuestros espacios comunes, sobretodo en los centros de formación y educación, convencional y no convencional, estamos obligados a continuar este proceso. No sin antes, asirlo, estudiarlo y hace vivo su legado.

En resumen, aprovechemos al Presidente Nicolás Maduro, casi a diario ésta dando orientaciones al respecto, pero, parece que nadie lo capta. En alocuciones relevantes, casi en un desespero, ante la entelequia institucional, letargo intelectual y ociosidad de las mayorías a dicho, "Venezuela es un país arrecho. Tú le preguntas a un taxista y él sabe gobernar un país, le preguntas a un peluquero, a un conserje y todos saben cómo resolver los problemas de la Nación. Entonces por eso creamos esta Misión, ¿eh? ¿Alguien por aquí? ¿No? Diosdado baja el brazo que tú tampoco sabes, no te hagas el loco. ¿Aristóbulo? ¿Para qué levantas el brazo? ¡Te pareces a Ricardo Sánchez que quiere hasta botar la basura para ganar puntos!"´. En otra oportunidad, sostuvo, "Todo el poder para los CLAP, porque los CLAP son el pueblo organizado!. Ante los y las trabajadores (as), afirmó, "Vamos a dedicar un día al mes a trabajar en esta área de los conglomerados, de las comunas socioproductivas. El Gobierno al servicio del desarrollo socio productivo, el protagonista de la nueva economía es el pueblo, el ciudadano. Ahí en su propio espacio".

En los últimos días, ordeno la organización popular en cuanto a la instalación de 10 plantas de concreto; "Quiero que se abra una propuesta pública, en comunicación con los consejos comunales y comunas, Quiero entregarle como premio de fin de año 10 plantas, instalarlas en 10 comunidades del país para que arranque la Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor con nuevos bríos, con nueva fuerza, con aceleración…(…) las comunidades que estén mejor organizadas, que hagan mejor su trabajo, que tengan más consejos comunales, donde funcionen los mejores Comités Locales de Abastecimiento y Producción para allá le voy a mandar estas 10 plantas que tengo listas, las más modernas que pueda haber en este país". Subrayado del autor.

En fin, Maduro igual que Chávez, arenga, imploran y solicitan permiso a la gente, casi de rodillas ruega que se organicen para que ejerzan PODER, es decir, el nuevo gobierno. A menudo, lo escuchamos decir, "pueblo presidente"; "pueblo gobierno"; "quiero gobernar con ustedes", tomémosle la palabra. La mayoría de la gente, incluso compatriotas, pareciera que no absorben este mensaje, viven en un mundo sideral, sobretodo añorando la IV república, donde todo se lo daban con tan solo mostrar lastima o jugar a la viveza criolla, no seamos más instrumentos de Ramos Allup. Claro está, es un producto cultural y enajenación con conocimiento de causa, que formó el modelo socio-productivo en Venezuela durante años anteriores, no es fácil asumir esta tarea de la descolonización y superación cultural, pero, intentémoslo, como decía el cantor del pueblo Alí primera "La ignorancia no mata al pueblo, pero, tampoco lo salva".

Imagínense por segundos, si todos (as) camináramos, al menos la mayoría, por esta línea de trabajo (elevar conciencia y organizar al pueblo), se haría más fácil el trabajo de Nicolás Maduro y misión encomendada recibida el 08 de diciembre de 2012 por Hugo Chávez, lo contrario es convertirse en traidor, reducidos a morir y abrir la boca como los pájaros cuando son pichones; así estamos jo…robados.

Y la pregunta de las mil lochas, ¿Qué hacer?

Primeramente exhortarnos a la auto-convocatoria para sumar, luego constituirse, articularse y registrarse como lo dicta la Ley Orgánica del Poder Popular, instrumento determinante y fundamental del legado de Hugo Chávez, el arma secreta que tenemos, por eso debemos estudiarla, analizarla y hacerle síntesis de estudio a la par la Constitución Bolivariana de Venezuela, la biblia de todo Chavista. Este proceso implica sensibilización, motivación, entusiasmo y sobretodo disposición a mirar la realidad desde otra perspectiva, explotar la curiosidad, altruismo y creatividad que tenemos y que es característico del venezolano.

Sin ahondar mucho, para ser o convertirse en Poder Popular debe tener dos requisitos. Primero, la conciencia plena y significado del mismo. Segundo estar organizados de hecho y de derecho, es decir, todo lo que hagamos debe generar un saldo organizativo, pues, de nada sirve conformar un colectivo sino cumple con el debido proceso y no está sobre las bases de exigencias anteriormente mencionadas; un grupo de personas pegando gritos en una esquina o dentro de un recinto, no es jamás poder popular, por mucho que lo quieran promover así; "deseos no empreñan", debe sustentarse en su personalidad. Todo esto pasa necesariamente por elevar los niveles de formación e información; aspectos que se iniciaron con Hugo Chávez, pero, que no lograron cuajarse.

No quiere decir que hasta ahora los avances sean pecaminosos, todo lo contrario son condiciones en pro de recuperar o enderezar el sendero que veníamos construyendo desde 1992 con Hugo Chaves, pero, que el año 2011, tendió a estancarse, incluso con alevosía. Fue tal letal la profundización y aceleración que le imprimió Hugo Chávez en ese momento, que muchos vomitaros su espíritu maligno. La creación de las leyes orgánicas del poder popular (21 de diciembre de 2010), bases jurídicas de sustento, fue una de esas armas fulminantes que hizo Chávez para concretar el proceso de la toma definitiva del poder por parte del pueblo; especie de gorro que le faltaba al porrón. Aunque, la reacción no se hizo esperar, toco intereses, pero, a la vez, aclaró el panorama dentro y fuera de las filas de la revolución.

A lo interno, ocasionó fracturas, salió a flote las contradicciones silenciosas y recontritas, demostraciones de simples maquillajes en las estructuras de las instituciones (Ministerios con nombres adeptos al Poder Popular, obras inauguradas como carretera y arepera denominadas socialistas, entre otras), desviación total de las orientaciones del gobierno que perjudicó el accionar revolucionario hasta convertirse en prebenda de votos, aunado, fue característico el solapamiento de funciones o simplemente hacerse el loco ante la exigencia legal que imponía estas leyes nuevas. Y, hacia afuera de la revolución permitió acelerar los planes para desestabilizar y acabar definitivamente con el proceso de cambio y donde se puso en juego la vida de Hugo Chávez Frías; "métase con el cura, pero, no con la limosna".

Así vemos, que todo este asunto de inmovilización ocurrido en el 2010-2011 se fue fraguando y justificando progresivamente, hasta el punto que la propuesta del Presidente Hugo Chávez sobre el Poder popular, quedó en asuntos varios de una Agenda. Así lo reconocería el propio Hugo Chávez en la autocritica del Golpe de Timón (Primer Consejo de Ministros de su mandato presidencial, 2012-2019), cuando declama sentirse solo en sus planteamientos; ¿Será que yo seguiré clamando en el desierto por cosas como éstas?.

A mi entender, supone que el Proyecto Revolucionario Bolivariano lo traza y lo circunda algo que la mayoría de los dirigentes que se dicen ser "Chavistas", "Rojos", "PSUVISTAS", temen y les causa terror: el poder popular. Otros que no lo son, pero, que profesan el comunismo, socialismo y todos los "ismos" posibles, lo disipan. Lo más grave, por interés o omisión, lo tergiversan, haciendo creer a la gente que un Consejo Comunal, Plataforma X, Frente o Colectivo Y, es el poder popular que concibió y definió Hugo Chávez en su obra, ya que para orientar eso es necesario ser Chávez, sin asumirse "Chavista".

En la próxima entrega, realizaré un esbozo de lo que a mi juicio es el poder popular de Hugo Chávez, sobretodo ahondaré más sobre ¿Cómo hacer posible el poder popular en Hugo Chávez? ¿Qué limitantes tiene en la actualidad? ¿Cuáles son las oportunidades que tenemos todos (as) para incorporarnos en esta tarea? ¿Por qué no conviene a la dirigencia actual del gobierno que cuaje el Poder popular definido por Hugo Chávez? ¿Para qué es el poder popular?. ¿Qué significa asumir "soy Chávez?

¡La crisis o guerra con los alimentos, medicamentos y servicios de los y las venezolanos hoy, tiene la solución con el Poder popular concebido por Hugo Chávez Frías! Continuara…

El autor es: Profesor de la UBV

Angel1072ubv@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2263 veces.



Angel Tiodardo


Visite el perfil de Angel Tiodardo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a233622.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO