Y...Se quedarón con los crespos hechos

Los que fueron como zombis a la marcha de los museros y compañía, dicen que tronco de embarque panela. Nos engañaron de nuevo, este Chuo y Compañía arrugaron.

Y…..Así, la oposición golpista se quedo ayer con los crespos hechos, como cuando la novia embarca al novio y lo deja esperando en el altar.

La toma de Caracas, esta vez, quedo en un Show mediático, para los medios de la derecha, numerosos por cierto y muy bien pagados, a estos periodistas palangreros con dólares del tío Samuel para que publiquen sus fotos trucadas y sus mentiras sobre esta marcha.

Los que tomaron a Caracas fueron si los chavistas, desde hace tiempo no se veía hasta los teque teques la Avenida Bolívar, como en vida del Comandante Chávez.

La verdad es que la Mud se quedó muda, Chuo y sus jefes al ver esta marea roja rojita, que tomó el oeste de Caracas, Arrugan como buenos cobardes, y cambian sobre la marcha sus planes macabros. Organismos de inteligencia de antemano les desbaratan sus planes, arrestando a parte de los complotados y a los tantos paracos acampados en un lugar cercano a Miraflores.

Este viernes sabremos toda la verdad en boca del mismo presidente Maduro Moros en Cadena Nacional.

Los niños malos de la MUD, se conformaron a la fuerza, luego de soportar tremendo fiasco y tremenda caminata para escuchar al Chuo decir como bolsa simplón que tocaran las ollas a las ocho de la noche, pero en sus casas y que se marchasen tranquilos a casita, y tal se fueron, como chicos malos regañados, con el rabo entre las piernas.

Como cosa graciosa, un grupo de indígenas pagados y traídos por Chuo y el gobernador, MUD y demás tercios de la banda desde amazonas, acudieron luego de la marcha, a pedir ayuda al presidente Maduro Moros para regresar a sus hogares, ya que en medio de un gran aguacero los dejaron abandonados en Caracas a su suerte.

Chuo, convoca a sus zombis, a otra marcha al CNE el día 7, otra más el 14, y una monumental de 24 horas de duración para el 30 de Septiembre. Hay que ser bien tonto para acudir a estos llamados de sirena, que engañan a los oídos de los alelados, tal y como ya les ha pasado en varias ocasiones a los asistentes que obedecen estos llamados y se quedan con los crespos hechos...

José Vicente dice que fueron unos 30.000 a la marcha, pero el Chuo dice que 1,000.000 na-guara, que diferencia tan grande. Pero yo que si fui, a la Ave Bolívar, les digo que los chavistas superaron a la oposición 4x1…. Llenaron la Avenida Bolívar como en las mejores épocas del Comandante Hugo Chávez.

Señor presidente Maduro Moros, es hora de terminar con esta guachafita de la oposición, el golpe no se dio ayer, pero no han sido derrotados en su intensión ni en su estrategia, ellos siguen conspirando y no es raro que acudan de nuevo como otras veces al asesinato.

Estas marchas es un plan articulado para no dejarlo gobernar, no dejar al pueblo tranquilo y seguir deteriorando la economía y la tranquilidad del pueblo Venezolano.

Declare de una vez por todas, La República Bolivariana y Socialista de Venezuela y rompa con las cadenas que nos atan todavía al Imperio y al falso sistema de Democracia gringo, tal como lo hizo una vez Fidel en la Plaza de la Revolución de la Habana.

Señor residente Maduro Moros, cierre de una vez por todas las puertas al regreso del oscurantismo, al fascismo imperial. Al pasado recurrente de hoy.

Organice nuevas estructuras de Estado, nuevas reglas de juego, de la mano de los países amigos como Rusia y China. Ellos son los únicos que les pueden parar los pies a los gringos para que no se apoderen del tesoro de nuestras riquezas naturales.

Impida que esto suceda.

No deje más a esta oposición jugar a la candelita, o usted puede terminar siendo su próxima víctima.

Hasta la Victoria Siempre.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2345 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor