Calamitosos y turbulentos

"Tendrán que comerse los cachitos, los sándwiches, beberse sus refrescos y sus refrigerios y tendrán que devolverse a casa con los crespos hechos…porque no permitiremos que nos dañen la Revolución Bolivariana..."

Recularon, se echaron para atrás, dejaron las cosas para después, arrugaron o como usted lo quiera decir. Pero hay una verdad cierta después de los acontecimientos de este 1º de Setiembre del 2016: triunfó la Paz, triunfó la Revolución Bolivariana. Hemos propinado una derrota a los amantes de la guerra y, hemos derrotado a ese cuatri-derrotado energúmeno que se llama Henrique Capriles Radonski, quien había tomado la batuta del Revocatorio a toda costa.

Este triunfo de la Paz sobre los deseos de guerra tiene su razón: nosotros estamos mejor preparados que en el año 2002 y es por eso que dimos el paso adelante primero que ellos. Todo lo que se sabía sobre sus planes golpistas fue alertado a tiempo y se difundió con gran eficacia. No se escondió ningún detalle de la trama insurreccional, como si se hizo en el año 2002, cuando todos los dirigentes y cuadros cercanos a Chávez sabían que se avecinaba un golpe de estado patrocinado por la CIA y no se lo creían completo, y lo mantuvieron en secreto para no angustiar al pueblo. Así lo han confesado todos.

El otro detalle importante es que, con labores de inteligencia y con cooperación de militantes de ellos mismos, se ubicó a personajes como Carlos Melo y Jon Goicoechea y se les detuvo a tiempo. No hubo tembladera de pulso, ni nada de eso, Solo se actuó fuerte en resguardo de la Paz ciudadana. La ubicación y detención de un número importante de presuntos paramilitares en el estado Miranda, y su inmediata difusión, también ayudó a sembrar conciencia en nuestro pueblo, ambos, opositor y Bolivariano.

Ya Bolívar en el Manifiesto de Cartagena, por allá por 1812, donde analiza las causas de la pérdida de la Primera República lo decía:

"Es preciso que el gobierno, se identifique por decirlo así al carácter de los tiempos y de los hombres que lo rodean si estos son prósperos y serenos, él debe ser dulce y protector, pero sin son calamitosos y turbulentos debe mostrarse terrible y armarse de una firmeza igual a los peligros sin atender a las Leyes ni constituciones mientras no se establece la felicidad y la Paz." Bolívar para Todos. Visión Didáctica del Libertador. ." Capítulo XIX, pág. 319. Acosta, Luis.

Ahora bien, ¿De verdad nos vamos a creer el cuento de que ellos marcharon, tomaron Caracas y todo se queda allí? No, camaradas. Ellos ya anunciaron que seguirán en su empeño de guarimbear y embochinchar al país, de entorpecer la labor ejecutiva del gobierno. Segurísimo estoy que los empresarios que hoy vieron frustrados sus deseos y perdidos sus esfuerzos monetarios en el golpe, arreciarán la Guerra Económica contra el pueblo. Y el Gobierno Estadounidense una vez más ve que sus dólares se esfuman y Maduro sigue como presidente.

Ya el presidente anunció acciones judiciales contra Ramos Allup y consultas sobre la posibilidad legal y constitucional de suspender la inmunidad parlamentaria, que para algunos diputados se ha transformado en la inmundicia Parlamentaria.

Las acciones contra saboteadores deben continuar todos estos días.

Ha triunfado la Paz, pero la Guerra continúa.

Mientras tanto, Compatriotas opositores, regresen a sus terruños, bien llenitos de cachitos, sándwiches y refrigerios y con las tablas en la cabeza. Espero que el "paseo" por la Capi no les haya generado muchos gastos e inconvenientes.

¿Recuerdan a aquel disociado que en las adyacencias de la embajada de Cuba, en el 2002 dijo "tendrán que comerse las alfombras, las patas de las sillas…", etcétera, etcétera, "porque no permitiremos que entre ni una sola gota de agua...Le vamos a quitar la luz…..."? Pues bien, ese era el joven Juan Cristóbal Romero, violentísimo y guapísimo, quien hoy está en el basurero de la historia, les grita a ustedes: "Tendrán que comerse los cachitos, los sándwiches, beberse sus refrescos y sus refrigerios y tendrán que devolverse a casa con los crespos hechos…porque no hicieron el trabajo asignado…"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



Oswaldo Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor