Diálogo Rodilla en tierra ¿pero en el otro lado de la acera?

En momentos de alta y peligrosa crispación como la que hoy precisamente evidenciamos en el clima de nuestra actual realidad, en la que solamente la picada de un zancudo podría estar ocasionando la "explosión" necesaria para sumergirnos en la peor de las desgracias, todos deberíamos estar conscientes y concentrados por lograr evitar lo que pronto nos podría llevar al arrepentimiento.

Resulta incuestionable que el péndulo de la Historia hace rato se encuentra oscilando de manera maliciosa y coqueta, entre las dos alternativas (la paz o la guerra) como definitivamente puede degenerar y resolverse el actual conflicto político en Venezuela, sobre todo cuando el "caimán" del norte hace rato nos acecha y nos pretende con su acostumbrada y sangrienta Salida. En este enrarecido y de por sí peligrosamente complicado escenario pretende surgir desde las filas del chavismo un sector que mediante sus críticas ciertamente han revuelto su "río". ¿Ganancia de Pescadores?, ¿Oportunismo?, ¿Traidores? o ¿Crítica Necesaria?. Sólo con el tiempo y las "piedras" de ese mismo "río" se sabrá.

Pero lo que sí es indiscutible que el temple y el sentido del momento histórico de un revolucionario jamás podría avalar, ni abrazar, que sus acciones o críticas (por más fundadas que se encuentren) formen parte de las estrategias golpistas de la canalla. Los que hoy evocan el espíritu del Comandante Chávez y parecieran pretender sentarse en la Mesa de la Unidad para buscar allí lo mejor para el Pueblo y el Chavismo (obligando un supuesto Diálogo con el Gobierno), resulta una verdadera "ruleta rusa" para nuestro Proceso y para los que ya cansados por lo largo y extenuante de esta Guerra Económica, desvariando, podrían estarse planteando una salida Numantina, eso de preferir caer antes de continuar colgados, sin percatarse que es el "caimán" quien verdaderamente los está esperando allá abajo.

Por más que se empeñen en argumentar el estrangulamiento que mantienen sobre lo que aún sobrevive y que dejó Chávez, por más literatura que quieran enarbolar (dudo que alguna justifique este "docto" disparate, a no ser del ya olvidado: "El fin de la Historia" que logró desmoronar tanto el Muro mental como moral de una Izquierda sin aliento, y que sin paradigmas ni referentes que emular, optó por la entrega y la desesperanza), que logre argumentar eso de entregar el Poder para reencontrarnos con el Legado de Chávez. Acaso ¿esa es la propuesta revolucionaria con la cual pretenden sostener la supuesta traición del presidente Maduro para con el Socialismo?, ¿un tanto nadar para venir a morir, entregados, en la "orilla" de nuestros propios enemigos?. ¿Será que acaso creen que la Oposición, luego de retomar el Poder, nos dará tiempo y oportunidad para reagrupar nuestras fuerzas?.

Saben, de sobremanera, los que han escrito la Historia revolucionaria de nuestro continente y el mundo, (y al respecto si hay suficiente literatura), como precisamente a cada momento de las Encrucijadas, los que más se dedicaban alabar y luego, repentinamente, a criticar el rumbo de la contienda, mostrando sus amargas desavenencias, resultaron ser los que menos actuaron como dicta la responsabilidad de un verdadero Revolucionario. Cuántas veces, bajo las más descomunales adversidades, el propio Bolívar tuvo que enfrentar la traición de aquellos que con la excusa del Mañana buscaban con atrevimiento desvergonzado volver a los mismos principios del oscuro Pasado colonial. Por necesidad asfixiante tuvo que hacerse del fusilamiento para buscar aplacar las componendas, y fueron los que precisamente se le salvaron, y estaban en lista, los que cobardemente le propinaron la más terrible e histórica de las "puñaladas". No es precisamente los que critican y mayormente denuncian sobre el decrépito comportamiento de algunos tranfugas que desde el propio gobierno, liquidan las opciones por defender y conquistar nuevos espacios, sus mejores aliados. Los que "pavimentado" el piso argumentativo le dan licencia ha su razón de ser, y tribuna a su verbo escasamente comedido y sospechosamente incendiario. Sabe la Historia, en su merecido y oscuro cementerio del olvido, las causas del por qué se encuentran allí relegados todos estos "extraviados" de la Humanidad.

En momentos extraordinarios en el devenir democrático de la Nación, cuando la falta de diálogo entre los quienes aspiran alcanzar y los quienes buscan preservar el Poder, resulta (sobre todo para los primeros) una obligada estrategia que deriva de las ventajas del determinado posicionamiento táctico de sus fuerzas en el ajedrez de esta realidad; forzar a este determinado sector al Diálogo es obligarlo a romper sus esquemas tácticos, de oscuro desconocimiento a las Reglas del Juego (Constitución). Más cuando sabemos que por la propia y sombría naturaleza de este Sector, acusa debilidad cuando se le logra someter y acorralar bajo el Imperio de las leyes y de la República. Pero el Diálogo no se obliga ni se realiza solo, lo que la Oposición tiene claro.

Mantenerlo dentro del Hilo Constitucional resulta obligado y a la vez peligroso, pero es una demostración de fuerza, una demostración de Gobernabilidad que muchos premeditadamente buscan desconocerle a Maduro. El Gobierno está obligado a llamar al Diálogo, en ello adquiere fortaleza, ya que el sino de la vida en política se lo impone, y que sólo los que están "vivos" en política pueden librar, pero igualmente debe preservar para sí su sobrevivencia, y en el marco del ejercicio del poder solo lo puede encontrar.

No resulta ajeno que vivamos en un estado de excepción que ya se ha hecho costumbre. Un estado de zozobra permanente que ha permanecido una y otra vez durante toda la existencia desde que el Gobierno del Comandante Chávez asumió el Poder. Si bien en este momento la Oposición nos mantiene en vilo, todavía hay juego por delante. No retroceder, para el gobierno, es una señal de estar "avanzando". No avanzar, para la Oposición, es una clara señal de estar "retrocediendo", reflejo de fatiga de sus fuerzas o de la (s) estrategia (s) empleada (s). En ambas situaciones, de este "juego tranca'o", reviste prioritaria importancia encontrar los Efialtes que permitan reorientar puntos vulnerables para posteriores estrategias de ataque, como ocurrió lamentablemente con Leonidas en las Termopilas.

Esta determinación, del actual momento histórico en que ha entrado el conflicto venezolano, depara y espera una nueva realidad para "destrancar" el juego, el juego encubierto o el de los Quinta Columna. El cual opera con el mismo sigilo en ambos extremos de la confrontación, dividir y confundir es la norma que impera y mejores resultados promete en estos casos. Ya que se presume difícil que una de las dos partes "ceda", pues le ocasionaría una inexorable derrota, el desliz de cualquier "falso escrúpulo" resultaría un sacrificio tan inmoral como innecesario, y que imperdonablemente conllevaría perder definitivamente el encuentro. El único diálogo posible que aceptaría la Oposición, sería sobre la base que el Gobierno permitiera el Revocatorio este año, donde muchos presumen lo perdería escandalosamente este último. Cualquier propósito por parte del Gobierno de asumir el Diálogo sería sobre la base que la Oposición no siga promoviendo una agenda oculta (la Guerra Económica y el Golpe Suave), hecho que no va ha renunciar y que viene haciéndolo reiteradamente antes y después del propio Golpe Militar que lo sacó del poder por espacio de unas horas, y que, después de haber sido secuestrado y por poco asesinado, el propio Chávez, Cristo en mano, les ofrecería cándidamente la mano para entablar el Diálogo y la Reconciliación.

Todo hace ver que la Oposición las tiene casi todas consigo. Los propios errores del Gobierno lo han llevado a una encrucijada tal que no logrando atinar como resolver los embates de esta Guerra Económica, tampoco ha sido lo suficiente coherente como demostrar que detrás de todo este "berenjenal" se haya la mano macabra y oculta de la Oposición. Situación alarmante ya que sólo por la consecuencia o la anuncia de una visible y bochornosa corrupción es que la "soga ha podido llegar a nuestro cuello". Los Efialtes han sido y son los que más astutamente han promovido nuestros actuales errores, sin ellos de seguro tanto la Oposición, como la de los "Críticos", se quedarían sin argumentos en esta Guerra que amenaza con definitivamente Explotar. Una verdadera y temeraria cruzada contra ellos, aunque remueva peligrosamente las bases del chavismo, sería lo oportuno, y la valentía lo urgente.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 961 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor