Curiosidades provincianas

Los buhoneros de Valencia, de su centro mantuano, con su Catedral hoy repotenciada por la Gobernación, con exigua asistencia de feligreses ya que la religión cristiana ha perdido a muchos seguidores y la mayoría cristiana de sus antiguos habitantes de las parroquias circunvecinas de esa catedral emigraron lejos de la "chusma" que sólo les ha servido como personal doméstico y artesanal, y porque ahora el centro de la ciudad está lleno de gente despreciada por la antiguos pobladores del Municipio Catedral.

Valencia con su antigua sede de la Escuela de Derecho-hoy hecho un recinto lujoso y ocioso casi completamente-; con su ex Teatro Municipal, ahora servicio de faranduleros porque como teatro para sinfónicas no vale ni 1 dólar luego de que bajo la Administración de los copeyanos perdió su excelente acústica original en manos de albañiles piratas que fueron a remendarle algunos deterioros desus paredes y terminaron vaciándole toda la sílice que fue usada para dicha excelente acústica en los tiempos guzmancistas.

En esta Valencia cada día más mantuana que antes, decimos, fueron desalojados los buhoneros y coincidencialmente (?) Valencia se llenó de los mismos bachaqueros que operaron en los Pdval y otros centros de abastecimiento estatal, y siguen ejerciendo el comercio al detal informal.

En esta Valencia, se exhibe la Bandera de Venezuela con las mismas 7 y obsoletas estrellas-así estuvo mucho tiempo hasta hace poquito.

Cuando uno observa los sectores citadinos que tradicionalmente han rodeado al centro de la ciudad, ve muchísimas casas abandonadas, algunas repotenciadas por la Gobernación, y muchísimas invadidas sin que ningún autoridad pueda tomar cartas en el asunto.

La mayoría de las casas que se emplazaron como barriadas vecinas e inmediatas fueron y siguen siendo propiedad del mantuanato provinciano. Estas casas fueron dadas en una especie de comodato, con bajísimas cuotas de alquiler porque más bien fueron dadas-se sigue haciendo así-para su custodia por artesanos y el personal que otrora fungió como personal doméstico para estar cerca de las casas donde prestaron sus servicios.

Subsisten muchos patios de bolas donde antes los mantuanos se divertían de los lindo con sus borracheras y denuestos lejos de sus casas hogareñas. Tales patios hoy son frecuentados por los habitantes de estas barriadas que los rodean, a pesar de que la ciudad ahora no los tolera ya que sus vecinos no tienen paz con semejantes y aspaventosos centros mal ubicados mientras sus autoridades competentes miran para otro lado.

Muchas casas fueron declaradas patrimonio histórico de la ciudad, pero la correspondiente ordenanza no ha sabido aplicarse. Recientemente fue derribada la fachada de una casa situada en la calle Independencia c/c Av. Carabobo en cuyo frontón se leía en bajo relieve 1891. Otra fue derribada hace más de 1 año en la Av. Montes de Oca entre las calles Colombia y Libertad.

La mayoría de sus electores son antichavistas, aunque algunos fingen ser chavistas. Muchas de esas situaciones se conservan en esta Valencia que al parecer sigue siendo del rey.

14/7/2016 4:34:59 p. m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 978 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: