Chávez- Maduro y el congreso de la patria: Historia , memoria e identidad

I

Más allá (o más acá) de los abrojos de la coyuntura actual, que no son pocos y sus excrecencias no menos tales; in hilo tempore, Chávez y Maduro han promovido un retorno a la historia, la memoria más excelsa de los héroes civiles y militares junto al pueblo y la identidad nacional, (regional, local y comunitaria); ello como una estrategia cultural para impulsar el desarrollo integral. Y, como decía el poeta Aquiles Nazoa (Caracas, 1920-1977) "Los poderes creadores del pueblo" (www.saber.ula.ve/../articulo4.pdf).

Cosa que se podrá apreciar más nítidamente cuando desarrollemos el pensamiento crítico y la comprensión de la historia como proceso y no fragmentada por eventos y fechas aisladas de su contexto. Más aun cuando la patria se vaya recuperando luego de recorrer los meandros abruptos de la crisis que hoy nos agobia, necesitamos identificar y caracterizar que muchas de las matrices económica-sociales que hoy se desarrollan devienen del pasado contemporáneo y hasta remoto. Principalmente las nuevas juventudes requieren de esas herramientas intelectuales o cognitivas, ya que a veces suelen padece de "presentismo" e inmediatez.

Atados como estamos a tenebrosas cláusulas económicas y sociales debido a la inflación, especulación e improductividad, expresiones propias de un modelo a todas luces agotado (rentismo petrolero y dependencia científico-cultural occidental) requerimos cierto sacudimiento interior para sacudirnos de la modorra y el "enfotamiento de la mente"; porque lo anterior descrito nos oprime y a su vez genera actitudes depredadoras (bachaquerismo, egoísmos, indiferencia). Ajenas a los modos de vida tradicional aborigen y campesina, siempre solidaria y de respeto reverencial hacia la naturaleza.

Por eso convocar el Congreso de la Patria, capítulo Historia, Memoria e Identidad para que sectores académicos y populares generen discusiones y propuestas concretas para elaborar políticas culturales en los campos de la educación y la cultura, no es poca cosa. Convendría valorar esa iniciativa, pues. Más allá del inmediatismo político-electoral. Pero requerimos, como canta el poeta Juan Calzadilla ahorrarnos "… un discurso torpe y lleno/ de lagunas y frases retóricas/ después de que las cosas ya hayan pasado,/ más temprano que tarde,/ como si nos creyésemos jueces de la historia"./ (Juan Calzadilla, 2009, "Levedad de la memoria", en: "Noticias del alud". Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas. P. 9).

II

Apreciar los aspectos permanentes de la historia, memoria e identidad. Lo imperecedero, que exige un esfuerzo de "ver" más allá de las eventualidades o de las "Noticias del alud", además de asumir una nueva actitud nueva, racional y sintiente, constituye una tarea urgente.

Esto es, que la aprehensión de lo real dado no separe "el inteligir del sentir", (Xavier Zabiri, 1980, "Inteligencia sintiente" (Alianza Editorial. Alinaza Editorial. Madrid. P. 19), ya que como en el poema de Juan Calzadilla, estamos acostumbrados a que "Las certezas de este mundo están sujetas a un escrutinio moral (…)/ y a su vez este escrutinio está sujeto/ a lo que con miras al progreso/ y a su creencia despiadada en la ciencia/ determina la Racionalidad/…" (Juan Calzadilla, 2009, "Azar y naturaleza" en. "Noticias del alud". Monte Ávila Editores Latinoamérica. Caracas. P. 23).

Si algo nos enseñó Chávez entre otras tantas cosas fue a valorar lo que algún académico como el Dr. Pedro Cunill-Grau (2005) da en llamar "Geohistoria de la sensibilidad", (www.ub.edu.geocrit/sn-194120.htm)), no por nada aun en las alocuciones radiotelevisivas del comandante Chávez se puede apreciar con que gusto hablaba de su abuela y sus dulces criollos, por ejemplo, o habla de comidas, bebidas tradicionales o canciones llaneras u otras regiones del país, que remiten a la memoria colectiva y la identidad nacional, regional y local.

En ese sentido, sería necio negar cómo el presidente Maduro y su equipo tuvieron la agudeza de captar ese aspecto del pensamiento del comandante Hugo Chávez y líder bolivariano, convocando el Congreso de la Patria, Capítulo Historia, Memoria e Identidad. Cuya expresión recientemente se llevó a cabo en los acogedores espacios del Museo de Arte Contemporáneo de Barquisimeto, en cuyas mesas estuvimos de asomado y también en la sesión plenaria. Ya que, por demás, somos miembros formales de la Red Historia, Memoria e Identidad, organismo del Centro Nacional de Historia, y constantemente nos invitan a estos eventos.

Por eso, con fines de responder ciertas inquietudes de un grupo de amigos que nos pidieron el registro de las notas que allí tomáramos. Más allá de las críticas vertidas de un texto anterior, que no gustaron mucho a ellos y poca gente leyó, helas aquí, pues. Ya que, recordando a Kotepa Delgado (Duaca, estado Lara, 1907-Caracas, 1998), al escribir algo queda.

Anotamos que el Congreso de la Patria, capítulo Historia, Memoria e identidad pretende generar propuestas sobre el asunto de la enseñanza de la historia en el sistema escolar formal e interés por el pasado en las comunidades populares a través de sus organizaciones de articulación (Consejos Comunales, Comunas, colectivos de trabajo, universidades de nuevo cuño). Ya que el relato del pasado que incorpore la memoria de los procesos insurgentes y personajes nodales de los mismos han sido marginados por la voz oficial u oficiosa. Sostenida por quienes detentaron el poder en la época contemporánea en Venezuela, adosados a los factores reales de poder económico, social, político, militar y/o eclesiástico; la perspectiva de la historia insurgente, en cambio hace una ruptura epistemológica (Dra. Dulce Marrufo, dixit) y tributa ampliamente al fortalecimiento de las formación de la conciencia política y a la acción militante; ya que, todo sea dicho sin cortapisas, nos asumimos como militantes políticos de la revolución bolivariana. Que no porque ahora vive sus horas bajas vamos a abandonar. ¡Aquí nadie se rinde!

Algunos sectores quieren reconducir o reinventar la revolución bolivariana. Según ellos volver a sus cauces originarios, ya que dizque tiene perdida su conexión con las bases. Y ellos los van a reconectar, porque la gente no quiere al presidente Maduro. Ahí entre los "refundadores" está gente que viene de luengas luchas en la IV República. Cuando todos iban desorientados y atomizados, a las que se les han unido otros grupos nuevos surgidos al fragor de las luchas actuales, así como algunos ecologistas opuestos al proyecto del Arco Minero del Orinoco y quién sabe cuántos más. (En realidad grupitos cual más anárquicos e incoherentes, mini grupos), porque será que las canciones de Alí Primera que hablan de unir las luchas del pueblo les parece solo una quincalla ideológica y de tan radicales algunos están ya coincidiendo con la Derecha más recalcitrante en Venezuela. (Por ejemplo, algunos que otro profesor de estos va a las marchas, pancantazos y paros convocados por FAPUV y se oponen por sistema a todo lo que promueve el gobierno bolivariano presidido por el presidente Nicolás Maduro, califican sus políticas de neoliberal y anti obreras, cuando es notorio su esfuerzo por apoyar al sector trabajador.

III

Sin embargo, esos sectores minoritarios de la izquierda borbónica en Venezuela, que dicho sea de paso son organizaciones mínimas que ni aprenden ni corrigen han puesto en "waivers", como se dice en béisbol, al residente Nicolás Maduro. Es decir, no se oponen al intento de cesantearlo y quede en calidad de "agente libre", ya que mediante el referendo revocatorio lo relevarían de sus responsabilidades en el equipo que lidera la gestión de la revolución bolivariana. Así, de acuerdo con una fuente periodística atribuye al Dr. Juan Barreto Cipriani, gran colaborador del presidente Chávez y autor entre otros libros recientes de "La comuna. Antecedentes heroicos del gobierno popular" (Caracas, 2011, 2da. Edición), la siguiente declaración, por demás sorprendente:

"Negociarían renuncia de Maduro para evitar desaparición del chavismo" y el lead de la noticia sigue de la siguiente manera: "El ex alcalde Metropolitano, Juan Barreto cree que el consejo Nacional Electoral debe facilitar que los ciudadanos puedan expresar su opinión. Aclara que no votaría en contra del Presidente Maduro, pero quedaría una duda mayor sobre las instituciones si el CEN no colabora con los ciudadanos al considerar las sugerencias de la oposición para mejorar el proceso" (El Diario de Lara, Barquisimeto, 22 de junio de 2016, p. 12).

Agrega la nota que: "A juicio del dirigente político, se estaría negociando la renuncia del presidente Nicolás Maduro para evitar la desaparición del chavismo. Barreto manifestó que los pactos y discusiones con los emisarios de los Estados Unidos por parte del Gobierno Nacional y el regreso de los embajadores de ambos países, indican que hay preacuerdos establecidos. Indicó que se estaría negociando una salida, sin embargo, el Primer Mandatario Nacional ha manifestado su desacuerdo. Si el diálogo no cristaliza la bomba de presión estalla, sino se llega a un acuerdo en que las partes se reconozcan, señaló Barreto" (ob cit).

Lo anterior, fue refutado por el Capitán Diosdado Cabello quien contra argumentó destacando la falsedad de esa especie (www.aporrea.org, 23 de junio de 2016), aunque viene a ser un giro que en apariencia nos alejaría del asunto que nos ocupa, no es así, sin embargo. Representa un tema de historia actual e inmediata, del que también se debe ocupar la sección de historia, memoria e identidad, ya que ciertos sectores sociales y políticos radicales asoman salidas extrañas, como esa de la negociación que expone Barreto. Y como ellos fueran a conducir la revolución bolivariana en su nueva fase o tuvieran la fuerza para hacerlo; cuestión que días atrás discutíamos agriamente con el diputado suplente del PCV Pedro Euser en un foro en la Universidad Politécnica Territorial Andrés Eloy Blanco del Estado Lara, UPTAEB, que nos acusó de tergiversar su intervención allí, ya que pareció sugerir que de perderse el referendo, ello conduciría a "purificar" el proceso bolivariano; que ha sido intervenido por sectores burgueses y de la derecha.

En ese sentido, en la mesa del Congreso de la Patria, capítulo Historia, Memoria e Identidad, denominada, precisamente, "Memoria Colectiva" propuso que los sectores populares participaran de seminarios breves y profundos sobre metodología de trabajo de la historia actual y análisis crítico de la coyuntura. Cuestión que permitiría afianzar herramientas para interpretar y comprender hacia donde se están moviendo las fuerzas sociales y tomar acciones de formación, concientización, organización y movilización, que fue una de las sugerencias del presidente Chávez para el movimiento popular.

IV

Finalmente, conviene propiciar un sacudón en la memoria colectiva, como ya se ha dicho anteriormente. Volver a los oficios olvidados y a los modos de vida tradicionales como el huerto familiar, la escuela de artes y oficios e impulsar una serie de encuentros locales y regionales con fines de fortalecer el conocimiento de la historia de las comunidades y comunas, que se produzca un sacudimiento en la memoria colectiva, pues, que advierta la lucha de clases que ahora tiene lugar en Venezuela, además de accionar contra la visión de lo que algunos llaman el desencanto de la historia patria. Por eso la síntesis de la plenaria son las siguientes:

Mesa 1: Enseñanza de la Historia, propone evitar el enfoque de la historia fragmentaria, de héroes solitarios y trágicos sino llenar vacíos con líneas que vincule los procesos nacionales con los regionales y locales, mejorar la colección bicentenario y replantear el diseño curricular desde la "Totalidad concreta" e incorporar la Historia de América; así como también crear líneas de investigación de vanguardia y promover colectivos de investigación y en forma transdisciplinaria.

Mesa 2: Memoria colectiva, existe un acumulado histórico referido a historiografía (historia de la historia o acerca de cómo se ha escrito la historia), pero se requiere recopilar y difundir, acompañar y/o revalorizar desde la perspectiva de la gente; abrir cursos de historia actual e inmediata (teoría y metodología de la historia actual); desarrollar investigaciones sobre la historia de la tierra y articular con proyectos concretos que resuelva necesidades sentidas en lo inmediato); historiar los procesos de la artesanía ancestral y tradicional; revivir y resaltar las experiencias insurgentes del pasado, bien sea de familias y particulares (personas individuales y colectivas); desarrollar con sentido transdisciplinario historias de vida, convivencias, prácticas gastronómicas y medicina ancestral; desarrollar talleres sobre metodología de historia local y regional, además de historia actual; evitar la historia fatalista (héroes vencidos y trágicos o derrotados); dramatizar la del bicentenario de Miranda y Bolívar, por ejemplo historiar y dramatizar el paso de Bolívar en Barquisimeto.

Mesa 3: Patrimonio e Identidad, definir patrimonio regional y local y manejo del mismo, su importancia; crear un programa de sensibilización sobre memoria y patrimonio desde la escuela, liceos y universidades, además de difusión por los medios de comunicación; fomentar la investigación sobre patrimonio cultural edificado e intangible desde los consejos comunales y las comunas; fomento de las manifestaciones musicales y tradicionales de las comunidades; elaborar y aplicar un proyecto de rescate de la Minas de Buría, cuyos vestigios todavía existen y es el lugar o uno de los lugares de la fundación de Barquisimeto.

Así, pues, no se puede negar que en el Congreso de la Patria, sección Historia, Memoria e Identidad celebrada en Barquisimeto participó un importante colectivo de diversas procedencias geográficas y experiencias de formación, desde arquitectos a profesores de diversas especialidades pero con interés sobre asuntos de la historia de las cultura y de las ideas, además de antropología cultural y filosofía política. Aunque reiteramos parcialmente al menos una de las críticas antes señaladas, a saber, que el tiempo para las deliberaciones fue muy apresurado. Por lo que se requiere activar los colectivos de formación e investigación, ya señalados como una propuesta importante, ya que los eventos espasmódicos o sin continuidad no dejan mayor provecho.

Se tiene entonces que la historia viene a ser una especie de enredadera y la punta de la madeja la tiene ahora el pueblo, como dice un poeta:

"Estas esquinas se vuelven enredaderas/ atrapan historias en los postes/ en los cables en los parachoques de viejos carros/ en las cerraduras en las aceras/ léalas guárdalas/ cuéntaselas a tus hijos a tus sobrinas a tus nietos/ no permitas que mueran/ Te pertenecen/ Estás curtidas de ellas/" (José Javier Sánchez, 2010, "Código postal 1010". Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas. P. 79).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1200 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229968.htmlCd0NV CAC = Y co = US