Shannon llega, Ramos Allup sale. Juan Barreto teme por el chavismo

Hace pocas horas, Thomas Sahnnon y el presidente Maduro, estuvieron conversando. Todavía no se sabe con exactitud sobre qué; por lo menos de manera específica. Aunque uno sabe bien los asuntos generales que debieron abordar. Pero casi al mismo tiempo que el funcionario norteamericano arribó a Caracas, salía hacia la capital de EEUU, Henry Ramos Allup; esto lo informó el presidente Maduro ante los trabajadores petroleros pocos minutos después de haber terminado la entrevista de la cual ya hablamos.

¿Es pertinente pensar que entre el hecho que uno llegue y el otro salga hacia la ciudad de dónde aquél vino, hay alguna relación?

Es posible. La primera explicación está sujeta a la egolatría de Ramos, quien aspira, pese a que los hechos no le favorecen, que en la OEA le den la palabra para montar su habitual espectáculo y hasta es probable que haya ido invitado por el agente intermediario, Almagro, para ver si logran su propósito y el presidente de la AN aprovechará para pavonearse por los pasillos. No es extraño, también pudiera ir allá a recibir información de lo que aquí se conversaría. Es más, hasta el que hacia allá salió, pudiera esperar por lo que aquí se haya acordado y la inversa, si allá algo se acordó y se lo van a decir. Lo que sí es verdad que quién vino tiene la sartén por el mango de la cual aquél, el que fue o salió, come. No obstante, que Shannon llegue a dialogar, no niega que seguirán trabajando en todos los frentes. Eso es guerra avisada. No creo que Shannon, por esa creencia gringa de tener derecho a meterse en todo cuanto acontezca en el mundo, más en su "patio trasero", sólo venga a intercambiar opiniones acerca de la conveniencia de mejorar las relaciones. Tampoco pienso que el presidente de Venezuela, sabiendo que el diplomático es por demás importante en la actitud opositora, no se vea obligado a tratar en esa reunión lo que tiene que ver con ella. Es decir, la reunión con Shannon es para tratar las relaciones entre EEUU y Venezuela que pasan por las del gobierno de este país y su oposición, aunque esto no mencionen.

Si es verdad que el presidente valora sobremanera la soberanía, y eso es bueno, sucede que la oposición no es como aquél y necesita que la tutelen. Mientras tanto, hoy en la OEA, EEUU y sus aliados mantuvieron la misma postura, pese la entrevista de días atrás entre Delcy Rodríguez, Kerry y la nueva derrota de Almagro. Todo eso evidencia como EEUU le tira palo a todo mogote, juega con todas las cartas, usa todas las formas de lucha, hasta esta de viéndose derrotado en la propia OEA, quiera "tender puentes" hacia Venezuela, para como suele decir la oposición, "yo no fui". Si el tutor así procede, tendremos que entender que los tutelados seguirán en lo mismo. Por eso, Ramos pudo viajar a coger línea y a la vez intentar que le dejen hablar en la plenaria de la OEA, una pretensión de antemano fallida, por lo que el organismo es, pero a aquél le gusta por demás el teatro. Pero aun así, hay que dialogar.

Juan Barreto al parecer dijo a Unión Radio que "se estaría negociando la renuncia del presidente Maduro para evitar la desaparición del chavismo", no obstante, en el mismo portal, se dice que Barreto advirtió que el presidente "ha manifestado su desacuerdo". No sé si Barreto dijo eso en verdad o se lo inventaron, pero no creo en esa opción que le atribuyen habiendo tantas; anoche mismo, Diosdado Cabello le desmintió de manera contundente y poco amistosa. Eso sería como un dejar el campo de batalla o abandonar el alto mando a destiempo; como una huida.

Pero advirtió Barreto que "si el diálogo no cristaliza la bomba de presión estalla, si no se llega a un acuerdo en que las partes se reconozcan". Esto sí es cierto y hasta sensato. Pero Barreto hizo una afirmación que pareciera distanciarlo de la opinión del gobierno, pese advertir que votaría por Maduro en caso de referendo. Dijo además, "El referendo es un derecho y el CNE tiene que facilitar las cosas". Esto es verdad y es sensato que Barreto lo sostenga; lo extraño es que siendo miembro del GPP no lo diga allá adentro. ¿O es que a eso han llegado? Pero debe reconocer que aun así, el referendo está sujeto a leyes y procedimientos que no se pueden violar a capricho. Dialogar es una cosa y complacer caprichos no previstos en el marco legal es otra cosa. Lo constitucional, legal, no se negocia y nadie puede condicionar su conducta pacífica a la comisión de un acto ilegal.

Precisamente, la presencia de Shannon y el viaje de Ramos Allup, pudieran estar insertos en la posibilidad de abrir un diálogo que ayude a aligerar el proceso hacia el referendo. No creo, que por razones de soberanía y respeto mutuo, por muy metidos que los gringos sean, Shannon proceda a plantearle eso al presidente, pero si, en combinación con el viaje de Ramos a EEUU, se estén sentando las bases para el diálogo que necesariamente pasaría por lo relativo al referendo. Diálogo en el cual está incorporado UNASUR, promoviendo la OEA y adelantan los ex presidentes Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos. Pero el tiempo conspira contra eso también. Si el referendo no es este año no habría tiempo, posiblemente, para realizarlo de manera que pudiera surtir el efecto de llamar a nuevas elecciones, lo que en caso contrario, de aun perdiéndolo el chavismo, Aristóbulo asumiría la presidencia por el resto del período hasta el 2019.

¿Estaría la oposición dispuesta a aceptar una solución como esa? Parece difícil, sabiendo lo áspero de las relaciones allá adentro y la confesión de Ramos, que tampoco es un "secreto bien guardado" que en la MUD no hay liderazgo.

Lo anterior parece preocupar a Barreto. Piensa que no dándose una solución u opción que calme los ánimos, estallaría "la bomba de tiempo" y hasta se podría crear bases nuevas para reactivar los deseos de Almagro, esté este o no en la Secretaría General de La OEA, porque nunca faltará quien le haga el quite. Por eso, Barreto es partidario que el CNE aligere el proceso poniendo más máquinas. Es decir, pareciera que Barreto, igual que la oposición, condiciona el diálogo al referendo; un referendo que dejaría entonces de ser una opción y se convertiría en una imposición de la oposición, o algo que se puede negociar, lo que parece un distanciamiento del PSUV.

La mayor preocupación de Barreto, quien forma parte del GPP como dirigente del grupo o partido REDES, distinto al PSUV y quien antes ha manifestado ciertas desavenencias, consiste en el peligro que desaparezca el chavismo.

Pero, por encima de todo cabe preguntarse ¿hay garantías, si Maduro gana el referendo – es sólo una condición – que las fuerzas opositoras cambiarían de conducta y hasta dejarían de dinamitar la economía? ¿Qué si perdiendo Maduro el referendo, los chavistas ganan las elecciones para escoger nuevo presidente? ¿Quién está calificado para dar garantías sabiendo que dentro de 7 ó 8 meses Obama no estará en la Casa Blanca? ¿Qué si el nuevo presidente, lo que es una opción válida, es Donald Trump? ¿Acaso la Clinton, tal como ha sido, es garantía de respeto a la soberanía nacional y la paz?

Quien esto escribe sólo coincidiría con Barreto en la idea de evitar a toda costa que al chavismo se disperse o quede destruido. Por eso, planteamos hace uno dos o tres meses atrás, en un artículo titulado "¿Qué tal si Maduro llama a revocatorio?" http://www.aporrea.org/actualidad/a226410.html, la conveniencia de esa salida y no esperar que el imperialismo y oposición, con toda la ayuda y respaldo de que disponen achicharren a las fuerzas revolucionarias o nos impusieran sus condiciones. Hoy, como ya hemos dicho, esa posibilidad, la del achicharramiento, toma más cuerpo. Pero el mayor obstáculo del gobierno no es la oposición misma sino su aparente imposibilidad para revertir las tendencias de la economía y el grado creciente de insatisfacción popular, que ya es enorme, lo que no quiere decir que el pueblo esté ganado para la violencia. La más reciente encuesta de Hinterlaces, divulgada por José Vicente Rangel habla de un pueblo que de manera apabullante quiere paz, diálogo, acuerdos mínimos y sobre todo que se le encuentre salida a sus graves problemas. Pues por esto y por todo, creemos debe prevalecer la paz, pues en la guerra nada ganamos y ahora el diálogo es nuestra consigna, pero no para ganar tiempo, sino para desbaratar los planes de los deseosos de la guerra... Repetiré una frase escuchada a Julio Escalona, según la cual, "lo nuestro es la paz, pues ellos siempre tendrán más armas que nosotros".

Encontrarle salida a los problemas del país, que los son de todos los venezolanos, pasa por el diálogo y la paz. En eso nos acompaña UNASUR y fue lo que dictaminó la mayoría de la OEA, contra las pretensiones injerencistas, guerristas y hasta de invasión del señor Almagro.

Sólo por el diálogo, acuerdos susceptibles de cumplir por las partes, con estricto respeto a la Constitución y las leyes, traerían la tranquilidad al país. Violar los preceptos por satisfacer a alguien es dejar encendida el hacha de la guerra. Ninguno de los bandos, por sí sólo, salvo por la fuerza e ilegalidad, pudiera imponer su modo de hacer las cosas pero a un costo que el venezolano no está dispuesto a pagar. ¡Ya basta de violencia y agresiones! Quien se aleje de las aspiraciones populares y desconozca a los organismos internacionales y hasta personajes amigos y deseosos de paz, quedará arrinconado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2977 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229856.htmlCd0NV CAC = Y co = US