Estamos en el momento más peligroso de la coyuntura actual

Sin duda que, en estos momentos, contra los incipientes Comités Locales de Abastecimiento y Producción se ha desatado una campaña brutal, con incidencia nacional e internacional, diversos voceros y voceras de la oposición venezolana han enfilado sus baterías contra un pueblo que se está organizando, que ha decidido una vez más dar la batalla para producir y alimentar a las comunidades, las cuales se han visto agredidas por las provocadas distorsiones que actualmente tiene el sistema de distribución de alimentos y bienes de primera necesidad en el país. La revolución bolivariana se ha planteado esta alternativa, de momento, para construir un nuevo paradigma de consumo y distribución. Contra las pretensiones de sacar al Gobierno Revolucionario el pueblo se mueve organizado en clave de CLAP.

Y es allí donde precisamente el enemigo ataca más fuerte. Se aplicaron y aprendieron muy bien la teoría de las necesidades humanas de Abraham Maslow. También debemos afrontar con muchos funcionarios públicos y funcionarias públicas bajo el formato de Hebert García Plaza, que nos está haciendo muchísimo daño. La agresión, el usar el hambre como arma de guerra, más errores, ineficiencias, ineficacias y la falta de respuesta oportuna a nuestro pueblo penden como espada de Damocles y se constituyen en principales amenazas en estos momentos a la Revolución Bolivariana.
Pienso que en estos momentos debemos declararnos en alerta máxima: Pues la falta de comida y de los servicios más elementales a nuestro pueblo, hacen estragos en la población más vulnerable.

Sería un idiota si negara la angustia que hay una gran angustia en nuestra población, producto de que en estos últimos tiempos ha arreciado el acceso a los alimentos. Esa es una realidad que nos afecta a todas y a todos, y más de la población más vulnerable. Ya en artículos anteriores lo advertíamos, de que se iba a arreciar con las agresiones económicas, con los asesinatos y ataques selectivos y de que desde el exterior se impulsaría la aplicación de la Carta Interamericana Democrática para justificar una invasión militar gringa en nuestro país.

No podemos negar que, producto de todas estas agresiones de la que hemos sido víctima, ha habido desmejoras considerables en los indicadores sociales. Y me ha parecido un error que nuestro Gobierno no los muestre.

Sin embargo, como en su momento lo decía el Comandante Eterno y Supremo Hugo Chávez: "No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista". Ante los evidentes signos de estabilización y hasta de recuperación paulatina que tenemos, el enemigo entra en desespero y busca darle una "patada a la mesa", darle un "palo a la lámpara".
¿Será que habrá forma de controlar a las personas que aún acampan alrededor de mercados y supermercados hasta que amanezca para comprar algo de comida? ¿Habrá forma de asistir a los que salen con el estómago estragado a buscar todo el día algo de comer? No se puede negar que hay sectores de nuestra población que no está comiendo.
No se puede negar que hay mujeres, madres de familias que buscan que su grito de angustia por no tener que darle de comer a sus hijos e hijas y que gritan ¡AUXILIO! El fororo, la avena no se encuentran. El azúcar no se consigue, el papelón está en casi dos mil (2.000) bolívares la panela, el sueldo no está alcanzando para nada.

Creo que hay que hacer esfuerzos de buscar comida hasta debajo de las piedras y proveerla a los más necesitados, asumir esto como una labor social en la Patria de Bolívar y Chávez.

Hay que arrancarle los alimentos acaparados a esta burguesía y a las mafias que los tienen, sancionarlos con todo el peso de la ley y garantizar la seguridad alimentaria, derecho constitucional conculcado por estos mercenarios económicos y por mafias infiltradas que usan boina roja, y que están mal poniendo nuestra Revolución.
Hace algunos días escribimos sobre Petare. Ayer se presentó una situación verdaderamente delicada en Cumaná; también tuvimos acceso a que en la Avenida Sucre de Caracas, dirección Propatria, trataron de trancar las vías y generar violencia; también corrieron rumores de acciones similares en La Vega. Igualmente, ayer en la Carretera Panamericana, la misma fue trancada por protestas de ciudadanía pidiendo comida.

También debo alertar de manera responsable, que vía whatsapp, acciones como las ya ocurridas en Petare, Cumaná, Trujillo y otras localidades en nuestro país, lo están planificando en Puerto Ordaz, estado Bolívar. La empresa Makro de Puerto Ordaz es una de las principales promotoras de estas acciones y lo están provocando. ¿Qué será que estarán esperando? ¿Qué ocurra una tragedia y muertos en Guayana para poder actuar? ¿O es que no se aprendió la lección de los hechos del 31 de julio de 2015 cuando se busco provocar un "Guayanazo"?

Como lo señala Nestor Francia en sus muy buenos análisis de entorno, nos da algunas estadísticas interesantes que nos permitiremos compartir, junto con algunas reflexiones que nos parecen muy pertinentes: "El 74,1% de los venezolanos relaciona los saqueos con calificativos negativos: violencia, robo, vandalismo, desesperación y caos". "El 66.1% piensa que la viralización de los saqueos e intentos de saqueos por las redes sociales "solo busca la desestabilización del país (35,3%) y solo genera tensión en la población."

"A la pregunta ¿Apoya usted los saqueos? El 95,1% da una respuesta negativa tajante: "No". Otro dato importante: el 75,2% está de acuerdo con la actuación de la Policía Nacional Bolivariana contra los saqueos".

"Un ejemplo de cómo funciona el aparato político mediático de la derecha y de cómo esta ha convertido las redes sociales en una herramienta planificada de la conspiración, es la situación que supuestamente se dio en el Central Madeirense de Catia. Solo engañan a los fanáticos de la pequeña base social del fascismo y quizá a los pobladores de otros países. Es una operación mediática típica de una guerra no convencional. Así se preparan los escenarios virtuales para intervenciones imperialistas".

"El sector más radical de la derecha ha comenzado a intensificar la presión y a trabajar más fuerte para provocar violencia. Lo que pasa es que su múcura está en el suelo y no pueden con ella".

Como lo indica Nestor Francia, y como coincide en este análisis, el periodista y semiólogo Arlenin Aguillón, la derecha busca expandir sus focos de ataque. Al igual que en el Chile de Allende de hace 43 años, algunos gremios se unifican, y parcialmente, paralizan áreas muy sensibles para la cotidianidad de nuestro pueblo. Están buscando elevar, con hechos concretos y simbólicos, la percepción de ingobernabilidad.
Incluso, llama poderosamente la atención, que en el proceso de validación y exclusión de firmas, el ex diputado opositor Hiram Gaviria, en declaraciones de Televen, señalo que el Gobierno Bolivariano "no debe retrasar más el proceso de referendo revocatorio", e hizo un llamado al Poder Electoral a activar el Plan República e iniciar la validación de las firmas. Todo esto, es parte del guión desestabilizador de la derecha para generar violencia.

Creo más bien, que la derecha anda en una fase de replantearse su estrategia, de un repliegue táctico para luego arremeter con mayor fuerza. No bajemos la guardia.
Pero hay un frente que pienso que no podemos descuidar, y es el de la necesaria depuración a lo interno de nuestras filas. Insisto en el combate a los viejos vicios, las trampas, las triquiñuelas. Hay que crear mecanismos políticos de defensa para los cuadros del proceso revolucionario y la población más vulnerable, que es la que a la hora de que "las papas quemen" será la vanguardia que defenderá la Revolución Bolivariana. mucha de nuestra gente está pasando vaina y los escuálidos burlándose de nuestra gente para desmoralizarlos.

Y una derecha endógena, usando boina roja, mal poniendo y jodiendo la Revolución.
Es hora de que nuestras bases de la Revolución exijan la implementación de esos mecanismos políticos de apoyo, respeto y denuncias. Si esto se hace, eso ayudará a la Revolución, para fortalecerla, para darle seriedad y aplicar las "3R" que tanto impulso el Comandante y si hay la voluntad política de garantizar la Revolución. Hay que ser más rápidos y oportunos en nuestra respuesta y en la gestión gubernamental. Hagamos esto antes de que sea demasiado tarde.

Sin duda, estamos en el momento más complejo y peligroso de nuestra Revolución. Espero que podamos resistirlo y superarlo. Sino: "Que dios nos agarre confesados".
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1809 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229498.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO