Plaga de bachaqueros atacan los CLAP

De las siete plagas de Egipto que parecen habernos invadido al pueblo venezolano - en el marco de una guerra económica - han surgido respuestas desde el gobierno bolivariano del Presidente Nicolás Maduro como las CLAP (Comité Locales de Abastecimiento y Distribución).

La decisión gubernamental viene a ser una respuesta a la especulación y al acaparamiento motorizado por los bachaqueros y la mafia opositora, quien exprime al pueblo con los alimentos y productos de primera necesidad para obtener sus dividendos, así como llegaron a la Asamblea Nacional.

Las células mutantes representadas por los bachaqueros, se han convertido en un cáncer que perfora todas las redes y las instituciones del Estado.

Así como las más mortales enfermedades de los humanos se enfrentan a los antídotos, así las células malignas se resisten a desaparecer y a ser erradicadas, al encapsularse buscan la destrucción total de los tejidos.

El fenómeno nunca antes experimentado por la sociedad venezolana como el que actualmente estamos viviendo, no es otra cosa sino una guerra no convencional, la cual se ejecuta en nuestro país y que obedece a lineamientos del Manual para un perfecto Golpe Latinoamericano.

Si bien de acuerdo a las características de la sociedad venezolana su aplicación se ha prolongado en el tiempo, la guerra no ha dejado de dejar sus efectos perversos en la sociedad y actualmente, pareciera escaparse de las manos del Estado, a pesar de sus incansables esfuerzos por combatirla a través de los CLAP.

Un simple diálogo - a través de las redes - podría ilustrar lo que ocurre con los bachaqueros en nuestro país en este momento (cito):

  • ¡Un saludo paisano! por acá los huevos a 3.800 Bs. F... ¿qué tal?...

Compre una bolsa de clap revendida en 20000 bolívares; un pollito ½ kilo de carne, un jabón, una mantequilla, un arroz, salsa de tomate y una pasta

  • ¿Cómo es eso de revendida?...

  • Si, revendida…

¡Que vainas! Estos bachaqueros son una plaga y además, mutantes. Surge un nuevo negocio...

Caso imposible controlarlos .... y la necesidad obliga…

  • Sí, estamos en un callejón sin salida y cada vez más, perdemos la paciencia y se avizora un final no muy feliz. Que Dios nos agarre confesados…

Por su parte el líder de la oposición Henry Ramos Allup no ha escatimado esfuerzos para salir furibundo a atacar a los CLAP. Pareciera que le dan alergia o algo más y ha declarado:

" Este miércoles, el presidente del Parlamento venezolano, Henry Ramos Allup, lanzó una dura crítica al Gobierno por usar a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) para distribuir alimentos a la población. A su juicio, es como apagar "candela con gasolina".

"Ahora usted no podrá acceder a harina pan ni ningún otro producto alimenticio regulado a menos que un clap se lo venda", reprochó el adeco, quien -a través de su cuenta en la red social Twitter - calificó de "imbéciles" a los actores del Gobierno". (@hramosallup)

Es indudable que la madurez alcanzada por el pueblo venezolano en el proceso iniciado por el Comandante Hugo Chávez Frías con la Revolución Bolivariana, ha hecho que los sectores populares hayan soportado con hidalguía y valentía, los ataques y golpes despeados de esta guerra económica, dirigida desde el imperio y con la complicidad de la oligarquía criolla parasitaria.

Para nada podríamos comparar nuestra situación con la etapa vivida por la sociedad chilena en la década de los 70, cuando el gobierno de Salvador Allende fue derrocado.

Otro tanto podríamos decir del momento vivido por la sociedad cubana cuando el período especial. Esta fue una estrategia aplicada por el propio gobierno socialista de Fidel y que el pueblo cubano soportó con estoicismo, después de la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética.

El pueblo cubano desterró el capitalismo a sangre y fuego y se ha probado en las más duras batallas. El socialismo venezolano ha convivido con el capitalismo salvaje y todavía no se ha podido sacudir sus amarras.

Si bien, el Comandante Chávez logró dar pasos importantes para sembrar las bases del Socialismo del Siglo XXI, este no tocó techo y tampoco ha bajado a las catacumbas.

Luego de las experiencias vividas por el pueblo cubano en su lucha contra el imperio norteamericano, más nos valdría vernos en ese espejo si seguimos el camino de la "Revolución Pacífica" pero armada del Comandante Chávez.

Ante este diluvio de bachaqueros que agotan la paciencia de todos los venezolanos - a todos los niveles - y ahora atacan los CLAP, bien valdría la pena para el gobierno del Presidente Maduro iniciar un diálogo con el stabliment norteamericano y con el propio Departamento de Estado, así como lo han hecho los cubanos para librarse del bloqueo; el cual hasta la fecha, no termina de eliminar el gobierno de Obama, a pesar de la apertura de relaciones diplomáticas.

El dialogo del gobierno de Maduro con la MUD y la burguesía parasitaria en Venezuela es tiempo perdido; justamente porque la oposición es pura pérdida.

Ellos siguen empeñados en ser los peones del imperio y no han cumplido bien con su trabajo; sólo representan un mal negocio para el gobierno gringo, el cual ya comienza a sacar sus cuentas y enfila sus baterías hacia el Decreto de Barack Obama, porque son malos operadores y sólo políticos de pacotilla, los miembros de la MUD.

Mientras los bachaqueros mutantes ya enfilan sus baterías para perforar los CLAP; en las urbanizaciones del Este y de los alrededores de la Embajada Norteamericana (Valle Arriba y demás yerbas), los anaqueles parecen estar repletos y manifiestan su alergia a las mujeres chavistas, a las colas y a los "combos de los pobres"; información que ya es conocida con detalles en Madrid, Panamá, Bogotá y Miami.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3678 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social