Ya estoy en Banca Rota: ¿Y ahora qué?

Yo, Pancho José Alegría, hijo de pueblo, ciudadano del mundo, venezolano por nacimiento, de 86 años de edad, testigo consciente de más de setenta y siete años de vida republicana, consciente del Proceso Revolucionario Venezolano desde que mi padre fue detenido por los esbirros de Gomes (tenía yo nueve años de edad), militante del Proceso desde los doce años, agricultor de nacimiento y todero de hecho (bien preparado en más de diez oficios y ocupaciones para ganarme honestamente el sustento para la vida), campesino y citadino a la vez, casado con mujer campesina ejemplar, con hij@s, niet@s y bisniet@s, viajado por casi todo el territorio nacional, ilusionado desde sus inicios con el Proceso Revolucionario Bolivariano, militante activo del Pueblo Bolivariano en Lucha (vanguardia del pueblo que vive honestamente de su trabajo y apuesta por vivir en un mundo mejor), ante ustedes respetuosamente acudo para notificarles que en unión de mi familia (dos adultos y dos adolescentes) me estoy muriendo de hambre y visto azotado por enfermedades que no puedo combatir con medicamentos prescritos porque no se consiguen en ninguna farmacia del país.

Acudo a ustedes, representantes de los poderes públicos del Estado venezolano, para hacerles conocer y dejar constancia de tan lamentable situación. En mis años de edad jamás le había pedido a alguien tan siquiera un puñado de sal, pero en vista de que el gobierno nacional (Poder Ejecutivo) y los Poderes Públicos que conforman el Estado no garantizan los más elementales derechos y necesidades de l@s ciudadan@s que habitamos este inmensamente rico territorio nacional, como lo pauta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Hoy me atrevo a solicitar y exigir, en nombre de mi familia, ser atendido en mis peticiones.

Ante tan deplorable situación, habida cuenta que los recursos económicos que ingresan a nuestro hogar (Bs. 80.000), producto del trabajo honesto que siempre hemos profesado, no alcanzan para obtener en el mercado los productos y servicios que requerimos para vivir el día y reponer energía para el siguiente, nos hemos declarado en banca rota, es decir, nuestras entradas de dinero correspondientes a oficios y servicios que prestamos, pensión de sobreviviente de mi señora, dos pensiones de vejez y bono de alimentación no alcanzan para obtener lo básico que necesita un ser humano para comer y combatir enfermedades.

Explanada la desesperante situación a cada un@ de l@s ciudadan@s que están al frente o representan las instituciones adscritas a los diferentes poderes del Estado les pregunto: ¿qué hacer?

Al Ejecutivo Nacional: ¿seguir esperando y confiando en la experticia del gobierno para resolver el problema? La atípica "guerra económica" que lleva más de dos años no muestra más que fallecidos y derrotas de este lado de la contienda (pueblo) y ni un solo abatido del lado del enemigo que recibe ayuda de la quinta columna enchufada en el gobierno. Los anuncios del Presidente de la República en relación al tema de los dineros del pueblo robados por empresas transnacionales, nacionales y de maletín, con colaboración, anuencia, participación y complicidad de personeros del alto gobierno que aún se mantienen en sus cargos o han sido rotados o ascendidos como es ya costumbre, no han arrojado ninguna investigación seria que dé con el paradero de l@s delincuentes y determine los lugares (bancos) donde ha sido depositado el dinero robado para con esa fortuna paliar la pobreza que nos abruma. Los conocidos sucios negocios con alimentos importados continúan (sobre precios, dudoso origen, transgénicos no aptos para consumo humano, vencidos, etc.), mientras tanto el pueblo tiene que día tras día literalmente echarse coñazos en interminables colas para poder acceder a los más básicos alimentos en antros donde se expenden a precios especulativos a pesar de haber sido adquiridos (importados) con dólares preferenciales.

Al Poder Moral: ¿por qué ustedes no actúan ante los hechos delictuales que son públicos y notorios? Me respondo: ¿será que ustedes son parte de ese entramado delictual que azota al pueblo que vive honestamente de su trabajo? En mis largos años no tengo recuerdo alguno del grado de impunidad alcanzado durante la gestión que ustedes adelantan. ¿Será que están ustedes decidid@s a no cumplir con el trabajo que se les encomendó al asumir sus cargos? De ser así, ¿por qué no renuncian? Muchas son las ediciones de un semanario donde el periodista Manuel Isidro Molina publica sus denuncias contra las mafias que operan en sus instituciones, especialmente denuncias contra el grupo delictual Ferrer asociado a la Fiscalía; ayer me enteré, no sé si por casualidad, que el esposo de la Fiscal es de apellido Ferrer. ¿Investigará esos casos Dra.? Manuel Isidro tiene las pruebas. ¿Por qué negar el derecho que tenemos l@s duñ@s de este país de auditar las instituciones del Estado? ¿Por qué escudarse en la palabra "desfalco" para negar la realización de Auditoria Pública con Participación Ciudadana que un nutrido y calificado grupo de ciudadan@s lo está exigiendo? ¿Si cambiamos la palabra "desfalco" que aparece en la petición por la palabra "robo" como fue mi observación al documento original procederán ustedes a esa investigación contable? ¿Por qué tanto miedo a destapar la olla? ¿Tienen ustedes algo que ver en ello?.

Al Poder Judicial: l@s ciudadan@s que votamos por Chávez apostamos a la limpieza y erradicación de las llamadas "tribus" que operaban en todos los tribunales del país durante la IV República, hoy a más de diez y seis años de gobierno de la V República las "tribus" se han multiplicado y ahora cobran en dólares y así lo saben los organismos policiales del gobierno y las policías del Imperio. ¿Será posible revisar las cuentas de l@s fulan@s "magistrad@s y demás altos funcionarios del Estado? Es más, se comentó que l@s magistrad@s que forzosamente renunciaron para dar paso a l@s recién entrantes en el TSJ tenían (tienen porque las fechorías no prescriben) "rabo de paja", por eso aceptaron, a chita callando, salir de sus jugosos cargos.

A cuál Sala del TSJ debo dirigirme para preguntar y obtener urgente respuesta ¿ROBAR ALIMENTOS O MEDICINAS PARA NO MORIR DE HAMBRE O ENFERMEDADES ES UN DELITO?

Formulo la pregunta porque de seguir las cosas así nos tocará robar para comer y tememos terminar en la cárcel pero vemos que los ladrones del erario nacional que roban para satisfacer sus ansias de lucro y poder no les pasa nada y siguen enchufados en el gobierno.

Al Poder Legislativo: no tengo nada que solicitar; si l@s diputad@s que hoy se auto nombran "bancada de la patria" durante diez y seis años no legislaron en favor del pueblo qué les puedo pedir a la representación de los más obscuros intereses nacionales y extranjeros que dominan hoy el escenario.

Al Poder Electoral: ¿hasta cuándo seguirán tomando decisiones que cierran toda posibilidad de expresión del pueblo? Sin haber firmado solicitando revocatorio defiendo ese derecho porque lo plasmamos en la Constitución Nacional como recurso para salir de autoridades incompetentes sin necesidad de matarnos un@s a otr@s. ¿Por qué niegan la participación ciudadana a organizaciones que representan alternativas a las corrompidas huestes del PSUV y la MUD? ¿Por qué impiden la realización de elecciones sindicales en empresas del Estado donde sus trabajador@s desean tomar las riendas de sus organizaciones para combatir la corrupción?

¡Sabino nos señaló el camino, me señaló el camino, nos señala el camino!

panchojalegria@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5079 veces.



Pancho Alegría


Visite el perfil de Pancho Alegría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a229018.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO